Fidelity: “La dinámica del mercado estadounidense definitivamente se ha ralentizado”


“Si las ganancias continúan este año, podría convertirse en el segundo mercado alcista más largo en EE.UU. en los últimos 85 años”. Lo dice Jeff Hochman, director de análisis técnico de Fidelity Worldwide Investment. Hochman también llama la atención sobre un efecto decenal por el que la renta variable estadounidense ha mostrado ganancias todos los años terminados en 5 desde 1885. Y añade que, el tercer año del mandato presidencial en EE.UU. a menudo es el mejor de los cuatro. Si todo parece estar a favor, ¿qué puede ir mal en el mercado? 

El experto parte de la constatación que “la dinámica del mercado estadounidense definitivamente se ha ralentizado”, y por ello recomienda prestar mucha atención a las posiciones de consenso, como largos en el dólar y sobreponderados en acciones estadounidenses. Recuerda que 2014 se caracterizó por las fuertes entradas de capitales en una serie de sectores bursátiles con características similares a los bonos (servicios públicos, consumo básico), y en sectores con sesgo crecimiento (salud, tecnología). “Si estos posicionamientos comienzan a deshacerse, podríamos experimentar más volatilidad”, advierte.

A esto añade Hochman que “un menor ritmo de revalorización del dólar podría sentar las bases para todo lo demás, incluso para una estabilización o un rebote de los precios de las materias primas desde mínimos”. Basa este pronóstico en que los últimos tres años han sido años consecutivos de reducciones en las cotas máximas de los índices de volatilidad: “Cada vez que hemos tenido un pico de volatilidad, se alcanzaban máximos más bajos y esta racha de volatilidad probablemente continúe durante algunos meses todavía”, advierte. La puntilla a la volatilidad la puede dar la Reserva Federal cuando suba los tipos, y por ello Hochman sentencia que “el aumento de la volatilidad a finales de 2014 probablemente continuará en 2015, ya que se alimenta de las tensiones geopolíticas y la falta de transparencia sobre los plazos de subidas de los tipos de interés por parte de la Fed”.

El experto valora positivamente la decisión del BCE de iniciar su propio programa de compra de deuda, y aventura que, si este QE a la europea “sigue patrones similares a los que hemos visto en Japón y EE.UU y el sentimiento del mercado recibe el impulso adecuado, entonces podríamos ver otro fuerte movimiento al alza en los mercados, seguido de una rotación de los valores defensivos hacia los cíclicos”. Junto con la ausencia de un impacto sistémico de Grecia sobre otras regiones, Hochman considera que estos factores “podrían reforzar los argumentos a favor de la renta variable europea si vemos una tendencia de peor comportamiento relativo de EE.UU frente a Europa”. 

Éste añade que “la renta variable de Europa (sin Reino Unido) presenta una valoración favorable frente a su homóloga estadounidense y la debilidad comparativa del euro frente a muchas de las grandes divisas es un regalo para muchas empresas europeas de calidad que exportan”. Por ello, y a pesar de las salidas de capitales de la renta variable europea en 2014, Hochman opina que “la marea podría haber cambiado y las bolsas europeas podrían ser un buen destino para la considerable cantidad de liquidez fuera del mercado en Europa y también en EE.UU.”. 

En todo caso, lo que observa el equipo de análisis técnico de Fidelity es que, con la excepción de EE.UU, los índices de amplitud del mercado que muestran los avances menos los retrocesos regionales (cuántos valores suben o bajan a lo largo del tiempo) han permanecido relativamente planos durante los últimos 18 meses, “lo que da una idea de la fortaleza relativa neutral en las bolsas”. Aunque la bolsa estadounidense ha destacado frente a otras regiones por crecimiento de beneficios, Hochman considera que ahora “podría estar en un punto de inflexión, ya que la fortaleza del dólar es un lastre para los exportadores estadounidenses, mientras que la debilidad del euro favorece a los exportadores europeos”.

¿Hacia dónde se dirigen los flujos?

El experto de Fidelity también dedica parte de su análisis a estudiar los flujos de inversión en los distintos activos de riesgo. Comienza constatando la gran cantidad de liquidez fuera del mercado: los fondos monetarios captaron 106.000 millones de dólares en todo el mundo sólo en el cuarto trimestre de 2014. “Si a ello le sumamos las entradas de capitales en los fondos de renta variable y bonos de alta calidad crediticia de los mercados desarrollados, vemos el posicionamiento actual ligeramente defensivo”, indica. Durante el primer trimestre de 2015, el equipo de análisis técnico espera ver más salidas de capitales desde deuda high yield hacia bonos de alta calidad crediticia. También esperan más entradas de capitales en las acciones de los mercados desarrollados que en las de los emergentes.

De cumplirse estas predicciones, se alteraría la tendencia registrada en 2014, año en el que en general los flujos de inversión de la renta fija mundial fueron positivos: excluyendo la deuda high yield y la emergente, la renta fija mundial captó 189.700 millones de dólares en 2014, lo que supuso una gran mejora frente a 2013. “Sin embargo, en EE.UU y Europa la cantidad de dinero que entró en fondos de inversión colectiva de gestión activa es muy baja y, en este sentido, no sorprende que todas las entradas netas hayan tenido como destino los fondos cotizados”, concluye Hochman.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos