Hasenstab vs Mobius: dos visiones de Franklin Templeton sobre la reciente corrección de las bolsas


Una semana después del “black monday” que arrastró a las bolsas de medio mundo, los expertos siguen recomendando mantener la calma, relativizar, revisar las tesis de inversión y aprovechar para detectar gangas. Desde Franklin Templeton Investments, Michael Hasenstab y Mark Mobius dan su interpretación de los hechos e indican donde están las oportunidades. En primer lugar, Michael Hasenstab reconoce que los dos grandes catalizadores de las ventas en un buen número de activos están relacionados con China, la devaluación de la divisa y la corrección de la renta variable del país: “Ambos han sido utilizados como una señal para que el mercado adopte la visión de que el crecimiento global se está colapsando y los mercados financieros van a entrar en caída libre. Creemos que es una reacción significativamente exagerada”.

Sobre la devaluación del yuan, comenta que el ajuste ha sido “muy pequeño, para reflejar de manera más apropiada los flujos de salida de capital de China”, y destaca que responde a las intenciones de las autoridades chinas de internacionalizarlo y convertirlo en una de las tres divisas más importantes. “Para conseguirlo, la divisa tiene que cotizar libremente, y aunque pensamos que este movimiento va en esa dirección, no pensamos que sea el principio de una gran devaluación”, resume. En cuanto a la renta variable china, Hasenstab recuerda que el dinero de inversores chinos que se ha depositado en la bolsa “representa un 1% de la riqueza en el país, es una porción casi insignificante de la riqueza personal de los chinos”.

“También es importante entender que lo que está pasando en China es por una trayectoria económica irregular”, añade el gestor. Se refiere a que algunos sectores de la economía (el inmobiliario, los gobiernos locales) están en recesión, mientras que otros (infraestructuras) atraviesan una fase de expansión. Además, comenta que “los cambios en las dinámicas del mercado laboral, en la estructura de los salarios, que los está impulsando al alza, ha sido un gran estímulo para el consumo en China”. “Unos salarios más elevados y la mejora del consumo van a tener un impacto más significativo sobre la riqueza que una subida de la bolsa, que no es representativa de la riqueza individual de la gente”, concluye. 

Por todos estos factores, su previsión es que “la recesión en una parte de la economía y la expansión en otra parte probablemente se equilibren en torno a una tasa de crecimiento del 6% o el 7%”, para este año y para 2016. “Sin embargo, los mercados no están reaccionando a ese escenario. Están prediciendo un escenario mucho peor”, añade el gestor. Destaca que la reciente caída de la rentabilidad del bono estadounidense a diez años por debajo del 2% “es totalmente incoherente con los fundamentales subyacentes de la economía de EE.UU.”. No obstante, sigue contemplando estos bonos como un activo de valor en el entorno actual de mercado. En la firma también están cortos en el euro y el yen contra el dólar, porque “no hay duda de que la Fed liderará el endurecimiento monetario, frente a Japón o Europa”.

No obstante, para Hasenstab la mayor ventana de oportunidad se ha abierto en el universo de las divisas. Califica como “oportunidades en una década” el retroceso a mínimos históricos de divisas como la rupia indonesia, el ringgit malasio o el peso mexicano. “Una serie de divisas emergentes clave han batido mínimos de todos los tiempos. En Asia, muchas divisas se están acercando o ya están en niveles que no vemos desde los 90, cuando Asia fue la fuente de la crisis. Hoy, los fundamentales son muy diferentes”, aclara. No obstante, para Hasenstab la gran oportunidad está en el peso mexicano, que ha retrocedido hasta el nivel inédito de 17 pesos por dólar. “Es una depreciación superior a la que vimos durante el efecto Tequila en los 90, cuando la economía vivía al día con muy poco capital. Hoy, México tiene muy poco endeudamiento, fuertes reservas, una buena exposición a la recuperación económica de EE.UU.”, destaca. 

“Entendemos que este último mes ha sido volátil y ha habido una presión bajista significativa sobre los activos financieros, pero vemos oportunidades tremendas, porque el pánico no está justificado por los fundamentales subyacentes. Pensamos que el entorno global no es perfecto, pero no está ni siquiera cerca de lo que están poniendo en precio los mercados. Nos lo vamos a tomar como una oportunidad”, resume el gestor a modo de conclusión. 

Mobius: la corrección no fue una sorpresa

Por su parte, el gurú Mark Mobius señala que “muchas de las bolsas del mundo no han visto una corrección en muchos años”. Matiza que “mercados como Brasil o Rusia están cayendo más del 30% este año, pero muchos otros no han experimentado pérdidas que clasificaríamos como de un mercado bajista”. Su punto de vista es que “el pesimismo general y la incertidumbre prevalece ahora mismo en los mercados, por lo que es posible que algunos mercados caigan más antes de que veamos una estabilización”. 

El gestor, de dilatada experiencia, indica también que “en los últimos 20 años o más nuestro equipo ha presenciado una subida generalizada de la volatilidad en todos los mercados (renta variable, materias primas y renta fija), llegada, pensamos, por el uso ascendente de derivados y la fuerte influencia de la difusión de políticas gubernamentales cambiantes por un incremento exponencial del flujo de noticias por internet”

Además, Mobius recuerda que “en una serie de mercados y sectores, las valoraciones se estaban poniendo bastante caras”, por lo que afirma que la reciente corrección no ha sido una sorpresa. Subraya el caso de China: “Teníamos claro que el mercado doméstico de acciones clase A había visto una especulación intensa que había despegado y empujado ese mercado a máximos insostenibles en un tiempo récord con el respaldo de los estímulos del gobierno”. 

Sobre las recientes medidas del Banco Popular de China (BPCh), Mobius indica que “no hay mucho que los banqueros centrales puedan hacer cuando el dinero que ya está en el sistema no se están devolviendo al mercado: no sólo porque se ha perdido la confianza, pero también porque debido a varios requerimientos prudentes, los bancos no han incrementado los préstamos”. Es decir, que con las últimas medidas, la intención del BPCh ha sido que “permita liberar dinero del sistema bancario”. 

El consejo de Mobius para afrontar periodos como el actual es claro: “No sienta miedo de comprar cuando todos los demás estén vendiendo. Pero recuerde también que el mejor momento para comprar es cuando todos los vendedores hayan acabado sus ventas… ¡lo que puede ser más fácil de decir que de hacer!”. En todo caso, el gestor recuerda que él y su equipo aprovechan esta clase de correcciones para “comprar de forma muy cauta y selectiva valores para nuestras carteras”. Actualmente, los expertos están especialmente interesados en los valores orientados al consumo tanto de China como de otros mercados emergentes, por sus posibilidades de crecimiento en el largo plazo. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos