High yield europeo: keep calm and carry on


No hay ninguna razón para que los inversores europeos en bonos de alto rendimiento tengan que preocuparse ante la subida de tipos en Estados Unidos. La Reserva Federal no se ha fijado como objetivo poner en práctica una serie de aumentos rápidos por lo que hemos de recordar que será un proceso gradual. En el plano macroeconómico, a pesar de que el crecimiento económico es adecuado no es espectacular y mientras el empleo se encuentra ahora en niveles que justifican un alza, el crecimiento de los salarios sigue siendo débil y hay pocas señales de presión inflacionista. Por tanto, la Fed será reacia a hacer que el dólar se aprecie mucho más impulsado por aumentos en los tipos de interés.

Dentro de este escenario caracterizado por una escasez estructural de activos que generen rentas, los bonos europeos de alto rendimiento siguen constituyendo una alternativa atractiva para los inversores entre otros motivos porque no prevemos que vaya a producirse un aumento sustancial de las tasas impago. No podemos descartar un aumento en estas tasas desde los bajos niveles actuales, pero; sin embargo, consideramos que los diferenciales ofrecen suficiente compensación. Por todo ello, hoy en día es aún más importante entender correctamente lo que se está comprando.

Si observamos un contagio de los problemas que está viviendo el mercado de Estados Unidos, deberíamos considerar que estamos ante una oportunidad de compra en el segmento de bonos de alto rendimiento europeo. Los fundamentales no han cambiado y en todo caso, en las últimas semanas se han visto aún más respaldados por la acción del BCE, el bajo nivel del euro y un precio del petróleo aún menor.

Hay que recordar también que mientras que la Fed está endureciendo las condiciones de su política monetaria, el BCE las está flexibilizando. Esto está debilitando el euro y hace que las compañías europeas de bienes y servicios sean más competitivas en el mercado exportador. Asimismo, también hace que esos mismos bienes y servicios sean más atractivos para los consumidores domésticos de la zona euro. Esto beneficia al mercado de alto rendimiento, y en particular a la parte que nosotros favorecemos, por lo que hay una buena razón para que los inversores mantengan la calma y continúen confiando en esta clase de activo.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos