Gestión activa y flexible con R Alizés


En la coyuntura actual de los mercados donde la volatilidad es la característica predominante y todo hace pensar que se mantendrá durante unos meses, la flexibilidad es un requisito fundamental en cualquier fondo de inversión. Tener la capacidad de poder adaptarse a los cambios que se producen en los mercados es clave si se quieren obtener buenos retornos. En este contexto, en Rothschild & Cie Gestion hemos registrado recientemente en España un nuevo fondo de inversión que cumple a pies juntillas estas características. Se trata de R Alizés un producto de gestión diversificada y flexible, cuya filosofía de inversión se basa en las tres “C”: gestión de convicciones, en ser contrarian y convexidad de las inversiones. 

La gestión de convicciones se encuentra en el ADN de nuestra gestora y mediante la misma tratamos de obtener rentabilidades notablemente superiores a la de los índices de referencia. Para ello identificamos oportunidades de inversión con un horizonte de medio y largo plazo independientemente de las condiciones del mercado. Y es aquí donde aparece también la visión contrarian, a veces hay que ser capaces de ver ‘más allá de los números’ del momento, de lo obvio, y alejarse del consenso, encontrando buenas oportunidades alcistas o bajistas. Nuestro objetivo es entender los ciclos económicos, las tendencias de los mercados, de dónde procede la rentabilidad de las compañías y a través de estas variables determinar nuestra asignación y selección de valores. Además, nuestros analistas estudian las valoraciones de los activos, ponen en revisión los precios y analizan su convexidad. El precio de mercado en un momento dado está determinado por dos parámetros: la expectativa sobre los resultados, expresada por el consenso de mercado, y la incertidumbre sobre los mismos, es decir, la prima de riesgo. En este sentido, nuestros analistas ponen en perspectiva la expectativa de los resultados, si son demasiado optimistas o pesimistas, y si la prima de riesgo está bien valorada. Una vez analizados todos estos aspectos, decidimos nuestra asignación de activos.  

Esta filosofía de inversión es la que se aplica en R Alizés. Este fondo puede invertir tanto en bolsa como en deuda. En concreto, la cartera de renta variable puede oscilar entre el 0% y el 30%, mientras que la parte de renta fija va del 70% al 100%. Para ello se realiza una gestión de convicción basada en una asignación discrecional entre las distintas clases de activos y regiones geográficas. En la parte de renta variable, la distribución geográfica y sectorial se lleva a cabo en función de la visión macroeconómica y el análisis financiero de los valores. La cartera de renta fija, por su parte, está invertida principalmente en bonos con grado de inversión, aunque el fondo puede tomar una exposición de hasta el 50% en bonos de alto rendimiento y un 10% en bonos convertibles. 

Actualmente, R Alizés, está invertido al máximo en renta variable, es decir un 30%, para tomar ventaja del entorno económico. Creemos que las valoraciones son atractivas tanto en términos absolutos, como frente a otras clases de activos. Y en este sentido, consideramos que los mercados de valores europeos son los que ofrecen mayor potencial en este momento. En esta parte de la cartera destaca la presencia de entidades financieras, entre ellas algunas españolas como Caixabank o Banco Popular.

En la cartera de renta fija, la principal apuesta son los bonos soberanos de países periféricos. Dentro de este segmento, Portugal y España, son las mayores posiciones. Por el contrario, y dado el bajo nivel de los tipos de interés estamos cortos en el bono alemán. De esta forma, tenemos una duración modificada de cero y si los tipos de interés subieran en los próximos meses no seríamos penalizados, al igual que si se estrecharan los diferenciales entre los países periféricos y los centrales. La deuda corporativa, por el contrario, está cara en términos absolutos, aunque existe valor en algunos nombres del segmento de alto rendimiento, pero hay que ser cauteloso.

Aunque acabamos de registrar el fondo en España, R Alizés fue lanzado en Francia hace ahora tres años y fruto de la gestión flexible y activa que permite adaptarse a los cambios del mercado, los resultados han acompañado. No en vano, registraba una rentabilidad anualizada a cierre de agosto del 8,7% a tres años. Además, este año está situado en el primer cuartil de su categoría a dos y tres años. 

Lo más leído

Próximos eventos