¿Inversor moderado? Tres gestores españoles le advierten de los peligros y oportunidades que habrá en 2016


Con una “economía dopada”, un crecimiento económico global sustentado en un gran y creciente endeudamiento y una situación anómala de bajos tipos de interés -cercanos a cero o, incluso, negativos-, los inversores tienen numerosas dificultades para establecer las estrategias que marcarán el rumbo de sus carteras en 2016. Para solventar parte de estas inquietudes, tres gestores españoles de fondos aprovecharon su reciente participación en una mesa redonda celebrada en Cunef y moderada por Rafael Hurtado, profesor en Cunef y director de Inversiones de Allianz Popular Asset Management, para lanzar varios de los mensajes que los inversores no deberán perder de vista en el año que se avecina.

Los riesgos

Para Carlos Fernández, codirector de Inversiones del fondo Alinea Global en MCH Investment Strategies, “el riesgo menos percibido por el mercado en estos momentos es que algunas economías desarrolladas como Estados Unidos o Alemania tengan más inflación que la descontada”.

Donde el mercado sí ha puesto sus ojos es en China, que corre el riesgo de desacelerarse aún más y profundizar así en la crisis emergente por una nueva caída en el precio de las commodities. “China está pivotando de una economía de mayor inversión a una economía de mayor consumo. No sabemos si este mix terminará bien o mal y creará volatilidad por el camino”, señala Miguel Jiménez, gestor de los fondos Renta 4 Nexus y Renta 4 Pegasus en Renta 4 Gestora.

Las opciones del inversor moderado

Pero, ¿cuál es el peor riesgo que han de afrontar los inversores hoy día? “Realmente, el principal riesgo puede venir de los activos con menor riesgo, ya que la deuda pública cotiza a tipos incluso negativos. Por tanto”, afirma Luis Bononato, gestor en Auriga Global Investors y responsable del fondo Global Allocation. “tomando como escenario base la cartera de un inversor moderado, para este perfil sería más conveniente disponer de un 10% de su patrimonio en bolsa y el resto en liquidez”.

A juicio de Fernández, un inversor moderado tendría que tener algo de dinero en renta variable porque “no hay más alternativas”. Además, “tendrá que estar mucho tiempo invertido para compensar el coste de capital”, prevé.

“Hay que invertir en bolsa, pero de forma flexible”, considera Jiménez. Pero el inversor moderado también cuenta con otros focos de rentabilidad, como la renta fija corporativa. “Existen alternativas y, concretamente, algunos nombres en renta fija que sí merece la pena jugar”, justifica. Entre ellos, ACS, Indra, NH o FCC, con cupones que se sitúan entre el 3% de ACS y el 8% de FCC.

El futuro del petróleo

Cuál será el comportamiento del crudo en los próximos meses es uno de los principales rompecabezas de los gestores. Bononato pronostica un precio del petróleo aún más a la baja por dos razones básicas: “la demanda de petróleo es menor a causa de nuevas innovaciones en las baterías y algunas economías no han cambiado su modelo económico y siguen viviendo solamente del petróleo”.

De acuerdo a las estimaciones de Jiménez, el precio del barril de petróleo es más normal a 60-80 dólares que a 40 dólares a medio plazo. “La OPEP todavía tiene mucho que decir al respecto. A corto plazo pierde dinero por la caída del precio, pero a medio y largo plazo se quita de en medio a un competidor directo al que está matando, el fracking”, explica.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos