Franklin Templeton: cuatro factores estructurales en India


El año 2015 termina con serios problemas para buena parte del mundo emergente: China ha asustado a los mercados con la desaceleración de su crecimiento económica, Brasil ha perdido su rating con grado de inversión y Rusia sigue sufriendo los efectos de las sanciones. En este contexto, los fundamentales de India parecen brillar con más fuerza si cabe, sobre todo si se la compara con China, el otro gran campeón regional: “Muchos comentaristas están olvidando un detalle importante: India, como muchos otros países emergentes, no es una economía con grandes exportaciones. Su economía está más enfocada al sector nacional” explica Sukumar Rajah, gestor del Franklin India para Franklin Templeton Investments. Éste añade que, dado que las exportaciones aportan un 23,6 % del PIB indio, “si se produce un descenso del crecimiento mundial, es probable que afecte menos a su economía”.

Rajah compara a India con otros países del universo emergente muy dependientes de las materias primas, como Rusia y Brasil: “India, como importador neto, es un beneficiario fundamental en un entorno con precios de materias primas bajos”. Por tanto, la postura de Franklin Templeton es que “la caída de los precios de las materias primas y el posterior impacto en el coste de las importaciones podrían dejar a India en una buena posición para beneficiarse de las condiciones económicas actuales, al contrario que otras economías BRICS” (India es el único BRICS cuyo PIB ha crecido desde 2013−2014). De hecho, Rajah destaca algunas de las mejorías ya visibles sobre la economía índia: “Los déficits gemelos (presupuesto nacional y comercio exterior) parecen estar controlados, la inflación ha caído de forma significativa desde 2014 y las reservas monetarias mejoradas sugieren que la vulnerabilidad sería menor en caso de que inversores extranjeros retirasen capital”.Todos estos factores le llevan a afirmar que “mientras otras economías BRICS se enfrentan a sus propios problemas nacionales, el camino de India es levemente diferente”.

¿Qué hace diferente a India?

Para Rajah la principal diferencia, no obstante, no tiene que ver con la menor vulnerabilidad de India, sino porque considera que presenta potencial “para mantener un alto crecimiento durante las próximas dos a tres décadas”. Destaca cuatro factores que van a contribuir a este crecimiento: la población en edad de trabajar, la productividad laboral, un aumento del gasto de capital sobre el PIB y la productividad del capital. “India tiene la oportunidad de seguir mejorando en los cuatro factores durante mucho tiempo para construir una trayectoria de crecimiento sostenible”, afirma el gestor.

Éste aporta algunos datos para refutar su tesis, empezando por la predicción de un estudio reciente de la ONU de que India superará a la población de China en 2022 y podría alcanzar hasta los 1.700 millones de habitantes en el año 2050. “Con el PIB per cápita de India a niveles similares a Brasil en 1983 y a China en 2004, los niveles de prosperidad de India están décadas por detrás de otros mercados emergentes, lo que deja un amplio margen para poder alcanzarlos. Además, la disponibilidad de medios de capital humano de alta calidad implica la buena posición de India para competir en el sector de servicios de comercialización y sectores de mayor valor añadido, como la tecnología de la información y las farmacéuticas”, diagnostica Rajah.

El gestor también incide en el capítulo de cambios demográficos sobre el índice de dependencia en India, que se prevé que disminuirá hasta 2040, una tendencia inversa a la de otras muchas economías: “Consideramos que esta tendencia aumentará el número de trabajadores, en comparación con muchos otros países que en última instancia deberán crear oportunidades para un crecimiento nacional y flujos minoristas sólidos, así como contribuir a un aumento de la población de la clase media, que alcanzará los 1.100 millones en 2030”. 

A continuación, Rajah pasa a analizar la evolución de la inversión extranjera directa en India, un punto clave tras los bajos niveles registrados en los años anteriores a la llegada de Narendra Modi a la presidencia. El gestor indica que los sectores más prometedores son la industria ferroviaria, defensa y seguros (el gobierno indio incrementó este año el límite de inversión extranjera en aseguradoras, del 26% al 49%). Una vez más, ya se constatan signos evidentes de cambio: “Los flujos de entrada de la inversión extranjera directa alcanzaron máximos históricos en 2015, mientras que la propiedad de los inversores de carteras extranjeros de acciones indias alcanzaron un máximo histórico, lo que consideramos como una señal de que las reformas de Modi se dirigen a buen puerto”, señala el representante de Franklin Templeton.

Éste se fija paralelamente en el reequilibrio de los ahorros nacionales en los últimos 18 a 24 meses como resultado de los ajustes macro. Señala que “como parte del ahorro familiar general, se ha producido un aumento de la asignación a inversiones financieras en India, principalmente en mercados de renta variable”. El resultado ha sido un gran incremento de suscripciones a fondos de renta variable nacionales, lo que ha compensado los flujos de salida de inversores extranjeros.

La otra buena noticia es que esta tendencia sólo acaba de empezar, dado que sólo el 2,3% de los ahorros de las familias indias están invertidos en renta variable. “Una normativa más favorable para los inversores, junto con una demografía muy positiva, un entorno de crecimiento propicio y una mejor educación de los inversores, podría dar lugar a un fuerte aumento de los flujos de inversión nacionales en renta variable india de medio a largo plazo”, vaticina Rajah. Cree que, de cumplirse esta predicción, “no sólo podría respaldar la clase de activos de renta variable nacional, sino también reducir la correlación de mercados de valores indios a mercados globales, lo que ayudaría a dominar la volatilidad”.

Por la presencia de estos catalizadores estructurales, junto con impulsos cíclicos que pueden ayudar a un crecimiento sostenible, la visión del gestor de Franklin Templeton es que “India se encuentra en una posición envidiable en relación con muchas otras economías”. Éste lanza un mensaje de tranquilidad a los inversores: “A corto o medio plazo, es posible que el crecimiento retroceda a tendencias a largo plazo, impulsado por el gasto en infraestructura y consumo urbano, pero también ayudado por un entorno de tipos de interés acomodado que ha obtenido el respaldo de las caídas de la inflación. Por ésta y otras razones, consideramos que la historia de India no ha hecho más que empezar”.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos