La gama de fondos mixtos de NN IP: estructura, aspectos diferenciadores y novedades en el proceso de inversión


Durante los últimos años, la gama de fondos mixtos de NN Investment Partners ha ido recibiendo el reconocimiento de Morningstar en diferentes países europeos, entre ellos España. En concreto, la firma de análisis ha premiado la gama Patrimonial, oferta de producto compuesta por tres fondos: el NN (L) Patrimonial Aggresive, el NN (L) Patrimonial Balanced y el NN (L) Patrimonial Defensive. El primero fue distinguido este año por Morningstar como mejor fondo mixto agresivo euro. El segundo, como mejor fondo mixto moderado euro. Se trata, en todos los casos, de productos cinco estrellas Morningstar y primer cuartil a uno, tres y cinco años, cuya principal diferencia entre ellos radica en el nivel de riesgo que asume cada uno. En los tres casos están gestionados por la boutique de multiactivos de NN IP, una de las más relevantes de la entidad, al ser un departamento que NN IP ha ido dotando con importantes recursos.

El equipo está compuesto por 20 personas que gestionan 25.000 millones de euros en estrategias multiactivo (tanto asesorado como gestionado). Está liderado por Valentijn Van Nieuwenhuijzen (en la imagen), quien es el responsable de multiactivos en NN IP. Tiene más de 17 años de experiencia en la gestora y está al frente de un equipo formado por economistas, estrategas y analistas cuantitativos. En lo que respecta a la gestión, el responsable es Ewout van Schaick, quien tiene 18 años de experiencia en la industria, 10 de ellos en la entidad. El objetivo de los fondos es batir al índice de referencia en ciclos de tres años. Se trata, en los tres casos, de fondos de fondos, en el que el subyacente en el que invierten son productos de la propia entidad. No cuentan con comisión de entrada ni existe clase institucional. Son productos enfocados al inversor retail (EAFI, agentes, banca privada y personal…), en los que la comisión de gestión de la clase P (retail) es del 1,2%.

La principal diferencia entre ellos es el nivel de riesgo que asumen. El NN (L) Patrimonial Defensive, por ejemplo, se mide frente a un benchmark compuesto al 75% por el Barclays Euro Aggregate (índice de renta fija) y al 25% por el MSCI World Net (renta variable). El NN (L) Patrimonial Balanced es 50%-50% y el índice de referencia frente al que se compara el NN (L) Patrimonial Aggresive está compuesto al 75% por el MSCI World Net y al 25% por el Barclays Euro Aggregate. Cada una de las estrategias se puede desviar, como máximo, un 10% del benchmark. Inicialmente, el proceso de inversión es común a todos ellos. Los estrategas y analistas fundamentales hacen un análisis top down para, posteriormente, realizar una asignación geográfica y sectorial. Elaboran un ranking de las diferentes clases de activos y sub-activos (deuda pública de países core, grado de inversión, high yield, periféricos, deuda emergente, renta variable geográfica y sectorial, …).

Una vez hecho el scoring, realizan un análisis bottom up en el que eligen qué activos representan mejor su visión del mundo, lo cual hacen basándose en las opiniones y recomendaciones de los diferentes equipos. En el proceso analizan todas aquellas variables que consideran afectan a los mercados (valoración, momentum, liquidez, análisis de los flujos, correlaciones…), un aspecto en el que los analistas cuantitativos juegan un papel muy destacado. En los dos últimos años han incorporado una novedad al proceso de gestión: el análisis del comportamiento del inversor (behavioral finance). Consideran que los mercados se han vuelto más irracionales y en ocasiones se guían cada vez menos por los fundamentales. Esta introducción del behavioral finance la implementan de varias maneras, entre ellas estudiando las noticias que se publican en los medios y las redes especializadas sobre las diferentes clases de activos. Esto cada vez tiene un mayor peso en el proceso.

En términos generales, la visión macro pesa un 50% y la suma del análisis cuantitativo y de behavioral finance pondera otro 50%. La visión la aplican a todas las carteras. Cuando creen necesario aumentar el riesgo lo hacen en las tres estrategias y lo mismo al revés. La implementación de la visión en los fondos se hace con carácter semanal, si bien los gestores pueden intervenir en las carteras en cualquier momento si existen acontecimientos relevantes que obliguen a un cambio en el posicionamiento. Pueden utilizar ETF o derivados, instrumentos a los cuales suelen recurrir para hacer apuestas más tácticas. El patrimonio del NN (L) Patrimonial Defensive ronda los 340 millones de euros, el del Balanced los 500 millones y el del Aggresive los 125 millones. De todos ellos, el Defensive es el que más éxito comercial tiene en España. “Las entidades lo han posicionado como una alternativa a los depósitos, para un inversor que ha renunciado a invertir en estos productos y está dispuesto a subir un escalón en el nivel del riesgo a cambio de un potencial plus de rentabilidad”, asegura Carlos Osés, director de clientes institucionales de NN IP para Iberia y Latinoamérica.

La cuarta estrategia: el NN (L) First Class Multi-Asset

Además de las tres estrategias mencionadas, la firma comercializa un cuarto producto en el que en los últimos tiempos han venido poniendo el acento: el NN (L) First Class Multi-Asset. Se trata, en este caso, de un fondo con casi cuatro años de vida, dos estrellas Morningstar, patrimonio que roza los 700 millones y cuya principal característica es el hecho de ser un producto con enfoque de retorno absoluto, con objetivo de rentabilidad Euribor más 3% y volatilidad del 5% (máxima del 10%). Lo gestiona el mismo equipo, estrategas, analistas fundamentales y cuantitativos que los que dirigen la gama Patrimonial, siendo también el máximo responsable de la estrategia Ewout van Schaick. Al menos el 50% de la cartera está invertida en deuda ‘core’ o liquidez, mientras que el resto está en renta variable, crédito (deuda con grado de inversión, high yield, bonos emergentes y periféricos) y real estate cotizado. También invierten en materias primas, aunque la posición no es muy significativa.

Actualmente, el 31% de la cartera está invertida en renta variable, el 36% en deuda pública, el 23% lo reservan en liquidez y un 10% en real estate cotizado. En este caso, el subyacente no son fondos de la entidad, sino que las estrategias se implementan a través de inversiones directas. Recurren al mercado de derivados en caso de que estos instrumentos les permitan implementar las posiciones de una manera más eficiente. Renuncian a construir posiciones cortas. Consideran que el análisis del riesgo y de las correlaciones es importante, sobre todo teniendo en cuenta que éstas se están volviendo cada vez más inestables. En este sentido, prestan especial atención a cualquier evento que amenace con llevar las correlaciones a uno. Según datos de Morningstar, la rentabilidad anualizada en los últimos tres años ha sido del 7,1% con una volatilidad del 3,72%. La gestora también comercializa la versión más agresiva del First Class Multi Asset, el NN (L) First Class Multi Asset Premium, fondo que acaba de cumplir un año.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos