Tags: Negocio | Europa | Latam |

José Luis Jiménez: “Donde esté una buena filarmónica, que se quite el hombre orquesta”


La gestora de Banca March deja atrás su antigua denominación March Gestión de Fondos y estrena nuevo nombre: March Asset Management. No obstante, a pesar de esta nueva carta de presentación, su filosofía de inversión sigue invariable, aferrada a los principios que la vieron nacer en el año 2000: “perseverar en el concepto de boutique, hacer una gestión de activos artesana y tradicional, invertir a largo plazo, mantener una gama de fondos pequeña pero buena y consistente y gestionar en equipo”, resume José Luis Jiménez, director general de March A.M.

Este último punto es fundamental para March A.M. “La gestión es un trabajo de equipo. La diversidad es muy importante y, por eso, preferimos equipo a estrellas. Donde esté una filarmónica o una orquesta de cámara, que se quite el hombre orquesta”, defiende Jiménez. De hecho, todos sus fondos cuentan con dos gestores responsables al menos.

Llamarse March A.M. era cuestión de adaptación al estándar internacional. Pero lo que realmente pesa en la idea que se forman los inversores sobre la entidad es el nombre de la familia March. Los clientes valoran mucho el modelo de coinversión aplicado por la gestora de Banca March en sus vehículos, especialmente en las sicav, un esquema en sintonía con el también nuevo logotipo del banco, tres triángulos que representan la alineación de intereses que existe entre clientes, empleados y accionistas.

Si algo ha cambiado en el Viejo Continente, no es la gestora de Banca March, sino las necesidades del inversor europeo. “Antes, principalmente se miraba la rentabilidad y el gestor de un fondo. Ahora, también se mira la fortaleza estructural de la gestora y su grupo”, en el caso de que pertenezca a un grupo familiar, como le ocurre a March A.M. “La sostenibilidad se ha puesto de moda en Europa”, recalca Jiménez.

Objetivo: ahondar en la internacionalización y abrir España

Fuera de España, March A.M. está presente en mercados europeos como Alemania, Austria e Italia y, en menor medida, en Latinoamérica, región que quiere impulsar el equipo comercial de la firma, dirigiéndose a family offices, bancas privadas, gestores responsables de fondos de fondos y, por qué no, también a AFP.

Globalmente, March A.M. cuenta con 5.800 millones de euros en activos bajo gestión. De su negocio internacional, Alemania representa un 40%; Austria, un 30%, e Italia, otro 30%.

A través de March International, su sicav luxemburguesa, la firma potencia productos de renta variable global y de asset allocation como The Family Businesses Fund o Torrenova y los inversores, por su lado, demandan en estos momentos vehículos temáticos o locales de renta variable como March Vini Catena o March Valores Iberian Equity.

Por esta razón, uno de sus principales retos está en casar demanda y oferta de productos en las AFP latinoamericanas. Gracias a su elevado volumen de patrimonio, Torrenova se posiciona por ahora como el único vehículo potencial de March A.M. para que las AFP inviertan en él. Sin embargo, éstas no buscan tanto productos de asset allocation, sino más bien productos nicho concretos, explica Jiménez.

En España, la intención de March A.M. es llevar sus fondos más allá de su propia banca privada. Pretende acercar sus productos a otras bancas privadas, así como a family offices y gestoras con fondos de fondos. Su objetivo a medio y largo plazo es conseguir crecer fuera del grupo March.

Beneficios de ser una boutique

A priori, ser una boutique tiene sus desventajas. Tal y como explica Lorenzo Parages, director comercial de March A.M., “las gestoras internacionales tienen mucha marca y un gran patrimonio bajo gestión”, y eso ayuda a sus fondos a entrar más rápidamente en el radar de los inversores. No obstante, “una vez en cartera, sus fondos compiten de igual a igual frente a los nuestros, tienen que demostrar lo mismo”, apunta Parages, convencido de que, a posteriori, el volumen de activos no lo es todo.

Además de ser una boutique, March A.M. es española, una característica que puede ser explotada como beneficiosa en última instancia. “De lo mejor que tienen las gestoras españolas, y más si son boutiques como nosotros, es su cercanía al cliente y el seguimiento postventa”, algo de lo que carecen en ocasiones las grandes gestoras internacionales.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos