François Badelon y su teoría de los círculos de calidad de la información


El pasado mes de diciembre, François Badelon hacía las maletas con su familia para emprender un viaje sin billete de vuelta. Su destino: Singapur. Allí le esperaba el nuevo reto que se habían propuesto en Amiral Gestion: el de llevar la gestión value que practica esta boutique con 3.200 millones de euros en activos a Asia y aprovechar su presencia en la región para descubrir nuevas oportunidades de inversión que poder introducir en la cartera de fondos como el Sextant Grand Large, fondo mixto flexible con calificación Consistentes Funds People que él cogestiona. El mundo emergente siempre ha sido visto por Badelon como un universo en el que se pueden encontrar oportunidades con mucho potencial. Sin embargo, “para hallarlas hay que estar cerca de ellas. Esto es mejor que buscarlas desde la distancia”, afirma en una entrevista con Funds People.

El proyecto Singapur apenas está echando a andar, pero en estos escasos siete meses que Badelon lleva viviendo en el país ya se ha podido percatar de algunas situaciones que, aunque parezcan obvias, son importantes desde el punto de vista de la inversión. “La primera es que no puedes entender estos mercados si no estás cerca. El universo es enorme y ofrece muchas posibilidades. Hay muchos países y, en cada uno de ellos, miles de empresas. Si abres Bloomberg lo puedes ver, pero si lo ves sobre el terreno la situación es completamente diferente: conoces a los equipos directivos, los productos que venden, a los clientes de esas compañías, comprendes mejor su negocio… Siempre es difícil imaginarse las cosas desde la distancia”, reconoce. Desde el punto de vista del negocio, Badelon también ha podido comprobar in situ que en la región existe un gran competencia.

“Hay gestores y analistas muy preparados, que hacen muy bien su trabajo. La ventaja de Amiral Gestion es que nuestra cultura de empresa es diferente al de las entidades locales, lo que nos dará un cierto poder de atracción. Por ejemplo, Amiral es una gestora que practica el value investing con menos jerarquía interna y que da más responsabilidades a los jóvenes, lo que nos aleja mucho tanto del modo en el que gestionan las entidades locales como de las grandes firmas internacionales presentes en la región. Cada fondo está dividido en varios subfondos, que son conducidos por distintos gestores. No hay súper estrellas. Cada uno tiene la libertad para hacer lo que quiera, siempre argumentando sus ideas. Es un trabajo de equipo no habitual en el mundo de la gestión”, explica.

Por ahora, la oficina de Singapur que acaban de abrir está orientada a la gestión. Harán contrataciones para contar con un equipo de profesionales que capturen las oportunidades que brinda el continente asiático. “Intentaremos tener allí al mejor equipo posible. Muchas empresas afincadas en la región son muy opacas. Quizás ésta sea la principal diferencia con las compañías occidentales. En algunos casos, no existe otra manera de acceder al equipo directivo de las empresas y de interactuar con sus miembros si no es asistiendo a sus juntas anuales de accionistas. Si lo comparas con las empresas europeos o americanas observas claramente que es más difícil adentrarte en la compañía, pero nosotros tenemos una estrategia: el de estar en el primer círculo de la calidad de la información”.

En este punto, Badelon expone cuál es su teoría de los círculos de calidad de la información. A su juicio, existen cuatro. El primero de ellos y más importante es el que denomina el círculo social. “Es el círculo uno. Estás en él cuando eres del mismo país, hablas el mismo idioma y tienes una relación directa con los equipos directivos de las empresas. Es algo normal y muy simple de entender, ya que responde al propio comportamiento humano. Nosotros queremos formar parte de ese círculo y estar lo más cerca posible de las empresas. En estos momentos estamos buscando en las escuelas de negocio analistas y gestores cualificados que cumplan los requisitos que exigen el círculo uno y que crean en la filosofía de inversión que nosotros defendemos”, revela.

El resto de círculos llevan a mantener una relación menos profunda con la empresa. El segundo sería el de alguien que habla el idioma, pero que no es del mismo país. El tercero, el de quien habla inglés con el directivo en la oficina de la empresa. Y, por último, está el cuarto círculo: el de quien mantiene contacto telefónico desde la otra punta del mundo. La importancia de la cercanía también afecta al negocio. Badelon cree que Amiral irá creciendo en la región de igual forma que lo está haciendo en España, donde la entidad ya cuenta con más de 3.000 clientes. “Todo responde a una evolución. Estás presente en el país, tus potenciales clientes te van conociendo y, de repente, un día el negocio cristaliza”, asegura. El compromiso con el mercado español lo mantiene. Amiral Gestion tiene oficina en España, ha nombrado a Pablo Martínez Bernal como responsable de relación con inversores y el próximo 13 de septiembre celebrará un evento con inversores en Madrid.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos