Tags: Latam |

Fidelity: “La renta fija atraerá al inversor el próximo año”


“La amplitud y la diversidad de la renta fija  como clase de activo seguirán atrayendo a los inversores en 2013”. Así lo cree Andrew Wells, director mundial de Inversiones de Renta Fija de Fidelity Worldwide Investment, quien considera que “la deuda pública de alta calidad de los mercados desarrollados parece estar sobrevalorada, si bien esto podría seguir siendo así a la vista de la demanda de los bancos centrales y la constante incertidumbre”. Asimismo, el experto se muestra convencido de que los bonos corporativos con alta calidad crediticia y alto rendimiento siguen apoyándose en unos sólidos fundamentales crediticios, aunque las expectativas de rentabilidad necesariamente serán moderadas el próximo año.

Según explica Wells, a la vista de los flujos de capitales que han entrado en los mercados de bonos, la idea de una burbuja en la renta fija está empezando a suscitar preocupación entre algunos inversores. “En mi opinión, para revertir de forma apreciable la fuerte tendencia hacia los mercados de bonos, habría que presuponer un entorno de alto crecimiento en el que los tipos de interés suban y en el que los fundamentales de la inversión en renta fija se vean presionados. La probabilidad de que esto ocurra es remota y no preveo que en 2013 vaya a aparecer el tipo de entorno de crecimiento fuerte que lleve a los bancos centrales a subir las tasas en todo el mundo”, afirma.

En este sentido, el responsable de la gestora indica que muchos inversores siguen preocupados por la volatilidad y la incertidumbre, lo que les seguirá llevando hasta los bonos como clase de activo. A esto hay que añadir el hecho de que dentro de la renta fija existe una gran diversidad. Esto no quiere decir, por el contrario, que Wells reconozca abiertamente que, a su juicio, existen algunos activos sobrevalorados. “En los mercados desarrollados, la deuda pública de calidad sí que parece estar sobrevalorada atendiendo a nuestros modelos de valor razonable. De hecho, esta situación podría prolongarse durante algún tiempo ante el aumento de la incertidumbre y la menor oferta de activos de calidad”, indica.

A su entender, cuando la recuperación económica se consolide más, la brecha entre los rendimientos actuales de la deuda pública y los parámetros de valor razonable probablemente se cierre. “Por ese motivo, los inversores tienen que tener presente la duración de sus activos. Optar por bonos de duración más corta podría ayudar a proteger contra este riesgo”, asegura el experto.

Deuda con grado de inversión y high yield

En lo que respecta a deuda corporativa de alta calidad crediticia, Wells indica que existe el peligro de que algunas empresas aprovechen la financiación barata disponible y eleven de nuevo su endeudamiento para emprender fusiones y adquisiciones, recomprar acciones y pagar dividendos. “Esto podría provocar el descenso de algunas calificaciones, por lo que resulta esencial aplicar un enfoque fundamental basado en el análisis a la hora de seleccionar bonos corporativos”, apunta el director. En líneas generales, considera que los fundamentales siguen siendo positivos y los balances continúan estando saneados.

Por otro lado, en Fidelity siguen viendo atractivo en los mercados de alto rendimiento, si bien recomienda centrarse en el segmento de alta calidad del mercado. “Los inversores deberían ser realistas sobre las perspectivas para 2013, ya que las rentabilidades excepcionales de los últimos años no van a repetirse. Cabe esperar que esta clase de activos ofrezcan un carry positivo atractivo más que fuertes plusvalías y probablemente veamos rentabilidades positivas cercanas al 10% en lugar de ganancias de dos dígitos”, indica el experto.

Deuda emergente

La deuda de los mercados emergentes se ha comportado de forma positiva en 2012 y, según Wells, sigue siendo atractiva a la vista de las perspectivas de entradas de capitales en las divisas de mayores rendimientos. “Existe una fuerte correlación entre los PMI de los emergentes y las divisas de estos países. Si vemos que se consolida una recuperación mundial gradual, cabe esperar un aumento de las rentabilidades de las divisas emergentes. No obstante, la siguiente fase de esta recuperación no tiene que ser necesariamente en bonos en divisa fuerte: podría ser en bonos corporativos y en emisiones en moneda local”, señala.

Ojo a la inflación

El responsable de Renta Fija de Fidelity cree que los inversores deberían ser muy conscientes del riesgo de latente de inflación a medida que nos acerquemos a 2014. “Esto eleva el atractivo de las estrategias que protegen contra la inflación, pero el problema es que estos bonos generalmente se comportan mejor en un entorno de crecimiento más alto y la estructura de duraciones más largas de muchas emisiones introduce un riesgo de tipos de interés indeseable”. Según explica, una estrategia que tal vez proteja más contra la inflación sería incrementar la exposición a los bonos emergentes indexados a la inflación, al estar apoyados en tasas de crecimiento más elevadas.

Lo más leído

Próximos eventos