Gran crecimiento del patrimonio de los fondos de inversión en España


La situación actual ha generado un contexto incómodo para la gran mayoría de los inversores españoles. En estos momentos obtener las rentabilidades que se obtenían vía depósitos, no es viable. Esto provoca que una parte de estos inversores decidan que el rendimiento que obtienen por prestar su capital a la entidad financiera es suficiente, pero la gran mayoría comienza a activarse e informarse para encontrar otras alternativas de inversión.

El vehiculo de inversión que ha salido más beneficiado por este hecho ha sido los fondos de inversión. En las siguientes gráficas, realizadas a partir de datos obtenidos de Inverco podemos ver un fuerte crecimiento en el volumen de patrimonio gestionado por fondos de inversión internacionales y nacionales. 

 

El inversor ha tenido que salir a la calle, navegar en internet e informarse como buenamente ha podido para encontrar alternativas y formarse. Esto también se nota en el crecimiento de este tipo de activos internacionales en los portfolios, aunque aún queda mucho por cambiar dentro de este sector. Si buscamos el ranking de patrimonio de las gestoras españolas según el patrimonio que gestionan, en Inverco encontramos 78 gestoras. El 77,11% del patrimonio está gestionado por las 10 primeras y el 53,36% únicamente por cuatro entidades. Este hecho podría ser justificable si las diferencias de gestión fueran abismales, pero la verdad es que no lo son. En España hay muy buenos gestores y poco a poco el sector se ira volviendo más competente.

Si miramos las tablas podemos ver que el patrimonio que destina España a los depósitos ha sido superado por la inversión en fondos de inversión. Pero si lo comparamos con Alemania, Irlanda, Francia e Italia el resultado es bastante diferente ya que en estas economías como mínimo el patrimonio en fondos es el doble de lo que disponen en depósitos.

Hemos de tener en cuenta que hagamos lo que hagamos con nuestro capital, estamos asumiendo riesgo. Si lo invertimos en un depósito de una entidad bancaria, corremos el riesgo de quiebra por parte de la entidad. En el caso de la renta fija directa, el riesgo es de crédito (la entidad, gobierno, comunidad…), que no pueda afrontar los pagos. Los fondos de inversión están condicionados al equipo gestor que está al frente de la política de inversión y del comportamiento de los mercados, como es el caso de la renta variable. Pero si decidimos no hacer nada con nuestro dinero, también estamos asumiendo un riesgo, que es la depreciación mediante la inflación (aunque actualmente esta sea mínima). En definitiva, el activo libre de riesgo no existe.

La variedad de fondos de inversión es inmensa, podemos encontrar de cualquier tipología y que sean capaces de adaptarse a todo tipo de perfiles de riesgo si se realiza una buena gestión de carteras. Otros factores que han convencido a los inversores son, su atractivo fiscal al diferir el pago de impuestos al momento de reembolso, pudiendo realizar todos los traspasos que deseemos sin tener que pagar impuestos en el momento del traspaso. También hemos de tener en cuenta que delegamos la gestión a un amplio equipo de profesionales que dedican su tiempo en exclusiva a la gestión y la posibilidad de diversificación para intentar reducir lo máximo posible el riesgo del conjunto de los activos.

Podríamos decir que la principal diferencia en el uso de este vehículo de inversión entre países es debida a la cultura financiera de cada país y a la participación de los asesores financieros en el proceso de toma de decisiones en la asignación de activos.

El crecimiento en los últimos tres años ha sido muy alto, pero el crecimiento espectacular ha sido el de las gestoras extranjeras que han superado ampliamente los máximos históricos y detrás de todo ello se encuentra la mano del asesoramiento financiero independiente.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos