Tags: Latam |

FATCA y los Wealth Managers colombianos


Entre otras FATCA requiere que las FFIs celebren acuerdos con el IRS (la autoridad tributaria de los EEUU.) en la primera mitad de 2013 y establezcan sistemas y procedimientos que les permitan identificar personas obligadas a pagar impuestos a los EEUU. y reportarlas. Las FFIs que no celebren dichos acuerdos (“incumplidoras de FATCA”) estarán sujetas a retención del 30% sobre giros provenientes de los EEUU. Los clientes que no autoricen a la FFI a compartir su información con el IRS se considerarán incumplidores de FATCA y la FFI deberá cerrar sus cuentas o retener el 30% de los giros provenientes del exterior que se acrediten en las mismas. El gobierno de EE.UU. ha informado que negocia acuerdos bilaterales con los gobiernos de varios países miembros de la OCDE (Alemania, España, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Suiza hasta ahora) para facilitarles el cumplimiento de FATCA. Estos acuerdos disponen que ciertas FFIs en estos países (particularmente administradoras de fondos de pensiones e instituciones de tipo local que no representen un riesgo significativo de evasión de impuestos) pueden quedar exentos de deberes previstos en FATCA entre otras ventajas.

Colombia es el aliado más cercano que tienen los EEUU. en Suramérica y como tal ha sido destinatario de ayuda significativa para erradicar el tráfico de narcóticos y para combatir grupos terroristas. Pareciera, entonces, ser un excelente candidato para un acuerdo bilateral como los mencionados arriba, aunque no sea miembro todavía de la OCDE. Con uno de tales acuerdos el IRS probablemente eximiri3a de FATCA a ciertos wealth managers locales (tales como fondos de pensiones obligatorias y algunas FFIs de propiedad estatal dedicadas principalmente a la gestión de fondos para programas de transferencia de recursos a sectores especiales de la población).

En ausencia del acuerdo, los wealth managers colombianos estarán sujetos a FATCA e incurrirán gastos considerables para cumplir sus normas. Todos los bancos colombianos grandes ofrecen servicios de wealth management que incluyen tanto filiales en el exterior como subsidiarias locales particularmente sociedades fiduciarias y comisionistas de bolsa (en Colombia estas entidades son los wealth managers más importantes). Hay también entidades locales pequeñas no vinculadas a grupos financieros que sin embargo serán consideradas como FFIs para fines de FATCA. Las primeras tienen medios financieros y técnicos para cumplir, aunque también tienen listas de clientes mayores y más internacionales, lo que complicará su trabajo. Las entidades más pequeñas seguramente podrán desenvolverse mediante procedimientos de tipo manual, pero deberán tomarlos con seriedad porque el riesgo de no hacerlo es demasiado alto. FATCA requiere que cada FFI designe un oficial de cumplimiento para FATCA (quien puede o no ser el mismo oficial de cumplimiento para prevención del lavado de activos- AML- que todas deben tener; ni siquiera se requiere que sea un empleado o incluso un residente del mismo Estado que la FFI) quien tendrá que certificar que la FFI esté en verdad cumpliendo con FATCA. Dado que los impuestos federales son un tema importante en los EEUU. Estas certificaciones no serán meramente requisitos pro forma. Los riesgos de FATCA se incrementan porque las reglamentaciones aplicables no han sido expedidas todavía (sólo proyectos) y aún el texto de los acuerdos entre las FFIs y el IRS se desconoce aunque debió haber sido publicado hace meses. Es fácil suponer que no habrá negociación sino simple adhesión a términos pre-determinados.

Hasta donde se sabe, incluso las FFIs de mayor tamaño han hecho poco para prepararse para FATCA. Algunos suponen que la ley no se cumplirá porque será derogada si el presidente Obama no es reelegido. Esto es un error. La prevención de la elusión/evasión fiscal es muy importante no sólo en los EEUU. sino también en la Unión Europea (U.E.) y en otros países ricos con déficit. En vez de desaparecer, es fácil imaginar que FATCA se expanda de ser una fuente de información a un medio para cobrar impuestos en el exterior, aumentando el recaudo total. Es fácil suponer que las autoridades locales pedirán copias de la información que las respectivas FFIs manden al IRS, lo cual generará acciones adicionales dentro de cada país. Los wealth managers colombianos deben asumir que FATCA vino para quedarse y moverse pronto para establecer qué tan bien preparados están para proveer la información requerida. De otra forma se exponen, ellos y sus clientes, a ser objeto de retenciones en los giros de origen de EEUU. Esta sería una forma segura de que se vean presionadas a abandonar el wealth management, pues los clientes migrarán a geografías e instituciones que les den seguridad.

 

 

 

Lo más leído

Próximos eventos