Ideas de inversión no direccionales: claves de la estrategia del BNY Mellon Absolute Return Bond Fund


El BNY Mellon Absolute Return Bond Fund es una de las estrategias que Insight gestiona para BNY Mellon IM, bajo la tutela de Peter Bentley. También es la gran apuesta de BNY Mellon IM para preparar la cartera de cara a una subida de los tipos de interés en EE.UU., debido a su gran flexibilidad y versatilidad: puede invertir en posiciones largas y cortas, deuda gubernamental o corporativa y en instrumentos menos convencionales de renta fija, como por ejemplo CoCos, ABS o tipos flotantes. 

“El fondo puede invertir en todos ellos. Ha habido recientemente algunas emisiones interesantes de CoCos. Hemos reducido la exposición a ABS, pero las valoraciones están empezando a ser otra vez más convincentes. Con un montón de nuevas emisiones, puede haber buenas oportunidades para añadir a la cartera” resume sobre este último punto Emma Duhaney, especialista de producto de Insight (parte de BNY Mellon IM). 

Otro de los puntos fuertes del fondo es que no tiene referencia de duración, lo que permite gestionar de forma flexible la exposición al riesgo de los tipos de interés e incluso ponerse en negativo (el límite es +/-3 años). Actualmente, la duración es del -0,75% frente al bund. “Todavía pensamos que la dirección de los tipos de interés de EE.UU. será alcista y que repuntarán las rentabilidades de los bonos”, indica Duhaney. El máximo de duración que puede alcanzar el fondo se sitúa en cinco años. 

No obstante, el equipo gestor del fondo ha optado por reducir el riesgo direccional, con apuestas sobre el comportamiento de la curva y posiciones cortas y largas en crédito. La especialista aporta tres ejemplos de estrategias que se están implementando actualmente en cartera: a favor del aplanamiento de la curva en EE.UU., uso de opciones para mantener el equilibrio entre las distintas clases de activos y, como se apuntaba anteriormente, inversiones selectivas en emisiones nuevas de CoCos y bonos denominados en dólares. En todo caso, tal y como recuerda la experta, “el fondo está diversificado en torno a varias ideas y evita una concentración excesiva en un área de riesgo”. 

La última clave para entender la estrategia del producto es la gestión de las distintas fuentes de riesgo. Duhaney indica que el equipo utiliza un sistema que llama “unidades de riesgo”, que sirve para asignar el riesgo en carteras de renta fija y asegurarse de que ninguno ocupa una posición dominante en cartera. Adicionalmente se emplea un sistema no paramétrico de riesgos que tiene como finalidad monitorizar el tracking error y el valor en riesgo. El tercer filtro viene de la mano del propio equipo de riesgo de Insight, que vigila los riesgos derivados de la inversión y operacionales. 
 
Cabe recordar que el BNY Mellon Absolute Return Bond Fund tiene como objetivo generar un rendimiento de una tasa de efectivo (Euribor 3 meses) +3% cada año con un horizonte de inversión de tres años y antes de deducir comisiones. Según datos de Morningstar, acumula una rentabilidad del 1,25% en lo que va de año (datos hasta el 31 de agosto). 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos