Tags: Latam |

Invesco: “Empezamos a ver señales prometedoras de relajación de las presiones macro”


La aversión al riesgo y la búsqueda de seguridad se han convertido en prioridades de los inversores desde la crisis financiera de 2008. En estos casos se suele recurrir a sectores como el de bienes de consumo básico. A pesar de que la brecha en las valoraciones de las compañías de este sector con respecto al resto del mercado se empezó a cerrar durante la segunda mitad de 2012, el diferencial con el mercado europeo sigue siendo muy amplio. Para Invesco, esta carrera por la seguridad es incluso más acusada en Europa (ex Reino Unido), con una rentabilidad relativa del sector de bienes de consumo básico muy superior a la de los valores cotizados en el Reino Unido desde comienzos de 2009.

Según explica la gestora en su último informe de Perspectivas de Mercado, la exposición a ‘activos seguros’ como el sector de bienes de consumo básico va resultando cada vez más peligrosa a medida que aumentan las valoraciones, especialmente si los mercados dejan de obsesionarse con los desastres económicos y vuelven a centrarse en la selección de activos y en los fundamentales. “Ahora que el BCE ha ofrecido garantías creíbles que eviten el temor a la insolvencia de los países periféricos, empezamos a ver señales prometedoras de relajación de las presiones macroeconómicas”.

Por lo pronto, los índices de gestores de compras (PMI) se están recuperando y los principales indicadores adelantados retoman la tendencia alcista, mejorando así las perspectivas macro y las expectativas de beneficios empresariales. “Un entorno menos negativo debería animar a los inversores a abandonar la seguridad a cualquier precio y a replantearse las perspectivas de las compañías y sectores menos deseados, así como el negro futuro que descontaban sus cotizaciones. Nuestra exposición a estos sectores defensivos caros es muy reducida, ya que preferimos aprovechar las oportunidades de inversión que ofrecen otros sectores con valoraciones muy atractivas”.

Ordenando las participaciones de la gestora por sectores, la firma se decantaría por farmacéuticas del sector defensivo, financieras, desde aseguradoras, financieras diversificadas, hasta bancos seleccionados, sectores de crecimiento como el aeroespacial, defensa y servicios profesionales/comerciales y áreas sensibles al ciclo macroeconómico, como medios de comunicación y construcción. “Estos sectores deberían verse respaldados por unas primas de riesgo menores y unos buenos fundamentales”, aseguran.

Los bancos centrales de todo el mundo mantienen políticas monetarias expansivas que se traducen en bajos tipos de interés y elevados niveles de liquidez. Mediante su programa de transacciones monetarias directas (OMT), el BCE está contribuyendo a restaurar la confianza en Europa, como muestra el crecimiento de la masa monetaria M1. Los préstamos bancarios han registrado un crecimiento negativo en la eurozona, pero si se tienen en cuenta que las empresas europeas han pasado a financiarse en los mercados de crédito, Invesco considera que la situación general es más favorable.

Los datos más recientes para los sectores manufacturero y servicios señalan que los niveles de actividad han repuntado en los últimos meses. “Esto no quiere decir, sin embargo, que las turbulencias hayan pasado, pero sí que los peores presagios sobre la economía europea empiezan a remitir, lo que suele ser una buena señal para la renta variable. Y los indicadores adelantados en Europa tocaron fondo en 2012, lo cual indica que el PIB debería empezar a mejorar en 2013. Asimismo, los indicadores adelantados del PIB de otras regiones también se mueven en la dirección correcta, lo que resulta beneficioso para las empresas europeas que exportan a esos países.

“Esto es importante, ya que generan el 40% de sus ingresos fuera de Europa (DjStoxx 600). Por lo tanto, parece que las perspectivas comerciales tanto dentro, como fuera de Europa, mejorarán en 2013 con respecto a 2012. De hecho, la presión sobre los márgenes operativos del sector no financiero europeo empieza a remitir y, aunque la variación interanual sigue siendo negativa, ha venido mejorando desde el punto de inflexión del verano pasado. La recuperación de las ventas, combinada con la estabilidad de salarios y costes de producción, debería generar cierto impulso a lo largo del año”, señalan desde la entidad.

Lo más leído

Próximos eventos