Estos son los cuatro factores que marcarán el rumbo de los mercados durante el segundo semestre


Para poder gestionar con éxito durante el segundo semestre de 2015, hay cuatro aspectos principales que vigilar con lupa. El primero de ellos, aunque largamente anunciado, sigue provocando algo de nerviosismo entre los actores del mercado. Se trata de la subida de tipos en interés en EE.UU. por primera vez desde 2006. “En septiembre, y por primera vez en años, la Reserva Federal comenzará a subir sus tipos de interés”, afirma Nadège Dufosse, directora de asignación de activos de Candriam. “No obstante, pensamos que la Fed no va a entrar de inmediato en un nuevo periodo de subidas sistemáticas, tal y como ocurrió en 2004. No descartamos que haya varias pausas en la subida de tipos”, matiza.

Dufosse opina que las fuertes fluctuaciones en los tipos de interés provocadas por la combinación de tipos bajos y deterioro de la liquidez van a disminuir: “Los mercados de renta fija volverán a centrarse en los fundamentales económicos subyacentes”. “Creemos que se producirá una subida moderada de los tipos, tanto en Europa como en EE.UU. El incremento paulatino de los tipos de interés, junto con una recuperación económica continuada, permitirán continuar respaldando activos de riesgo”, concluye. 

Desde Standish, parte de BNY Mellon IM, también esperan una subida de tipos en septiembre a pesar de que el crecimiento estadounidense para 2015 será inferior a lo previsto por la fuerte caída experimentada en el primer trimestre, reflejo de un crudo invierno en EE.UU. Según David Leduc, responsable de inversiones del grupo, a pesar de este mordisco espera que “la economía estadounidense continúe creciendo a lo largo del ejercicio, animada por la consolidación del mercado de trabajo" (la tasa de desempleo se sitúa en el 5,5%). "Estaremos vigilando muy de cerca estas tendencias, pero creemos que la ralentización de la actividad económica era temporal y que habrá condiciones de trabajo más ajustadas, de lo que se derivará una inflación básica mayor durante el segundo semestre", añade. 

La expectativa de Leduc es que la inflación alcance el objetivo del 2% antes de que concluya el ejercicio. No prevé que la Fed se apresure con subidas de tipos y, por tanto, es poco probable que se trunque el momento de optimismo que vive el mercado de EE.UU. En opinión de David Bowser, gestor sénior en Standish "desde una perspectiva del impacto real, el ritmo de las subidas debería ser más importante que el momento, y creemos que el ritmo - y el nivel que resulte - será más lento y moderado, en términos históricos, y, en este sentido, no es previsible que tengan un efecto negativo duradero sobre la actividad económica o los activos de riesgo".

Riesgos en la renta fija

En Standish prevén una curva de rendimiento moderadamente más plana en el segundo semestre y, posiblemente, algún incremento en la volatilidad de los activos de riesgo, aunque sería por un periodo corto de tiempo. Leduc espera igualmente que  se mantenga la fortaleza del dólar a medida que avance el año,  particularmente en relación a otras divisas de mercados desarrollados, como es el caso del euro. 

Desde Candriam creen que continuará la caza de rentabilidad, pero que en las circunstancias actuales los inversores podrán aumentar el riesgo de duración, el riesgo de crédito o el de liquidez. Desde la firma aconsejan evitar el primero de estos riesgos: “Preferimos mantener una duración corta para proteger la cartera frente a la volatilidad de los tipos de interés”. 
“Los inversores deberían diversificar al máximo para reducir el riesgo general, mediante inversiones en segmentos de renta fija más arriesgados, como alto rendimiento y deuda emergente, e incrementar su exposición a estrategias alternativas de retorno absoluto y renta variable”, concluyen desde la gestora.

El riesgo de liquidez es el que centra también las previsiones para el segundo semestre de Ethan S. Harris y Gustavo Reis, economistas de Bank of America Merrill Lynch: “Las condiciones globales de liquidez mejoraron tras el anuncio del QE por el BCE al principio de año, pero se han reducido recientemente. Las condiciones financieras se han deteriorado en la zona euro, en Japón y los emergentes, mientras que se mantienen benignas en EE.UU. Mirando hacia adelante, el pronóstico de liquidez global depende de cómo reaccione el apetito por el riesgo global ante el despegue de la Fed, la crisis griega y la reacción del BCE”. Ambos economistas también perciben riesgos en el caso de que el BCE decida extender su QE si la inflación tarda en subir y se produce un contagio de la crisis griega. “Las probabilidades de que Grecia pague al FMI a finales de este mes son escasas, pero esperamos que el país permanezca en la zona euro”, comentan al respecto. 

Adiós múltiplos, hola fundamentales

El potencial de la renta variable va a verse respaldado por una constante mejora de los beneficios, tanto en la zona del euro como en Japón, así como por las interesantes valoraciones relativas con respecto a la renta fija”, opina Koen Maes, director global de estrategias de asignación de activos y fondos de Candriam, que añde: “Los modelos de valoración de las empresas no tienen en cuenta los niveles actuales de tipos y deberían poder soportar un incremento paulatino de los tipos de interés sin afectar a la cotización de las acciones”.

Desde la firma consideran que, desde comienzos de año, las posibilidades de selección de valores han mejorado de forma sustancial, porque han disminuido las correlaciones y los mercados han salido del modo risk-on/ risk-off. A esto añaden que “el ciclo económico actual, la mejora de los beneficios y un incremento de los tipos de interés suelen favorecer los sectores de valor y cíclicos. Por estas razones, seguimos prefiriendo los mercados de renta variable de la eurozona”. 

Expertos de firmas como Invesco AM, Legg Mason Global AM, Nordea o Henderson también han manifestado recientemente su percepción de que las bolsas europeas se dirigen a un periodo de crecimiento de los beneficios. 

Mercados emergentes

A diferencia de este sentimiento más optimista que se respira con respecto al crecimiento de EE.UU. y Europa, en Standish son menos positivos con los emergentes. Leduc llega a afirmar que China y América Latina presentan los riesgos más altos dentro de la perspectiva de crecimiento de Standish para todo el ejercicio 2015. En el caso concreto de China, su pronóstico es que crezca un 6,7% en 2015, por debajo del objetivo gubernalmental, debido al impacto de las reformas estructurales. "Esto solo se compensará en parte con una expansión anticíclica de la política monetaria", explica el director de inversiones. 

Dentro de América Latina, Standish también revisa a la baja las expectativas para una de las economías más importantes: "Brasil va a la cabeza del pelotón en términos de decepciones y parece estar a punto de experimentar una recesión este año". No obstante, aclara que el crecimiento global y la estabilidad de los mercados de materias primas podrían dar paso a mejores perspectivas de crecimiento para Brasil a finales de este ejercicio. Con respecto a la deuda de los mercados emergentes, Leduc señala que la clase de activos ha pasado por apuros debido a los riesgos geopolíticos permanentes y la debilidad del crecimiento, aunque ahora se han creado bolsas de valor.

“El Banco Popular de China recortará probablemente los tipos de interés una vez más y reducirá el ratio de reservas en 150 puntos básicos”, indican por su parte los economistas de BofAML. También esperan recortes de tipos en Rusia, Hungría, Indonesia y Colombia y subidas de tipos en Brasil, Sudáfrica y México antes de fin de año. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos