Hoy, en megatendencias de inversión… el turismo chino


Ojos rasgados, pelo negro, tez amarillenta y cámara al cuello. Y no, no son japoneses: el próximo boom del turismo va a venir de China. Sólo el año pasado hasta 110 millones de chinos viajaron al extranjero, una cifra con potencial para duplicarse en los próximos cinco años de acuerdo con los pronósticos. Va a ser una tendencia tan importante y transversal que algunas gestoras de fondos ya empiezan a contemplarla como una idea de inversión para el largo plazo. Una de ellas es Fidelity Worldwide Investment, que le dedica un análisis en profundidad sobre esta nueva dinámica y las oportunidades de inversión que descubre.

Según la OMT, casi el 10% de la fuerza laboral mundial trabaja de forma directa o indirectamente en el sector de turismo y viajes, que aporta a su vez el 9% del PIB mundial. “Merced a su crecimiento prácticamente ininterrumpido desde 1950, el sector turístico ha brindado enormes oportunidades a los inversores, y seguirá haciéndolo”, vaticinan desde Fidelity. Aportan algunos datos; por ejemplo, sólo en 2014 se realizaron 1.100 millones de viajes a otros países, y se prevé que esta cifra alcance los 1.800 millones en 2030. 

La cuestión, hacen notar igualmente desde Fidelity, es que China va a contribuir en gran medida al crecimiento del turismo: “Gracias al auge de una clase media con salarios más altos y más vacaciones anuales remuneradas, al acceso más rápido a los visados y al abaratamiento de los vuelos, se prevé que el turismo emisor de China aumente de 110 millones de viajeros el año pasado a más de 200 millones en 2020. Esta cifra es un cálculo conservador, ya que en la edición 2013 del Baoa Forum el presidente Xi Jinping señaló que se podrían alcanzar los 400 millones en 2019”.

¿Por qué llega ahora el boom turístico?

“Las experiencias vividas en otras partes de Asia muestran que cuando se alcanza un PIB per cápita de 8.000 dólares, se desencadena un crecimiento explosivo del turismo emisor”, indican los expertos de Fidelity, que añaden que 10 provincias chinas alcanzaron este umbral en 2012, y que se prevé que otras 17 lo hagan de aquí a 2020. Sin embargo, aunque China es el primer país por turismo emisor, desde la firma se constata que el potencial de desarrollo de esta tendencia es enorme, puesto que sólo el 5% de la población china tiene pasaporte. “El gobierno chino considera que el turismo emisor, el turismo receptor y el turismo interior son un motor clave de crecimiento para el sector servicios, y se ha fijado como objetivo que el turismo aporte el 4,5% del PIB en 2015”, señalan los expertos, que llegan al punto de concluir que “parece cada vez más plausible que, algún día, lo que más exporte china sean chinos”. 

Sólo en 2014 los turistas chinos gastaron 130.000 millones de dólares durante sus viajes, y se prevé que esta cifra aumente hasta 246.000 millones de dólares en 2019. De hecho, China es ya el primer país por gasto turístico; superó a EE.UU. y al anterior líder, Alemania, en 2012. En 2014 se convirtieron en los turistas de mayor gasto en España, con el 31% de los ingresos por turismo del país.

Ideas de inversión

Los expertos de Fidelity han identificado tres grandes sectores que pueden verse favorecidos por el creciente interés de los ciudadanos chinos por viajar a otros países y conocer otras culturas. El primero de ellos es el comercio, especialmente el de bienes de lujo: “Los compradores chinos acaparan casi un tercio de las ventas de productos de lujo, un mercado valorado en 275.000 millones de dólares. Más de la mitad de sus compras de artículos de lujo se realizan en el extranjero, ya que estos productos (sobre todo los cosméticos) están gravados con impuestos muy altos en China”. 

Desde la firma constatan por otra parte que “el segmento de las tiendas libres de impuestos (duty free) está viviendo un momento especialmente bueno y ha crecido a una tasa anual compuesta del 7% en todo el mundo desde 2000 y del 21% en Asia”. Lo más vendido en esta clase de tiendas situadas en aeropuertos son productos de lujo y fragancias, y según datos de la gestora Asia-Pacífico representa el 40% de las ventas en este tipo de tiendas en todo el mundo debido en gran parte a los turistas chinos. 

“Los compradores chinos constituyen un tercio del mercado del lujo, por lo que todas las empresas europeas de productos de lujo van a beneficiarse del aumento de los turistas chinos. Empresas cosméticas como Estée Lauder y L'Oréal, que tienen una importante presencia comercial en estaciones y aeropuertos, están bien posicionadas. Los consumidores chinos también suelen comprar productos infantiles, como las leches de fórmula y los pañales, ya que no confían en los productos de su país”, explica la gestora Aneta Wynimko.

La segunda temática tiene que ver con el juego. En Fidelity parten de la constatación de que, de los 61.000 millones de dólares en ingresos brutos por juego obtenidos en toda Asia, alrededor del 70% es dinero chino. “Macao es, desde hace muchos años, la meca del juego para los turistas chinos, pero la lucha de las autoridades contra la corrupción ha provocado que algunos de los casinos de la ciudad tengan dificultades para seguir creciendo. Los ingresos descendieron en Macao por primera vez el año pasado, mientras que los casinos competidores de Corea y Filipinas registraron crecimientos de los ingresos del 16% y el 33% respectivamente por el aumento de los turistas chinos”, explican los expertos de la firma, que también hacen notar la presencia de nuevos complejos integrados con casino o y se proyectan en Camboya, Vietnam y Saipán. Muestra del filón que supone este segmento es que, según cuentan los expertos, “a los grandes apostadores se les ofrecen vuelos (en algunos casos, con jets privados), alojamiento gratuito y visitas con guías que hablan mandarín”. 

La tercera temática está relacionada con el transporte. La Organización Internacional del Transporte Aéreo (IATA) pronostica que China superará a EE.UU. en 2030 como el mayor mercado de transporte aéreo de pasajeros del mundo. Sin embargo, en la actualidad el país cuenta con una de las cifras de aeropuertos por millón de habitantes más bajas del mundo (0,13 frente a la media de 0,39 en los países emergentes de Asia). Por ello, desde Fidelity proponen como idea de inversión fijarse en aerolíneas chinas como China Southern (que generalmente transporta más turistas) y Air China (la compañía que más viajeros transporta a Europa y Norteamérica), que además van a beneficiarse considerablemente de la reducción de requisitos en países como EE.UU. para la obtención de visados.

Las compañías de este sector también se están beneficiando actualmente de la caída de los precios del crudo, ya que el combustible supone alrededor del 30% de sus costes de explotación de las aerolíneas. La caída de este gasto “les permitirá ofrecer tarifas más baratas y más frecuencias”, según los autores del informe. 

La última idea de inversión se centra en el sector hotelero. “Los turistas chinos pueden tener gustos muy concretos y necesidades diferentes de las de otros turistas. Las cadenas hoteleras internacionales se han puesto manos a la obra para adaptar sus ofertas con el fin de atraer a estos clientes”, señalan desde Fidelity. Ponen como ejemplo la decisión de la cadena Hilton Worldwide de lanzar en 2012 su programa Hilton Huayang (Bienvenidos a Hilton) para atender las necesidades especiales de los turistas chinos. De los 540 establecimientos hoteleros de la compañía (tanto en China como en todo el mundo), 48 forman parte del programa y emplean cocineros chinos y personal que habla mandarín. También se han adaptado al gusto chino los diseños de las habitaciones, los servicios y las instalaciones, una tendencia “que también se observa en otros grupos hoteleros de todo el mundo”, concluyen desde la firma. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos