¿Exuberancia irracional? Alan Greenspan afirma que se está creando una burbuja en la renta fija


El discurso que pronunció Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal, en 1996 en el American Enterprise Institute for Public Policy Research (AEI) ha pasado a la historia por la utilización de la expresión “exuberancia irracional” para referirse a la gestación de una burbuja en la renta variable, que todavía tardó en reventar otros cuatro años. Casi 20 años después de haber pronunciado aquellas palabras – que no ha vuelto a repetir- Greenspan ha mostrado en sendas entrevistas a Bloomberg Television y Fox Business su preocupación por la evolución de los activos de renta fija”.

“Nos está aguardando una burbuja de renta fija. Si simplemente sustituimos la estructura de las valoraciones de renta variable y ponemos en su lugar el precio de los bonos y en vez de retornos esperados sobre acción utilizamos los retornos esperados por tipos la ratio de PER está en una posición extraordinariamente inestable”, comentó Greenspan a Bloomberg (ver aquí un fragmento de la entrevista). Para el ex presidente de la Fed, “lo que determinará definitivamente hacia dónde va (la burbuja) será revisar la historia y preguntarse cuál es el tipo de interés normal”. 

Greenspan detalló esta traslación del PER a la renta fija en otra entrevista concedida más recientemente a Fox Business: “Tendemos a pensar en las burbujas de renta variable como ratios de PER muy sustanciales. Bien, si tomas el mercado de renta fija y miras el precio de los bonos en relación con el interés recibido por esos bonos, se parece mucho al diferencial usual que nos preocuparía si fueran acciones, y deberíamos estar preocupados”. 

El experto explicó que la ratio de PER a la que se refiere “está compuesta estadísticamente por dos fuerzas”. Una de ellas es “la prima de la renta variable, que en realidad ahora está un poco fuera de onda”, a lo que añadió “el nivel de los tipos de interés exentos de riesgo”, que es bajo su punto de vista la fuente del problema. “Por cualquier razón, tanto si son los movimientos de la Fed o el mercado en sí mismo, el precio de los bonos cae y empiezas a tener una presión bajista significativa sobre las cotizaciones de la renta variable. Y aquí es donde reside el problema real al afectar a las acciones, es que no se puede desasociar del hecho de que los tipos de interés están históricamente bajos y tendrán que subir al final”, sentenció. 

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos