Estrategias para diversificar la cartera con inversiones alternativas sin renunciar a la liquidez diaria


El GS Absolute Return Tracker (GS ART) podría definirse como una forma innovadora de acceder a la inversión alternativa. Se trata de un fondo de Goldman Sachs AM que busca rentabilidad dentro de un amplio universo de 2.000 hedge funds, en la que los gestores identifican aquellas estrategias que consideran más adecuadas. Es un fondo con liquidez diaria, en formato UCITS, con un track record de siete años y un perfil de rentabilidad-riesgo muy similar al del universo hedge, pero con menores costes y mayor transparencia en su posicionamiento, ofreciendo así la posibilidad de añadir exposición a los alternativos dentro de las carteras tradicionales. Lo que persigue el equipo del producto es replicar el universo de los hedge funds a través de un fondo que ha obtenido una correlacción con el índice HFRI desde su lanzamiento superior al 0,8.

Michael Rhodes es el especialista de producto del equipo de Alternative Investment Strategies. De visita en España, Rhodes explica que el GS ART es una forma efectiva de introducir una mayor diversificación en la cartera del inversor por medio de su exposición a la gestión alternativa. “Los hedge funds suponen un valor añadido para la diversificación de cualquier cartera en el largo plazo debido a sus grandes diferencias con los activos tradicionales. Además, los rendimientos y riesgos de los mismos han venido siendo muy diferentes a los de la renta variable y renta fija. El aumento de la diversificación en las carteras ayuda a reducir el riesgo idiosincrático a lo largo del tiempo”, afirma. Según el experto, la principal ventaja de la estrategia que defiende es la liquidez diaria.

“La liquidez diaria del fondo es una de sus mayores ventajas. El GS ART invierte en derivados líquidos, futuros y forwards. La liquidez, los bajos costes de gestión y la transparencia hacen del fondo una alternativa real para los inversores que buscan introducir en su cartera activos menos tradicionales”. Hay numerosas opiniones sobre cómo hay que clasificar los hedge funds. Este fondo hace uso de técnicas cuantitativas y cualitativas a la hora de reproducir la beta de un amplio universo de hedge funds. El equipo de Goldman Sachs divide a los hedge funds en cuatro subestrategias: Equity Long Short, Relative Value, Macro y Event Driven. “Cuando hablamos de hedge funds no podemos hablar de una estrategia constante sino más bien de estrategias cambiantes”. Esto es particularmente importante teniendo en cuenta que, si se analiza la historia, las estrategias más rentables han ido cambiando año tras año.

En este sentido, Rhodes revela que una de las características principales del GS Absolute Return Tracker es su capacidad de ajustar sus inversiones para adaptarse rápidamente a las circunstancias de cada momento. Los tipos de estrategia de inversión que emplean los hedge funds pueden ser principalmente de dos tipos: estrategias tradicionales  de posicones cortas/largas y estrategias de cobertura long-short que permiten aislar la beta del mercado a través de un posicionamiento de mercado neutral. El GS Absolute Return Tracker utiliza ambos tipos de estrategia con el objetivo de obtener las características propias de la rentabilidad ajustada al riesgo de los hedge funds.

“Resulta interesante ver cómo, si analizamos la industria de los hedge funds, se observa que sus inversiones van variando a medida que avanza el tiempo, tal y como hace en este caso, el GS Absolute Return Tracker. El número de factores y la Alternative Risk Premia empleada por el fondo se van ajustando a lo largo del tiempo para así conseguir replicar, de la mejor forma posible, la beta del universo de los hedge funds. La cantidad de temáticas de las que hacen uso los hedge funds cambian gradualmente a lo largo del tiempo. El GS ART está diseñado para reflejar de manera gradual las diferentes temáticas de inversión que se van aconteciendo a lo largo del tiempo”. El equipo de inversión cuantitativa de la entidad hace uso de toda la información que obtiene a la hora de analizar el comportamiento de los hedge funds.

El GS ART no tiene índice. No obstante, los índices HFRI y HFRX sirven como comparativos del fondo. “El HFRI lo forman más de 2.000 series de hedge funds y, a pesar de que no se puede invertir en él, se trata de un índice muy útil pues aporta una visión panorámica del comportamiento general de todo el universo de hedge funds. Por su parte, el índice HFRX, lo componen un menor número de fondos en los que se pueden invertir, siendo este índice una medida capaz de captar el sentimiento global de los retornos de los hedge funds”, afirma Rhodes. En 2014, la clase I USD (Acc) tuvo una rentabilidad neta del 3,4% a diferencia de lo que obtuvieron el HFRI y HFRX, con un 3,6% y un -0.6%, respectivamente. “En nuestra opinión, esta es una rentabilidad adecuada ya que el objetivo del fondo consiste en conseguir un comportamiento similar al de un amplio grupo de hedge funds y no el de limitarse a replicar un índice”, concluye. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos