GARS: temáticas en cartera, ajustes realizados en las últimas semanas y estrategias que han y no han funcionado en el verano


El Standard Life Global Absolute Return Strategies (GARS) es el fondo más vendido en Europa este año, lo que ha elevado su patrimonio hasta los 14.500 millones de euros, según datos de Morningstar. Se trata de una estrategia de retorno absoluto con objetivo Euribor + 5% anual (en periodos de 3 años consecutivos computados mensualmente y antes de comisiones) con un nivel de volatilidad de entre el 4% y el 8%. Después de un julio positivo para el fondo, el GARS perdió un 1,45% en agosto, lo que lo sitúa su acumulado desde comienzos de año hasta finales de agosto en el 3,19%, y desde comienzos de año hasta finales de septiembre (-0,75% durante ese mes) en el +2,42% (ambas rentabilidades en euros bruto de comisiones). “Pese a la negativa rentabilidad mensual el fondo ha reaccionado como esperaríamos ante fuertes caídas de la renta variable mundial, situándose en la parte baja del rango de volatilidad esperada frente a la renta variable mundial, alrededor de un 30%”, afirman.

Según explica el equipo gestor a Funds People, durante agosto no han alterado sustancialmente la cartera, ni siquiera como consecuencia de la situación de China. “El comportamiento del GARS tiende a ser resistente, por lo que no estamos obligados a ser reactivos ante fuertes correcciones de los mercados. Una crisis en China ya la lleva analizando el equipo de riesgos desde hace mucho tiempo en el análisis de escenarios futuros, así que estamos bastante seguros de que, si la crisis empeorase, la cartera reaccionaría bien en comparación con otros activos. Hasta ahora sólo hemos visto la mitad del impacto que hemos modelado que pudiese producirse y ante el cual hemos estado testando la cartera”. En caso de que la crisis china se agravase, esperarían que ciertas estrategias aportaran un apoyo material a la estrategia, entre ellas largos en dólar, cortos en el won coreano, estrategias de valor relativo en renta variable estadounidense y cortos en dólar australiano.

Las estrategias más importantes implementadas en la cartera

Sin embargo, algunos de los temas más destacables se pueden agrupar en varios bloques. Primero: “el crecimiento norteamericano seguirá siendo superior a otras áreas geográficas y la Reserva Federal está cerca de iniciar un proceso de normalización de tipos”. La estrategia es cortos de duración en EE.UU, largos de dólar frente al euro y largos en bonos del gobierno mexicano frente al euro. Segundo: “en Europa, la competitividad empresarial está mejorando y los beneficios serán sin duda impulsados por una depreciación adicional del euro, una mejora de la demanda interna y costes energéticos más bajos. Japón se encuentra en una fase de recuperación económica con crecimiento, soporte de su política monetaria y reformas estructurales. El Banco de Japón está tomando medidas para alcanzar el objetivo de inflación”. La estrategia: largos de renta variable europea y japonesa.

Tercera temática: largos de dólar norteamericano frente al won coreano. “Aunque la economía coreana se está ralentizando, el won coreano se ha mantenido fuerte, mientras que sus competidores, sobre todo Japón, han tomado las medidas para debilitar sus monedas. De cara al futuro, se espera que tipos más bajos y una moneda más débil mejoren el panorama económico”. Cuarta: largos de deuda pública mexicana y peso frente al euro y al dólar australiano. “Estamos positivos en México que gana competitividad frente a China y se beneficia de su proximidad geográfica a EE.UU, frente a un dólar australiano muy ligado a la demanda industrial china”. Y quinta: “largos de deuda pública australiana ante las perspectivas de enfriamiento de su economía, impactada negativamente por la caída en los precios de las materias primas”.

Qué ha funcionado y qué no en agosto

Las estrategias que más aportaron a la rentabilidad del fondo en agosto fueron estar largos en duración australiana, dólar frente al won coreano, largos en volatilidad en mercados de acciones y las estrategias de valor relativo en volatilidad de mercados de acciones china frente a la británica. Las que más han detraído de la rentabilidad también se pueden agrupar en cuatro bloques: bolsa europea, japonesa, rupia frente al euro y acciones mineras globales, posición que cerraron en octubre. La cartera está construida para generar rendimientos positivos en una multitud de escenarios económicos, con una diversidad duradera intrínseca. Lo hacen a través de una diversidad de fuentes de retorno (típicamente 25-35 estrategias en la cartera), evitando concentraciones en cualquier tipo de activo o estrategia individual. “Esto permite que el fondo sea resistente, no reactivo, y aprovechar las oportunidades generadas por el cambio y la volatilidad en los mercados”. 

En cuanto a los principales contribuidores y mayores detractores en el tercer trimestre, las estrategias de valor relativo en renta variable y divisas aportaron diversidad, en particular la larga de tecnológicas americanas frente a las pequeñas compañías, así como su posición corta en el won coreano. “Ambas respondieron ante la mayor incertidumbre sobre el crecimiento de China, que también llevó a bajadas en los tipos de interés de Australia, lo cual fue un factor positivo. Una mayor incertidumbre en el mercado también dio lugar a un comportamiento positivo de las estrategias de volatilidad”, explican. Respecto a los detractores, las estrategias en bolsa retrocedieron, lideradas por la posición en compañías mineras globales. “El crédito también fue negativo pero aprovechamos la oportunidad para añadir a nuestras posiciones con diferenciales más amplios. Las posiciones cortas en duración y las posiciones en bonos de mercados emergentes también fueron un factor negativo, al igual que algunas de las estrategias de divisas”.

Últimas estrategias implementadas en la cartera

El equipo ha implementado nuevas ideas. Las últimas que añadieron a la cartera corresponden a estrategias particulares de renta variable y duración que –a su juicio- se beneficiarán de la dispersión y diferentes perspectivas de crecimiento, junto con una posición corta en dólar de Singapur. También recogieron beneficios en su posición corta en dólar canadiense y cerraron la posición en el bono del gobierno de Brasil, debido a la incertidumbre política. En renta variable, abrieron una estrategia de valor relativo larga en bancos estadounidenses frente a compañías de productos básicos de consumo americano. “A medida que el ciclo económico progresa y madura, cambios en varios factores apoyan la rentabilidad de los bancos relativamente frente a las de productos de consumo básico. Además, un mercado estadounidense alcista oculta una dispersión interna en crecimiento de beneficios y en valoración, con los sectores bancario y de productos básicos colocados cerca de los extremos de esta dispersión”.

En duración, cerraron su posición en bonos del gobierno de Brasil después de que S&P pusiese al país en vigilancia negativa en julio en medio del escándalo político y de corrupción. También añadieron una posición de valor relativo europea frente a británica. “En Europa, una alza de los tipos a corto plazo sigue siendo muy poco probable dada la necesidad de un período prolongado de política monetaria flexible, mientras que en Reino Unido los tipos de interés podrían subir más pronto de lo que espera el consenso de mercado, dada la evidencia creciente de recuperación de la demanda impulsada por el sector privado. Hacia el final del trimestre modificamos esta estrategia mediante la adición de duración estadounidense, lo que añade beneficios de diversificación y la convierte en una estrategia con menos direccionalidad”, revelan los responsables del GARS.

En crédito, añadieron una estrategia de crédito corporativo en grado de inversión estadounidense que busca explotar el valor del crédito a plazos largos. “Las valoraciones parecen atractivas en este extremo de la curva, resultado de una sobreoferta de crédito causado por el largo volumen de emisiones de crédito a largo plazo por empresas que buscan aprovechar las tipos bajos”, aseguran. En divisas, después de cerrar su posición en el dólar estadounidense frente al dólar canadiense tras alcanzar su objetivo de rentabilidad, introdujeron una posición corta en dólar de Singapur frente al dólar estadounidense. “La estrategia busca beneficiarse de un entorno comercial y de crecimiento estructuralmente más débil en Asia, y de la necesidad de las autoridades de Singapur de lograr una devaluación gradual, pero persistente de su divisa para aumentar la inflación”, explican.

En volatilidad, abrieron una estrategia de valor relativo EuroStoxx 50 frente al S&P 500. Anticiparon que el índice EuroStoxx 50 seguirá experimentando una mayor volatilidad en relación con el S&P 500 frente a lo descontado por opciones y swaps de volatilidad. “El EuroStoxx 50 es más cíclico, más concentrado, con 50 compañas frente a las 500 del S&P, y tiene generalmente una beta más alta que el S&P 500, índice más defensivo”, concluyen desde el equipo de Standard Life Investments.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos