“Hemos sido capaces de evitar sacrificar rentabilidad invirtiendo con un enfoque socialmente responsable”


El concepto de inversión socialmente responsable es algo muy extendido en los países del norte de Europa donde, a diferencia de España, cuentan con regulación que siempre ha apoyado mucho esta forma de invertir. Cuando se habla de inversión socialmente responsable hay que empezar a hablar de inversiones de sostenibilidad, que conjugan factores financieros con factores socialmente responsables, de gobierno corporativo y medioambientales. Es decir, todo en uno. Así lo cree Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latinoamérica, quien considera que esto se relaciona fundamentalmente con inversión a largo plazo y es una opción de inversión para un número creciente de inversores privados e institucionales. “Además de rentabilidad financiera, están interesados en el menor riesgo asociado, pues las compañías de mejor calificación en estos factores resultan ser más resistentes a largo plazo”, asegura.

Según explica Rengifo a Funds People, la experiencia empírica es que, a pesar de que al emplear criterios de exclusión y reducir el universo de inversión es más difícil conseguir objetivos, la rentabilidad que están ofreciendo las estrategias que siguen una filosofía de inversión de este tipo está siendo muy interesante. “Hemos sido capaces de evitar sacrificarla, estando al menos en línea con el mercado general”, asevera. En este sentido, Rengifo revela que en los últimos años ha habido firmas que han empezado a dar soluciones de inversión socialmente responsable que, además son financieramente rentables. “De hecho, hay mayor necesidad de inversores particulares y demanda institucional. Esta inversión denota responsabilidad corporativa y para las instituciones mejora el prestigio, como es el caso de los fondos de pensiones”, señala.

Actualmente, la mayor parte de la oferta ISR es en renta variable. En este sentido, básicamente todas las estrategias convencionales permiten invertir con enfoque sostenible en cualquier categoría de fondos. “Hay estrategias que permiten complementar las inversiones tradicionales. Lo más básico es centrarse en responder a cuánto y hasta qué punto la cartera incluye empresas que emiten CO2 en relación con el índice de referencia. A continuación hay que preguntarse si hay forma de reducir la huella de carbono, pues existe riesgo de sorpresa negativa en el precio de la emisión. De hecho, algunas de nuestras propuestas de inversión están diseñadas para minimizar el riesgo. Se trata de evitar perdedores potenciales. Además, se está empezando a medir la huella del agua, es decir, hasta qué punto hay eficiencia o no en el uso del recurso. Vendrán más indicadores, que en conjunto conforman el green footprint de una inversión”.

Otro enfoque es el que aportan los fondos temáticos, es decir, productos en los que el tema de inversión es por sí mismo de carácter sostenible. “Se trata de fondos que invierten en industrias globales relacionadas con el agua, agricultura, madera o energías limpias, concentrando la inversión en compañías que pueden facilitar la resolución de problemas medioambientales a largo plazo, con impacto socioeconómico”, asevera. En cualquier caso, la recomendación de Rengifo es clara: “el inversor debe asesorarse”. El esfuerzo que ha hecho la gestora en inversión socialmente responsable ha sido importante. Pictet AM participa en carteras diversificadas de inversiones socialmente responsables desde 1997 y está comprometida con el código de transparencia Europea ISR y principios de inversión responsable de Naciones Unidas. En España es miembro fundador de SpainSif.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos