Tags: Latam |

Europa está en peligro, según afirma Soros


El financiero apuntó que si no se refuerza la autoridad presupuestaria y fiscal de la zona euro "el mercado pensará que puede ganar", porque aunque la eurozona cuenta con el Banco Central Europeo (BCE), la labor de este "se limita a resolver los problemas de liquidez y no de solvencia de los estados".

Un día después del encuentro franco-alemán, en el que los líderes de Francia y Alemania acordaron una serie de medidas para reformar la gobernabilidad económica de la zona euro, Soros coincidió en que "no existe otra opción", ya que si el euro se hundiese provocaría "una crisis bancaria totalmente fuera de control".

Aunque el financiero de origen húngaro es un defensor de la creación de bonos comunes de deuda para la eurozona, compartió la visión expuesta por el presidente galo, Nicolas Sarkozy, de que se trata de una medida que "debe ser estudiada al final del proceso" de integración económica europea, y no todavía.

Puso el acento, por otra parte, en el estado "infracapitalizado" del sistema bancario europeo: "Las instituciones son demasiado frágiles", alegó Soros en referencia a que disponen de mucha deuda europea que hasta ahora se consideraba sin riesgo, lo que "ya no es el caso".

"El consejo de ministros europeo de finanzas debe autorizar al BCE a proveer liquidez para que los Estados puedan financiarse con tasas de interés razonables", destacó el inversor como una de las medidas a emprender a corto plazo.

Para Soros, que amasó parte de su fortuna tras tumbar la libra esterlina en 1992 apostando contra la moneda británica unos 10.000 millones de dólares, debe existir la posibilidad de que algunos países abandonen la divisa común, después de una "preparación minuciosa" para salvar los bancos y garantizar los depósitos.

Advirtió no obstante de que "el euro puede sobrevivir a la salida de países como Grecia o Portugal, de talla modesta, pero la unión (monetaria) estallaría si fuese el caso de Italia o España".

En referencia a las crisis económicas que atraviesan Grecia y España, el multimillonario incitó a sus gobiernos a aplicar reformas estructurales para favorecer la flexibilidad y la competitividad del mercado de trabajo.

Sin embargo, subrayó también que el mercado interno debe ser estimulado y, en contraposición con la tesis del Gobierno alemán, que pregona una estabilidad presupuestaria para todos los países de la eurozona, subrayó que "hay que establecer reglas que autoricen a los países con una alta tasa de paro a seguir siendo deficitarios".

Precisamente, la reunión de ayer entre Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, propuso inscribir la llamada "regla de oro" en las constituciones de los países miembros para obligarles a limitar su déficit público.

Lo más leído

Próximos eventos