J.P.Morgan AM: “Las valoraciones de la renta variable europea son mucho más baratas de lo que parecen”


La renta variable de mercados desarrollados es una de las principales apuestas de J.P.Morgan AM para 2015. Una de las regiones donde se muestran especialmente optimistas es Europa. “Hace justo un año preveíamos que los flujos de entrada que recibiría esta clase de activo iban a ser muy significativos. Eso ha sido así. Hoy creemos que esa tendencia se va a mantener en 2015. Mario Draghi lo está poniendo fácil”, asegura Javier Dorado, director general de J.P.Morgan AM para Iberia. En la gestora opinan que lo que persigue el presidente del BCE con el QE es la reactivación de la demanda de crédito e, indirectamente, hacer subir las bolsas. El objetivo: crear un efecto riqueza que anime a los ciudadanos a consumir. “El programa contendrá las tires en niveles bajos y empujará al inversor a la bolsa”, señalan.

El último seminario celebrado por J.P.Morgan AM en Madrid estuvo dedicado a la renta variable europea, una categoría en la que, según Dorado, la gestora destaca por su gama de producto. “Todos nuestros fondos de bolsa europea están en el primer cuartil a todos los plazos”. Dos de los buques insignia son el JPM Europe Equity Fund y el JPM Europe Equity Absolute Alpha Fund. El primero se trata de un producto long only con 5 estrellas Morningstar que desde 2009 ha logrado posicionarse año tras año en el primer decil por rentabilidad. El segundo es un fondo de retorno absoluto que busca aprovechar las anomalías de las cotizaciones derivadas de los sesgos conductuales de los inversores y cuya estrategia está concebida para reducir al mínimo la beta, que suele estar comprendida entre la banda del -0,3 y del 0,3, y la volatilidad del mercado (hasta el 7%).

El JPM Europe Equity Fund está gestionado por Alexander Fitzalan (a la derecha de la imagen), Michael Barakos y Nicholas Horne. “No hacemos apuestas sectoriales ni por países. Ni siquiera tratamos de anticipar movimientos como, por ejemplo, los que hizo hace unos días el Banco Nacional de Suiza. Nos centramos en la selección de acciones a partir del análisis fundamental. Es la estrategia que funciona. Lo evidencia la consistencia de los resultados, que ha sido probada en diferentes entornos de mercado”. El ratio de información de la cartera a tres años es de 2,1. A cinco, de 1,3. Lo mejor, según el experto, es que Europa sigue siendo un mercado en el que se pueden encontrar grandes oportunidades de inversión. “Las valoraciones de la bolsa europea son mucho más baratas de lo que parecen”, asevera.

Con un tracking error que se mueve entre el 3% y el 5%, el control del riesgo se gestiona mediante los límites que imponen a la inversión. “No asumimos grandes riesgos ni a nivel sectorial ni por países. La sobreponderación o infraponderación en un sector o país nunca supera el 5%. Analizamos un universo de 1.800 compañías e identificamos aquellas que presentan unas determinadas características. Valor, momentum y calidad son nuestros tres grandes ejes. La compañía perfecta es aquella que presenta una valoración atractiva, es de alta calidad y está en un momentum positivo. Es la manera de batir al mercado. Eso sí: por muy fuerte que sea nuestra convicción, imponemos límites para controlar el riesgo: la ponderación de un valor con respecto al índice no supera el 2%”.

Actualmente, las grandes apuestas de los gestores son aseguradoras, farmacéuticas, empresas de transporte y bancos. Por el contrario infraponderan materiales, bienes de consumo y energéticas. Para encontrar las oportunidades, Fitzalan considera importante analizar cuidadosamente las grandes temáticas que existen en el mercado. Una de ellas es, por ejemplo, la depreciación del euro y el impacto que pudiera provocar en el mercado. “En términos generales, Alemania, por el carácter exportador de sus empresas, será uno de los mercados que más se beneficie. A nivel empresarial, una caída del 8% de la cotización del euro significará un aumento del 2,9% de las ventas y un incremento del 1,6% de los beneficios”, explica el experto.

La segunda estrategia en la que se detuvieron es la que gestiona David Allen (a la izquierda de la imagen) junto con Michael Barakos y Nicholas Horne. En este caso, el JPM Europe Equity Absolute Alpha Fund se trata de un producto de reciente creación. Lanzado en diciembre de 2013, se trata de una estrategia long/short que sigue una filosofía muy similar a la del JPM Europe Equity Plus, pero con una salvedad que lo hace diferente: mantiene una exposición neutral al mercado. “La correlación con la evolución del mercado es del 0%. El 95% de la rentabilidad viene explicada por el alfa”, asegura Allen. El proceso de inversión se centra activamente en tratar de aprovechar las anomalías de las cotizaciones derivadas de los sesgos conductuales de los inversores, como el espíritu gregario, el uso de referencias irrelevantes y la aversión a las pérdidas.

Según explica, dichos sesgos se traducen en anomalías de los precios de los valores con ciertas características en cuanto a estilo (valor, dinámica y calidad). Lo que hacen en el equipo es construir posiciones largas en aquellos valores que, de acuerdo con sus análisis, presentan las valoraciones más atractivas, las dinámicas más favorables y la calidad más alta. En la pata larga sería replicar lo que hacen en el JPM Europe Equity Fund. Sin embargo, en el caso de esta estrategia también construyen posiciones cortas en aquellos valores que, a su juicio, cotizan a múltiplos muy elevados, están inmersos en dinámicas desfavorables o presentan una baja calidad. “Los valores con estas características llevan largo tiempo brindando resultados negativos de manera sistemática”, asevera David Allen. La exposición neta al mercado suele oscilar entre el -40% y del 40% (la bruta del 0% al 260%).

Puede conocer todas las previsiones de J.P.Morgan AM sobre los mercados de renta variable, renta fija y materias primas pinchando aquí.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos