Ethna-AKTIV: posicionamiento, filosofía y estrategia de uno de los fondos mixtos que más popularidad han ganado en los últimos meses


Durante los últimos meses, ha empezado a sonar con fuerza un nuevo fondo que parece estar atrayendo la atención de los inversores españoles como evidencian los 600 millones de euros que ya atesora el producto en España. Se trata del Ethna-AKTIV, producto mixto flexible con cinco estrellas Morningstar que puede invertir en renta fija, renta variable e incluso mantener posiciones en liquidez y cuyo objetivo es generar una rentabilidad de entre el 5-10% anual (no garantizado) con una volatilidad inferior al 6%. La rentabilidad anualizada durante los últimos tres años ha sido del 8,5%. El fondo pertenece a ETHENEA Independent Investors, una gestora de fondos luxemburguesa que actualmente cuenta con 12.630 millones de euros en activos bajo gestión. De ese volumen, el 92% (11.700 millones) está en el Ethna-AKTIV. El resto se lo reparten el Ethna-DEFENSIV y el Ethna-DYNAMISCH, productos que acaban de registrar en el mercado español.

Como rasgos característicos de la gestora a la hora de elaborar las carteras destaca el hecho de que en la entidad no consideran relevantes las opiniones del mercado por parte de terceros, ni las directrices de las comparativas. Más determinantes en el proceso de toma de decisiones les resultan los análisis y pronósticos del mercado de sus expertos. Según explican a Funds People, esto permite implementar rápidamente nuevas informaciones y conocimientos en las decisiones de inversión. Toman sus decisiones basándose en criterios que consideran objetivos y lógicos. “Cada decisión está fundamentada en una alta conciencia ante el riesgo y tomada con el objetivo de mantener los valores patrimoniales y, además, alcanzar beneficios estables a largo plazo”, explican.

Gestionado por Arnoldo Valsangiacomo (en la imagen) y Luca Pesarini desde 2002, el Ethna-AKTIV es un fondo que, además de cumplir su objetivo de rentabilidad a largo plazo, tiene el foco puesto en la preservación del capital. En la parte de la renta fija, el foco está puesto principalmente en bonos del Tesoro de EE.UU. También en high yield americano. “Seguimos siendo positivos con los bonos de alto rendimiento denominados en dólares, si bien también hemos aumentado la exposición a bonos denominados en euros a cerca del 20%. Nos hemos centrado en bonos gubernamentales españoles y portugueses, los cuales cuentan con mayor potencial para que se incrementen sus precios debido a la continua convergencia de los rendimientos en la zona euro desde el inicio del QE europeo. Los bonos corporativos son más atractivos en EE.UU que en Europa, ya que tienen mayor liquidez y ofrecen diferenciales más atractivos”, revela Valsangiacomo.

En el equipo esperan que la primera subida de tipos de la Fed tendrá lugar en el segundo semestre de este año, probablemente en septiembre. “Desde el comienzo del año, los inversores han trasladado su foco desde de la política monetaria acomodaticia de la eurozona hacia la primera subida de tipos en EE.UU. La cuestión sobre la primera subida de tipos después de siete años tras el estallido de la crisis financiera mundial es actualmente el tema que más preocupa a los mercados. La economía se ha comportado bien en los últimos trimestres y el mercado laboral ha mejorado continuamente. Sin embargo, este panorama prometedor es cuestionado hoy en día. La fortaleza del dólar, un duro invierno y las disputas laborales de los puertos de la costa oeste han impactado a la vitalidad de la economía”. Durante los primeros meses del año, los gestores redujeron ligeramente la duración de la cartera hasta los 5,85 años.

En lo que respecta a la renta variable europea, se muestran bastante positivos con la bolsa europea, pero también, aunque en menor medida, con la renta variable estadounidense, ya que no creen que se vaya a producir un desacoplamiento entre los EE.UU y los mercados de la zona euro. “Al impulso que supuso el anuncio del QE del BCE en los mercados se sumó la esperanza de que la economía europea está regresando al crecimiento. En este ambiente positivo, aumentamos la exposición a renta variable al 40,4%. Pensamos que las acciones europeas seguirán mostrando un buen comportamiento. No obstante, la gestión de riesgos es fundamental para nuestro proceso de inversión. Siempre tratamos de mantener una baja volatilidad y cubrimos tácticamente la cartera en la renta variable, lo que significa que podemos gestionar la asignación a la bolsa en el corto plazo”.

En la pata de renta variable, buscan inversiones directas, si bien pueden comprar acciones a través de derivados, si no hay inversiones directas que les parezcan interesantes. Aseguran seguir una estricta política de stop loss. “Si alcanzamos nuestro objetivo de inversión, también es posible que recojamos beneficios. La estrategia del fondo está dirigida a minimizar el riesgo y a la preservación del capital. Entidades financieras (23%), compañías de consumo no cíclico (19,5%) y empresas de salud (15%) son los principales sectores que integran una cartera en la que se pueden encontrar valores como Nestlé, Pepsi o BNP Paribas. En las primeras posiciones del fondo también se pueden encontrar bonos del Tesoro español y portugués. En la parte de las divisas, han aprovechado la volatilidad en los mercados para aumentar su exposición al dólar hasta el 13,3%, mientras que la posición en liquidez es del 14,2%, la cual ha disminuido ligeramente.

Profesionales
Productos
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos