Inversión real en banca privada: los secretos del nuevo equipo de A&G


Las inversiones en economía real vuelven a cobrar protagonismo en la banca privada española. Entidades como A&G Banca Privada han detectado el interés de sus clientes por este tipo de operaciones de perfil más empresarial al margen de los mercados financieros y, por eso, la firma española incorporó a finales del pasado año a un equipo de especialistas en esta materia conformado por Alejandro Baigorri (en la foto, a la derecha) y Álvaro Boada (en el centro), que trabajan codo con codo con Jorge Lovaco (a la izquierda), director de Private Equity de A&G.

Procedentes de Aiga Investments, Baigorri y Boada afrontan un doble cometido dentro de A&G: la de asesores empresariales y la de originadores de inversiones. Como asesores, realizarán fundamentalmente labores de corporate finance y M&A tradicional para clientes tanto de la casa como externos. Como originadores, y he ahí una de las grandes apuestas del proyecto, han desarrollado en exclusiva para clientes de A&G el formato de Club Deal.

Mediante este formato, aquellos clientes de A&G Banca Privada que estén interesados podrán acceder en directo, y a demanda, a operaciones concretas. De esta forma, se evita al inversor el tener que invertir en fondos al uso con plazos de inversión y desinversión, así como con objetivos de inversión sectoriales y geográficos ya predeterminados. Cada operación es independiente, se ofrece  previamente analizada y estructurada y es el propio cliente quien decide si invierte o no y con qué cantidad entra en cada inversión. “El formato es útil porque es muy flexible y permite que el cliente diversifique sus inversiones según sus propias preferencias y necesidades”, defiende Baigorri, que subraya algunas de las bondades del Club Deal creado por A&G: “permite elegir invertir en geografías, mercados y sectores en momentos determinados del ciclo económico, controlando además los tiempos y los socios con los que invertir”.

Los activos reales sobre los que trabajan Baigorri y Boada son muy diversos. Real estate directo, energías renovables, infraestructuras y empresas consolidadas entran dentro de su universo invertible. También ofrecen fórmulas de financiación no bancaria.

Real estate directo y M&A

En estos momentos, y dada la coyuntura actual del mercado español, aproximadamente un 70% de su facturación proviene del real estate. Hay dos tipos de operaciones inmobiliarias predominantes hoy por hoy: “las de los grandes fondos internacionales, cuyo apetito de compra engloba generalmente operaciones value added, entre los 20 y los 80 millones de euros, y las de los clientes de banca privada, que buscan generalmente oportunidades por debajo de los 20 millones y con una visión más patrimonialista en activos generadores de rentas”, explican. Fuera del real estate y más en el ámbito del asesoramiento y el M&A, las operaciones más frecuentes a las que se enfrentan oscilan entre los 5 millones y los 50 millones de enterprise value, sobre todo en torno a mandatos de compraventa de compañías industriales.

Funcionamiento y potenciales clientes del Club Deal

Aunque aún no se ha cerrado ningún Club Deal desarrollado por este nuevo equipo de A&G, sí que hay varios que se encuentran en proceso de maduración avanzados. De aquí a final de año, adelanta Boada, “lo más probable es que ejecutemos entre dos y tres inversiones en el sector inmobiliario y alguna operación más en otro sector”.

Como detallan sus responsables, de forma genérica, los club deals pueden albergar desde un único inversor a un número medio de entre cinco y diez inversores, el horizonte temporal de los mismos se sitúa entre dos y cuatro años y se suele coinvertir con equipos de profesionales especialistas en cada sector.

A juicio de Boada, las regiones de España donde, en general, existen clientes más proclives a realizar inversiones mediante club deals son Cataluña y País Vasco, “regiones tradicionalmente con una bagaje más empresarial y con un número medio de compañías familiares más elevadas que en otras regiones de España”.  “El objetivo último es que los clientes de A&G puedan diversificar parte de su patrimonio financiero en inversiones en economía real y creemos que el formato club deal es una muy buena opción”, consideran.

Acuerdo entre Aiga y A&G Banca Privada

El nuevo equipo de A&G no sólo pretende dar servicio a la banca privada, sino que “está considerado como una unidad de negocio adicional generadora de ingresos y de valor dentro del grupo”, aclara Lovaco. Por ello, A&G Banca Privada ha firmado con Aiga un acuerdo de colaboración exclusiva.

El objetivo de ambas partes es que Baigorri, Boada y su equipo trabajen con A&G y, en el horizonte de 12 a 18 meses vista, que la entidad de banca privada entre en el accionariado de Aiga al tiempo que los  profesionales pasan a formar parte de la plantilla del grupo.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos