Inversión con generación de rentas: tres detalles a tener en cuenta sobre la cultura europea del dividendo


Tradicionalmente, las empresas europeas han mostrado mayor disposición que sus competidoras americanas a retribuir a sus accionistas de forma prolongada en el tiempo. Con cada vez más inversores interesados en estrategias con un enfoque de generación de rentas, Europa continental se ha convertido para muchos un mercado muy propicio en el que recoger dividendos. En este contexto James Sym, gestor de renta variable europea de Schroders, explica algunas de las peculiaridades del mercado europeo de dividendos que se han de tener en cuenta. 

“Se supone con frecuencia que uno puede invertir o bien en crecimiento de capital o bien para obtener rentas, pero no es una decisión binaria en Europa y hay abundantes oportunidades para invertir en acciones que ofrezcan ambos. Una de las mejores cosas sobre Europa es que puedes conseguir rentas en casi cualquier sector del mercado, por lo que podemos tomar una amplia gama de exposiciones para generar income”, adelanta. 

Cosas de familia

Sym detalla que una gran diferencia entre Europa y el resto de mercados es que, en numerosos casos, las familias fundadoras suelen seguir siendo accionistas de referencia en las empresas que crearon, y suelen confiar en la capacidad de estas compañías para generar dividendos para obtener sus propias rentas. “Es más probable que las compañías donde hay un accionista influyente que depende del flujo de dividendos continúen pagando esos dividendos, incluso si las métricas financieras de la firma están algo bajo presión”, indica el gestor. En contraposición, indica que, en las mismas circunstancias, aquellas empresas que no cuenten con este tipo de accionistas optarían por ajustar sus finanzas antes que seguir pagando o incluso incrementar el dividendo. “Claramente, los inversores deberían tomar algo de precaución al invertir en esas compañías, pero pueden ser una opción útil para aquellos que buscan rentas”, aclara el experto. 

Sym también aborda otras formas de generar retornos para el accionista, como la recompra de acciones. Aunque esta maniobra es más habitual en EE.UU. que en Europa, el representante de Schroders explica que su popularidad al otro lado del charco se puede explicar por motivos como las ventajas fiscales o los incentivos al equipo directivo. “Los dividendos pueden ser preferibles a la recompra de acciones por varios motivos, así como un signo de la confianza de la compañía en que puede permitirse un compromiso continuo con los accionistas. Los inversores también tienen la opción de reinvertir sus dividendos en la firma si quieren”, explica. 

Retornos vs reinversión

Sym indica que, durante los últimos tres años, desde Schroders han constatado un cambio en la forma en que las compañías dan prioridad al uso de su efectivo: lejos del gasto en capital y de las fusiones y adquisiciones (M&A por sus siglas en inglés), y próximo a dividendos y recompras de acciones. “Las compañías que han anunciado a sus accionistas pay outs más generosos típicamente han sido recompensadas por el mercado y esto ha tenido un efecto de bola de nieve, al saltar más compañías dentro de este vagón”, comenta el gestor. 

No obstante, Sym aclara que el punto de vista de su gestora es que “una recuperación del gasto sobre capital podría ser un motor más significativo de beneficios y consecuentemente sobre la evolución de la cotización”. Por lo tanto, en Schroders están centrando su selección en “compañías con equilibrio entre retornos generados hoy por la retribución y que inviertan en la compañía para los retornos del mañana”. En este contexto, el experto señala que “hay indicaciones de que el M&A está empezando a repuntar en Europa y la inversión en capital debería seguirle”. 

Un enfoque menos tradicional

Durante los últimos años, muchos inversores buscaron rentas en activos de renta fija o fondos monetarios, antes de fijarse en las acciones. Sym afirma que “ya no es una opción en el mundo de hoy de bajos intereses y bajos tipos de los bonos”. Subraya en cambio que “la rentabilidad por dividendo que ofrecen las acciones europeas superan los retornos de los bonos y el mercado monetario”, por lo que concluye que “los inversores que buscan rentas ahora tienen pocas alternativas, salvo cambiarse a acciones”. 

No obstante, el gestor también hace distinciones respecto a los sectores más propicios para encontrar oportunidades, aunque haya asegurado inicialmente que éstas pueden encontrarse en casi todos los segmentos europeos. En particular, afirma que “los valores clásicos y ‘seguros’ de generación de rentas como los grupos alimentarios se han vuelto caros en los últimos años al buscar los inversores fuentes alternativas a los bonos para conseguir rentas”. Sin embargo, Sym es consciente de que muchas de esas compañías “están disfrutando de elevados niveles de rentabilidad, lo que plantea la cuestión de si hay margen para un mayor beneficio o mejoría de la cotización, particularmente a medida que estos inversores puedan salirse de estas acciones al subir los tipos de los bonos”; uno de los sectores con mayor sensibilidad a una subida de tipos es el de aseguradoras. “Los valores que probablemente se beneficien de los tipos de los bonos al alza pueden ser una opción más atractiva”, concluye Sym al respecto. 

El experto plantea para terminar otra posibilidad de inversión. Teniendo en cuenta que, en contraste con estos valores más defensivos, muchas compañías europeas todavía presentan niveles deprimidos de generación de beneficios, el gestor determina que esto “implica un elevado potencial de recuperación, y la posibilidad de incrementar dividendo a medida que aparece el crecimiento de beneficios”. En consecuencia, en su estrategia favorece a las ideas más cíclicas, al preferir los valores que puedan beneficiarse de una mejoría económica sustancial en el Viejo Continente. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos