Tags: Latam |

Horas bajas para la renta fija en Brasil


El objetivo es evitar que los depósitos sean más rentables que los fondos de renta fija y los títulos públicos con los que se financia el Estado. La medida alivia a un sector de la industria, aunque la presión sigue amenazando a los fondos con las comisiones de gestión más altas.

Varias simulaciones publicadas durante la semana pasada reflejan que hasta un 40% de los fondos DI y de renta fija distribuidos entre el pequeño inversor van a seguir siendo menos competitivos que el ahorro. Con los tipos de interés actuales del 9% anual, prácticamente la mitad de esas carteras tienen menos rendimiento que los depósitos bancarios.

La reacción del inversor ante los cambios está por confirmarse. No por casualidad hay un dicho que dice que en Brasil, hasta el pasado es imprevisible.

Expertos consultados por Funds Americas exponen diferentes opiniones respecto a los posibles movimientos que puede registrar el mercado. Sí coinciden en la amenaza que supone la rebaja de tipos de interés para la competitividad de los fondos más caros.

“Cuando la Selic se sitúa por debajo del 9% y el inversor ha de pagar a su gestora un 2% de comisión de gestión, la rentabilidad ya se queda en un 7%. Si a eso le restamos el 15% de tributación del Impuesto de Renta (IR), los beneficios de un fondo de renta fija son comparables a los del ahorro”, explica Otávio Vieira, socio de la gestora carioca Fides Asset Management. “La rebaja de los intereses, por tanto, afecta a muchos fondos. Fondos que cobran un 3% o un 4% de comisiones de gestión van a ser cuestionados, aún después de haberse alterado el rendimiento del ahorro”.

“Este mínimo de tipos de interés ya lo ha visto el mercado, sin que se produjesen grandes cambios”, apunta Pablo Anabitarte, responsable de desarrollo de negocio de Fidelity en Brasil. “Para que el inversor decida salir de un fondo de renta fija o bien los intereses siguen bajando, o bien se mantiene la actual rebaja durante al menos un año y medio. Modificar el perfil del inversor, disminuir su aversión al riesgo cuando consigue grandes retornos de la renta fija va a ser complicado”, explica el ejecutivo, una opinión que Vieira comparte.

Anabitarte cree, en cualquier caso, que será solo el pequeño inversor el que pueda decidirse por un cambio de producto. “Normalmente si hablamos de un inversor con mucho dinero, nadie va a ofrecerle un fondo referenciado DI con altas comisiones de gestión. Esos fondos son caros solo para el pequeño inversor”.

“Si el inversor cambia será poco a poco. Tendrán que hacer cuentas, estudiar los cambios, este tipo de información es cualificada, compleja y tomar una decisión de este tipo toma su tiempo. Más aún cuando hablamos de pequeños inversores, del llamado inversor de varejo", añade Vieira. 

Por otro lado, André Perfeito, economista jefe de Gradual Investimentos sí prevé que por varios motivos, “incluida la rebaja de los tipos de interés”, los fondos de renta variable se beneficiarán del menor rendimiento de la renta fija. “Teniendo en cuenta el discurso de la presidenta el pasado lunes, parece evidente que el Gobierno va a forzar la caída de los tipos y, en este sentido, la renta variable gana espacio”, explica Perfeito que considera que el objetivo de reducir los intereses es forzar a que la sociedad invierta su dinero.

A pesar de que la continua caída de los intereses básicas va a afectar a cada vez más ahorradores –en marzo un 68% de inversores tenían su dinero en fondos menos rentables que el ahorro–, el total de los recursos en esos fondos es pequeño. En enero –con la tasa Selic en el 11%–, la suma del patrimonio líquido de las carteras con rentabilidad menor que las libretas de ahorro representaba el 13% del total. En marzo, el porcentaje subió hasta el 22%. Los datos los ofrece Marcelo dÁgosto, economista y columnista de la prestigiosa publicación Valor Investe.

En Brasil la renta fija acumulaba en marzo un 30,9% del patrimonio líquido de la industria y los fondos referenciados DI un 12,4%.

¿Cómo se ha alterado el ahorro?

La nueva norma, aprobada este mes de mayo 2012, establece que cuando la tasa Selic toque el 8,5% anual –lo que, según las previsiones de los expertos, sucederá a final de mes -, los nuevos depósitos pasaran a tributar un 70% de la tasa Selic. A ese rendimiento, que ahora es del 6,17% anual, se sumaría la Tasa Referencial (TR), que con la Selic en 8,5% caería a 0.

 

 

Lo más leído

Próximos eventos