La confianza del inversor español se empieza a resquebrajar


La confianza del inversor español se resquebraja. Continuó en valores positivos en el cuarto trimestre de 2015, con lo que completó un ejercicio entero por encima de cero, pero entre octubre y diciembre volvió a descender por tercer trimestre consecutivo. De acuerdo con los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan AM, el índice se situó en 0,14 puntos, frente a los 0,75 puntos registrados en el tercer trimestre y los 1,27 del segundo trimestre. Con esta cifra en positivo, el indicador completa más de dos años y medio de tendencia favorable con la única excepción del dato obtenido en el último trimestre de 2014. El índice quiebra así la evolución ascendente en la confianza del inversor español, aunque aún no hay datos suficientes que permitan anticipar si los descensos se consolidarán.

Esta indefinición e incertidumbre se refleja en las expectativas de los inversores sobre la mejora de la economía, sobre la que albergan dudas tanto en su fortaleza como en su recuperación, aunque al mismo tiempo, crecen los que opinan que los mercados tendrán buen comportamiento en los próximos meses. Así, el 27,1% de los encuestados prevén que las bolsas subirán en los próximos meses, frente al 25,6% que esperan bajadas.

Mayor optimismo sobre el mercado español

Una de las novedades respecto a la anterior oleada de la encuesta, es que la bolsa española es la que suscita mejores expectativas, ya que uno de cada tres entrevistados cree que será el mercado que más suba en los próximos seis meses. De esta forma supera a los restantes mercados europeos que en la pasada encuesta lograron los mejores resultados. Esta vez, el 26,9% de los encuestados mantiene su fe en las bolsas del continente. A continuación, se sitúan los mercados asiáticos que con un 14,5% superan al estadounidense. Los emergentes reciben el optimismo del 6,2% de los preguntados, el mismo nivel que el trimestre anterior. Finalmente, la bolsa japonesa es la que suscita menos optimismo sobre su evolución inmediata. Solo el 3,6% piensa que experimentará grandes subidas en los próximos meses.

Lenta mejoría de las opiniones sobre el crecimiento

En consonancia con los titubeos del índice de confianza, en el último trimestre de 2015 se enfriaron las expectativas sobre la mejoría de la economía española entre los inversores, aunque casi todas las opiniones sobre la evolución esperada de diferentes variables (PIB, empleo, sistema financiero, etc.), continúan subiendo aunque a menor ritmo que en trimestres anteriores. Según la batería actitudinal de la encuesta, el 32% de los encuestados cree que estamos comenzando a percibir los primeros síntomas de recuperación, frente a un 26% que rechaza esta afirmación. Ambos porcentajes registran ligeros avances respecto al trimestre anterior. Sin embargo, al mismo tiempo el 27% de los encuestados estiman que el PIB bajará en los próximos seis meses, cinco puntos más que en el tercer trimestre.

Estas señales mixtas sobre la percepción de la economía se completan con que algo más de la mitad de los inversores, el 52,9%, todavía considera que el fin de la crisis se producirá dentro de más de cuatro años, si bien este dato supone una bajada de 1,2 puntos frente a los tres meses previos.

Más ahorro a largo plazo

En cuanto a la evolución de los productos financieros en los que piensan invertir los españoles en los próximos seis meses, continúa el avance de los activos de ahorro a largo plazo, frente a los depósitos o libretas de ahorro. El 61,4% piensa utilizar esta última vía, 4,5 puntos menos que el trimestre anterior y uno de los niveles más bajos de la muestra. Por el contrario, aumentan casi cuatro puntos lo que tienen previsto invertir en fondos de inversión, renta variable o fija o planes de pensiones, con lo que alcanza el 21% del total, uno de los puntos más elevados desde que se realiza la encuesta.

Aragoneses y andaluces, los más optimistas; catalanes y castellano-leoneses, las más pesimistas

Como cada seis meses desde el primer semestre de 2010, el índice aporta también una visión sobre la confianza de los inversores desglosada entre las principales zonas geográficas del país. Los resultados  acumulados entre julio y diciembre del pasado año dibujan un panorama dual por comunidades autónomas, lo que confirma  las dudas sobre la percepción de la recuperación de la economía. Catalanes y castellanoleoneses son los más pesimistas con valores incluso negativos, en tanto que aragoneses y andaluces crecen en confianza y se sitúan en cabeza de las autonomías consultadas.

Excepto en las dos últimas citadas, el índice retrocede frente al semestre anterior aunque en todas los resultados están en la parte alta de la serie histórica. De entre las comunidades autónomas con resultados significativos, la Comunidad Valenciana mantiene los niveles previos, y los mayores retrocesos se registran en el País Vasco y Castilla y León.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos