Fondos de acciones con dividendo


El entorno económico actual está caracterizado por una alta volatilidad en los mercados, un crecimiento económico desigual a bajas tasas y unos rendimientos de los bonos en recuperación tras alcanzar mínimos históricos. Del lado de la renta variable, hemos asistido a varios años de crecimiento basado en la expansión de múltiplos, con pobres beneficios empresariales y controvertidas expectativas de futuro.

Por otro lado, el patrón de comportamiento de los inversores está cambiando, las empresas tienen que prepararse y adaptarse para una era diferente, en la que los inversores retoquen sus estrategias de inversión para dar más peso a la obtención de rentas frente al crecimiento del capital. De hecho, en un mundo cada vez más envejecido, la demanda de rentas como las que ofrecen las acciones que pagan dividendos, no hará más que aumentar.

Bajo estas premisas, la búsqueda de dividendos atractivos y sostenibles en el tiempo se presenta como una estrategia con la que compensar, en parte, la inestabilidad de las cotizaciones bursátiles, a la vez que nos ofrece un complemento de rentabilidad a las carteras.

El dividendo como componente indispensable en la rentabilidad total del inversor

Históricamente se ha demostrado que las compañías que reparten dividendos no solo destacan en mercados bajistas, dada su condición de empresas de calidad, sino que se comportan mejor en los mercados alcistas por su capacidad de gestión y de generación de caja (beneficios). Por eso, la estrategia de inversión en fondos que buscan acciones con dividendos atractivos y sostenibles tiene como objetivo conseguir una rentabilidad total para el inversor.

Oportunidades globales y europeas

Columbia Threadneedle presenta a los inversores dos productos caracterizados por una filosofía de inversión basada en el equilibrio adecuado entre el dividendo atractivo y el crecimiento sólido de la empresa que permita mantener e incrementar el esquema de dividendos en el tiempo.

Con la firme creencia de que los dividendos son una señal subestimada e infrautilizada como clave de inversión, el fondo de renta variable global, Threadneedle Global Equity Income, compra acciones con un dividendo superior al 3% a nivel global y mantiene en cartera entre 75-95 posiciones. Este fondo cuenta con cuatro estrellas Morningstar.

Por su parte, el fondo de renta variable europeo, Threadneedle Pan European Equity Dividend, calificado por Morningstar con cinco estrellas, realiza la búsqueda en el universo de empresas de calidad con reparto de dividendo en la zona Euro, para mantener en cartera entre 30-50 posiciones.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos