Evolución del precio del petróleo tras la reunión de la OPEP: ¿debe el inversor esperar nuevas ventas?


La primera reunión de la OPEP en 2015 ha terminado con pocas novedades y se ha traducido en ligeras pérdidas para el precio del crudo en la sesión de ayer. Los países productores de petróleo aprovecharon esta cita para pronosticar que la demanda de crudo se incrementará a lo largo de la segunda mitad de 2015 y en 2016 y que este crecimiento estará guiado tanto por los países miembro de la organización como los que no. De acuerdo con sus cálculos, los países no miembros de la OPEP producirán en torno a 700.000 barriles de crudo al día, lo que supondrá sólo un tercio de toda la producción de 2014. En cambio, los integrantes de la OPEP han decidido mantener su techo de producción en 30 millones de barriles al día y han mostrado su compromiso de mantener la estabilidad y el equilibrio de la producción, “con precios a niveles que sean apropiados tanto para los productores como para los consumidores”, aunque han mostrado igualmente su voluntad de vigilar de cerca la evolución de la commodity en los próximos meses. 

“La reunión de la OPEP ofreció pocas sorpresas, al mantener el cártel su cuota de producción sin cambios. Mientras que en la reunión se mostró poca discrepancia entre los miembros, van a venir tiempos más difíciles para el cártel”, opina Norbert Rücker, responsable de análisis de materias primas para Julius Baer. Éste indica que, dependiendo del resultado de las negociaciones entre EE.UU. e Irán a cuenta de la producción nuclear del segundo, “probablemente la OPEP necesitará tener margen para el regreso de las exportaciones iraníes el año que viene”. A esto se añade que Irak y Libia han mostrado su determinación de recuperar y hacer crecer la producción en los próximos meses. 

“Todavía creemos que el mercado desestima cuán rápido podría ajustar el efecto combinado de la caída de la producción y la fortaleza de la demanda estacional sobre el exceso actual exceso de oferta en Norte América”, comenta Rücker. Por eso, en Julius Baer optan por mantener su visión neutral sobre el crudo, aunque ven un sesgo al alza de los riesgos en el corto plazo debido a que los mercados podrían tensarse más rápido de lo experado por la caída de la producción del gas pizarra junto con la firme demanda por de crudo por parte de las refinerías. 

Nitesh Shah, director asociado de análisis en ETF Securities, observa que como consecuencia de la reunión del cártel las posiciones gestionadas en futuros ICE Brent han caído alrededor del 35%, hasta mínimos de principios de abril. Aunque la OPEP haya decidido mantener su nivel de producción, Shah explica que “en realidad produce más de 31 millones de barriles al día, aunque el grupo ha declarado que se adherirá al techo de producción de forma más ajustada en el futuro, lo que se ha visto como una señal alcista”. 

Al igual que los expertos de Julius Baer, desde ETF Securities se muestran escépticos con el mensaje de la organización y su impacto sobre los precios del oro negro: “Creemos que el mercado permanece excesivamente optimista sobre el ritmo de ajuste de la oferta por los productores no miembros de la OPEP, y podríamos ver un pull-back en el precio antes de que la oferta se ajuste a finales de año, abriendo posiblemente puntos de entrada atractivos para los inversores”. 

Desde la firma constatan que las acciones de petroleras estadounidenses cotizan a unos niveles significativamente elevados en comparación con sus medias de largo plazo incluso a pesar del desplome del 60% del precio del crudo. En su opinión, estas acciones “se están moviendo en la dirección correcta tras caer por quinta semana consecutiva, pero con la amenaza de que repunte la producción en Irán, Irak y Siria, podría extenderse el exceso global de crudo”. Asimismo, el experto incide sobre el llamamiento de la OPEP a sus competidores no asociados a un compromiso conjunto para mantener la estabilidad de la producción de petróleo: “Sin embargo, muchos países incluyendo la industria de gas pizarra en EE.UU. no tienen un foro de cooperación. Estas industrias tienen muchas firmas pequeñas que operan de forma independiente. Por tanto, es dudoso que la cooperación que busca el cártel se materialice”. 

Posibles catalizadores para los próximos meses 

Los analistas de Morgan Stanley se fijan en los posibles catalizadores que puedan determinar el precio del crudo en los próximos meses. En el corto plazo, creen que el mercado va a centrarse en el riesgo de que Irán pueda incrementar la producción del cártel si finalmente llega a un acuerdo con EE.UU. a finales de junio. En cambio, consideran que la OPEP está más preocupada por el entorno económico y por la demanda prevista para el segundo semestre. En este contexto, aconsejan a los inversores no fijarse únicamente en oferta, demanda e inventarios, sino prestar también atención a tres indicadores en tiempo real que pueden proporcionar direccionalidad a los precios del crudo en los próximos meses. 

El primer indicador es que la estructura 1-2 del Brent está al borde de la caducidad. De colapsarse la producción en la cuenca atlántica por un exceso de buques de carga envejecidos podría representar una saturación de la oferta. Desde la firma indica que en el periodo previo a la expiración de estas estructuras suelen converger los mercados físicos y financieros, especialmente en periodos de exceso o escasez de oferta. En los últimos meses han trascendido una serie de noticias sobre barcos petroleros de África y el Mar del Norte que no son capaces de encontrar destino, así como una serie de encargos a petroleros de esas regiones que se han cancelado en el último minuto. 

El segundo indicador es la estructura de Dubai, lo que podría interpretarse como un contagio de la cuenta atlántica. “El mercado de Dubai es una fuente clave de suministro a Asia. Los mercados físicos y las estructuras parecen actualmente mucho más fuertes en Oriente Medio”, indican desde Morgan Stanley… al menos hasta el verano del año pasado. La cuestión es que tanto el mercado de África occidental como el de Oriente Medio se han revalorizado para competir en Asia, y los barriles se han comercializado a través del mercado de Dubai. Al estar a su vez las refinerías asiáticas recuperándose de los cambios en las dinámicas de oferta y demanda, desde la firma creen que podría producirse una escasez de demanda en Dubai a no ser que se produzca un problema de demanda subyacente o un exceso de oferta en el mercado. Por otra parte, si Irán o Libia retoman el ritmo de producción, también podrían alterarse las dinámicas del mercado. 

Finalmente, el tercer indicador de importancia tiene que ver con los márgenes de las refinerías, la estructura del producto y el stock. Desde la firma americana consideran que las refinerías – cuyos márgenes siguen en niveles bastante sanos- deberían seguir apoyando la demanda de crudo. Además, los productos basados en fuel destinados al transporte (gasolina y otros destilados) se mantienen cerca de sus niveles medios, lo que sugiere que la demanda de producto es razonable. 

Sin embargo, el incremento del stock de producto – que se ha incrementado en tasa interanual- o una estructura de producto más débil serían la evidencia de o bien una ralentización de la demanda o bien de que estas refinerías están excediendo la oferta de producto al mercado. “Aunque sea beneficioso para el petróleo en el corto plazo, los márgenes de refino podrían debilitarse y las refinerías necesitarían reducir la demanda actual para permitir que se normalice el stock de producto”, comentan desde la firma… un suceso que ya se produjo durante el segundo y el tercer trimestre de 2014 y que consideran como catalizador de las ventas de crudo posteriores. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos