Tags: Latam |

La AAFP denuncia que los afiliados han perdido 4.000 millones de dólares por daño tributario


La deducción del impuesto de primera categoría a la hora de invertir en renta variable local para los afiliados a los fondos de pensiones es una vieja reivindicación de la Asociación de AFP (AAFP) que acaba de cuantificar en casi 4.000 millones de dólares.

El impuesto de primera categoría grava las rentas provenientes del capital. En Chile, los accionistas pueden deducirse de su declaración el tributo por dividendos de acciones para que no soporten un doble gravamen ya que antes que ellos las sociedades anónimas ya han tributado al fisco. Sin embargo, los afiliados a los fondos de pensiones no pueden beneficiarse de esta deducción por “un vacío legal”, denuncia la AAFP.

El país austral los impuestos se aplican a las personas y a las empresas, por lo que “el Impuesto de Primera Categoría que se aplica a las utilidades de las empresas es, en definitiva, un impuesto que se paga a cuenta del Global Complementario de los dueños de la sociedad y, por lo tanto, debe ser descontado en la declaración anual que realizan las personas en abril de cada año”, explica la AAFP. En este sentido, recuerda que los fondos de pensiones tienen invertidos más de 15.000 millones de dólares en acciones local, cifra que ha sido superior en el pasado, lo que convierte en “accionistas” a los afiliados. “Pero, a diferencia de cualquier otro accionista, no tienen el derecho a utilizar el dinero que la Sociedad Anónima ya pagó al Fisco por concepto de impuesto a las utilidades de las empresas”, añade.

En este sentido, las personas que tienen acciones a través de participaciones en fondos de inversión o fondos mutuos sí pueden deducirse en su declaración el tributo por los dividendos.

De esta forma, desde 1986 la Asociación calcula que los fondos de pensiones han tenido derecho a 12.259 millones de dólares pero sólo han recibido 10.246 millones en este concepto. Es decir, 2.009 millones han ido a parar a Hacienda.

Esta cantidad, si se tiene en cuenta la rentabilidad de los fondos de pensiones, ascendería a una pérdida de 3.945 millones de dólares para los cotizantes, siempre a tenor de las estimaciones de la AAFP. “La causa de esta situación es un vacío legal que se produjo cuando se autorizó la inversión de los Fondos de Pensiones en acciones de empresas locales, y que en 28 años no se ha corregido”, arguyen en la patronal de las AFP, que recuerdan también que no sólo los afiliados soportan un doble gravamen, sino que cuando se jubilan también paga impuestos por su pensión, con lo que la parte proveniente de dividendos por inversión en renta variable local está sometida tres veces a tributación.

“La incoherencia tributaria tiene además otro agravante: por el monto de sus remuneraciones, un 71% de los trabajadores que cotizan mensualmente en el Sistema de AFP están exentos del Impuesto a la Renta de Segunda Categoría, pero igual tributan por la parte de sus fondos previsionales que se invierten en acciones”, asevera la Asociación. Según la misma, si se solucionase este “vacío legal” las pensiones se incrementarían en promedio un 3,3%.

La pérdida para los afiliados está en torno a 120 millones de dólares anuales, monto que ha ido incrementándose ya que en 1986 la tasa de impuesto a las empresas era del 10% y en 2013 ya suponía el 20%. La preocupación de la AAFP es que la situación se agravará si se produce el alza fiscal que proponía en campaña electoral la presidenta Michelle Bachelet. “Próximamente se iniciará una discusión para reformar el Sistema Tributario y también se realizarán perfeccionamientos al Sistema de AFP. Es justo, indispensable y prioritario incorporar en el debate esta situación y subsanarla, porque permite mejorar las pensiones de 9,5 millones de personas que mantienen ahorros en el Sistema de AFP”, concluye la Asociación. 

Lo más leído

Próximos eventos