Independence Day: ¿Qué opinan las gestoras internacionales sobre el 27-S?


Las elecciones catalanas se han colado entre las citas importantes del mes para los mercados. Aunque de forma mucho más tímida que en el caso del referéndum escocés del año pasado o del celebrado por el Gobierno griego el pasado 5 de julio, las gestoras internacionales han compartido a lo largo de estos últimos días sus reflexiones sobre las autonómicas de este domingo, unos comicios que los partidarios del independentismo intentan convertir en un referéndum secesionista de facto.

En general, las entidades extranjeras no ven factible una declaración unilateral de independencia que no tiene cabida en la Constitución española y cuyas consecuencias jurídicas e institucionales aún no están muy claras, pero sí creen que el resultado de estas elecciones influirá en las generales que tendrán lugar antes de final de año. “Es probable que los resultados de las elecciones generales se vean afectados por cómo gestione el actual Gobierno español el movimiento secesionista catalán tras las autonómicas”, afirman desde el equipo de Global Research de Bank of America Merrill Lynch, “al igual que el partido que acabe gobernando en Madrid sin duda se verá afectado por ‘el asunto catalán’”.

Pese a que las encuestas apuntan que la coalición independentista Junts Pel Sí –por la que se presenta el presidente autónomico, Artur Mas– podría obtener una mayoría parlamentaria con el apoyo de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), la victoria en número de escaños no se correspondería con una victoria en votos (por las particularidades del sistema electoral), lo que se traduciría en “un mandato débil, en el que el proceso secesionista continuaría avanzando pero que dejaría margen para negociar, si el gobierno central estuviese dispuesto a ello”, algo que en cualquier caso no se produciría hasta después de las generales.

Jean-Alexandre Vaglio, del equipo análisis y estrategia de inversión de AXA Investment Managers, también cree que el proceso acabará en negociación: “Aunque la situación se mantendrá volátil a corto plazo –sobre todo porque los distintos partidos que se presentan a las autonómicas han adoptado posturas muy opuestas–, a medio plazo esperamos que se estabilice y se abra la negociación con el gobierno central para obtener una mayor autonomía política y fiscal”.

Vaglio cuestiona además la estabilidad de una posible coalición de gobierno entre JPS y la CUP que, más allá del independentismo, mantienen posiciones ideológicas difíciles de conjugar “lo que hará complicado que puedan gobernar Cataluña juntos”.

Aproveche para comprar

Más allá de las repercusiones políticas, las firmas internacionales se han fijado en las consecuencias económicas del órdago secesionista. “La incertidumbre política ha provocado que los bonos soberanos españoles se comporten mucho peor que los de otros países europeos, sobre todo que los de Italia”, comenta Tanguy Le Saout, responsable de renta fija europea en Pioneer Investments. De hecho, y pese a contar con unos mejores datos macroeconómicos, el bono español a 10 años ha pasado de rendir 40 puntos básicos menos que el bono italiano hace un año, a superarlo en más de 20 puntos básicos ahora.

Más rentables aún resultan los bonos emitidos por el gobierno catalán, cuyas tires han repuntado con fuerza en los últimos meses ante la posible salida de la UE –y, por tanto, del euro y de la protección del BCE– por parte de una Cataluña independiente. “Vemos valor en los bonos catalanes que rinden un 2,5% más que los bonos españoles con vencimiento similar”, apunta Mark Dowding, codirector del equipo de renta fija con grado de inversión y gestor sénior de BlueBay AM. En la casa británica creen que “el gobierno regional hará ruido a favor de la independencia pero acabará negociando una mayor autonomía en la línea de la del País Vasco”.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos