Feelcapital, a punto de alcanzar los 1.300 clientes en seis meses


Recién cumplidos los seis meses desde que se puso en marcha Feelcapital EAFI, Antonio Banda, CEO y fundador de la firma, muestra su satisfacción por el buen arranque de la primera plataforma web de asesoramiento digital en fondos de inversión en España. En este periodo de tiempo, la entidad está cerca de alcanzar los 1.300 clientes (aquellos que pagan un coste mensual de 15 euros o 150 euros al año) y superar los 3.700 registros (aquellos que simulan una cartera sin conocer los vehículos que hay detrás). El objetivo de la firma, confirma Banda, es situarse en los 30.000 clientes de cara a finales de año.

Feelcapital, en sus orígenes, estimó que más de 300.000 inversores españoles utilizarán este tipo de servicio en el año 2017, lo que significaría que, si esta entidad continua creciendo en línea con lo esperado, tendrá una cuota relevante en esta industria emergente. Actualmente, este equipo de 10 profesionales (cinco de ellos de análisis) con Banda al frente, tiene 353 millones de euros de activos bajo asesoramiento, siendo la cartera media de más de 95.000 euros. Su cliente de mayor patrimonio concentra casi 15 millones y el de menor, unos 4.000 euros.

Su reto continuará ser intentar llegar al mayor número de clientes posibles y ofrecerles un asesoramiento financiero en formato digital, independiente, personal, transparente, y con una tarifa única. En definitiva, un proyecto basado en la desintermediación y en la búsqueda del cambio de la industria española.

Crítica a los mixtos españoles de las redes bancarias

En la actualidad, Banda se muestra contrario al giro que se está dando hacia fondos mixtos en grandes redes españolas, productos con una gestión poco activa ya que, si la hicieran, “tendrían que denominarlo gestión alternativa”, menciona el CEO de la EAFI. Según el fundador de Feelcapital, “las altas entradas en este tipo de fondos son consecuencia simplemente de que iba a salir el dinero de garantizados y fondos de rentabilidad objetivo y estas entidades necesitaban un producto donde recogerlo”.

Considera que se trata de un vehículo que no recoge el perfil de los clientes, que están bajo un objetivo de ventas y que son excesivamente caros. “Un fondo de este estilo, donde un 70% de la cartera está en deuda europea y un 30% en bolsa española, es más caro que comprarte ese 30% en un fondo de renta variable española y, por otro lado, el 70% en un fondo de renta fija de Europa”, explica.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos