Invertir en valor


TRIBUNA de Natàlia Ribé, senior associate portfolio manager de MdF Family Partners.

El concepto Value Investing ha venido a nuestras vidas para quedarse. Aunque parezca nuevo, el concepto lo acuñó Benjamin Graham en 1928. Graham buscaba empresas con un valor intrínseco por encima de su precio, la diferencia entre ambos es el llamado margen de seguridad. Le siguió Buffett, pupilo de Graham, quién con junto a Munger le aportó un enfoque de calidad. Peter Lynch fue aún más allá, centrándose también en el crecimiento. Pero en todos ellos radica un mínimo común denominador: comprar algo por debajo de lo que vale.

En el mundo tenemos unas 80.000 acciones para elegir, luego, ¿por dónde empezamos? Para los value Investors la respuesta es simple: por los mejores negocios, y después toca esperar a que el mercado los ponga a precio. Entonces, entran dos conceptos: valor y precio. Valor es lo que un inversor cree que vale una compañía, por lo tanto algo subjetivo, mientras que el precio es el cruce de oferta y demanda, por lo tanto, lo que el mercado piensa.

​Una vez entendido el precio, vayamos al valor, a ese aspecto más subjetivo. Una empresa con valor es una empresa con un buen negocio, y éste se puede simplificar en que obtiene regularmente buenos retornos (ROCE, ROA, ROE…) y éstos no corren especial peligro. Si seleccionamos estas empresas observamos que sus negocios cumplen una característica: tienen una ventaja competitiva.

Buffett las llama moat, que es la traducción del inglés de un foso de un castillo, cuánto más grande sea el foso más protegido se encuentra el castillo de los ataques de los rivales, por ende cuánto más grande es el moat más protegida está la empresa de sus competidores. Estas ventajas pueden resumirse en TRES​: tener ventaja en precio, en cantidad o en coste.

En precio, porque una empresa puede vender a precios superiores, ya sea debido al tamaño que tiene la empresa sobre el total (market size) (Intel), por sus activos intangibles (Roche) o por la complejidad del producto (Grifols). En cantidad porque puede vender más que la competencia, gracias a su efecto red (Networking effect) (Visa, Facebook), por sus elevados costes de cambio a un competidor (Switching costs) (Microsoft, Apple), o en coste, porque producen a unos costes recurrentemente menores a sus competidores, bien porque es el productor de menor coste (crudo en Arabia Saudí, Antofagasta), o por poseer una ventaja competitiva, por ejemplo, en logística (Maersk).

Para los value investors, el tiempo dedicado a entender el negocio (como entra y sale el dinero, como obtiene rentabilidad, como actúa frente a la competencia, la implicación de los gestores…) es el 80-90% del tiempo, calcular el valor el resto. 

Para terminar, permítanme parafrasear a Buffett: “Mr Market está aquí para servirnos, no para guiarnos”, por lo que una vez hecho el trabajo, tan solo hay que esperar. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos