Estas son las seis tendencias que debe vigilar para no errar con el posicionamiento en renta fija


Subidas de tipos en EE.UU., más estímulos en Europa y Japón, el riesgo de deflación y tipos extraordinariamente bajos. Todos estos ingredientes se han visto a lo largo de este año y, según Jim Cielinski, el rumbo que tome la renta fija desde ahora va a ser crítico. El responsable de renta fija de Columbia Threadneedle Investments ha identificado seis tendencias que considera que son “muy poderosas y, de continuar, cambiarán la forma de invertir en los próximos doce meses”. Estas tendencias son: tipos a la baja, inflación descendente, ensanchamiento de los diferenciales de crédito, espiral bajista de la renta fija y las divisas emergentes, fortalecimiento del dólar y más dinero fácil. “Si comprendes estas tendencias, obtendrás la forma correcta de invertir”, añade. 

A continuación, el experto detalla cada una de las seis y da pistas sobre cómo posicionar la cartera. “Los tipos de interés indican cuál es el precio del dinero, por lo que su caída es una señal de que el crecimiento ya no va a estar guiado por la demanda de renta fija”, afirma en primer lugar. La visión de Columbia Threadneedle es que “los tipos suban, pero que no se produzca un gran mercado bajista en la renta fija a nivel global”. 

Sobre la caída de la inflación, el responsable plantea el siguiente interrogante: “Si la inflación no sube ahora, ¿significa que nos dirigimos hacia la deflación? Eso sería perjudicial porque caería el consumo, la gente preferiría acumular ahorros”. No obstante, este no es el escenario central con el que trabaja Cielinski: “Si el precio del petróleo se estabiliza, el ajuste bajista de la inflación se acabará”.  

EE.UU. y emergentes, cara y cruz

En cuanto a los diferenciales de crédito, el representante de Columbia Threadneedle considera que éstos hicieron suelo ya en 2014. “Se produjo un mercado un poco bajista, lo que es inusual porque los balances están fuertes”, indica. La deuda de empresas del sector energético protagoniza la excepción a esta regla, pues pronostica que “es probable que se produzcan impagos en el 40% del sector energético si el precio del petróleo no se recupera”. A pesar de esta afirmación, la visión del experto no es pesimista respecto al segmento estadounidense, ya que “hay signos recientes de que el ciclo de crédito en EE.UU. aún no va a acabar, los diferenciales a niveles actuales ofrecen una buena compensación por el riesgo asumido”.

“Es difícil realizar operaciones con crédito, porque se trata de un indicador adelantado del estado de los activos de riesgo. Sus fundamentales se guían por las leyes de la oferta y la demanda, por lo que si los diferenciales se ensanchan implica un repunte de la probabilidad de impago y, por tanto, mayores posibilidades de recesión”, reflexiona Cielinski. En este contexto, su pronóstico es que “la creación de crédito con unos diferenciales más amplios se ralentizará”, por lo que se producirá un ajuste en el segmento de crédito. 

En cambio, su análisis sobre la situación de la deuda emergente da más motivos para la preocupación: “Va a ser difícil para los gobiernos populistas de países emergentes que gastaron más dinero de la cuenta que introduzcan medidas de austeridad. China e India pueden recortar los tipos de interés, pero estos países no tienen esa posibilidad por el colapso de sus divisas” afirma, refiriéndose específicamente a Brasil y Venezuela. En opinión del responsable, “el rally de renta fija emergente que se ha visto en las últimas semanas no es sostenible, porque se basó en la decisión de la Reserva Federal de no subir los tipos de interés. Sólo será sostenible si se efectúan ajustes”. 

En este contexto, advierte a los inversores de que “los activos emergentes están muy baratos, pero no tanto como para atraer flujos de entrada de grandes inversores; esperamos más abaratamiento de aquí en adelante”. Añade que la combinación de gobiernos que desean reducir sus deudas y la ralentización de la creación de crédito “es una combinación tóxica”, a la que se suma en algunas zonas la presencia de tensiones geopolíticas. Cielinski pronostica en este contexto que “Venezuela entrará en default dentro de un año si la tendencia persiste”. 

Dinero fácil, dólar difícil

El encarecimiento del dólar es la quinta tendencia identificada. Cielinski piensa que el “billete verde” todavía subirá un poco más, aunque declara que “su sobrevaloración se está volviendo extrema”. En su opinión, “los inversores están poniendo demasiado énfasis en una subida de tipos de interés en EE.UU.”. Calcula que, si EE.UU. subiera el año que viene los tipos de interés un 50% más que el resto de bancos centrales del mundo, “para compensar la subida el dólar debería subir otro 50%, y hasta ahora ha avanzado un 15%”. 

En este contexto, el dinero fácil no vendrá de América, sino de Europa, pues el responsable prevé que el BCE amplíe de alguna manera su programa de compra de activos… aunque descarta que se lance a comprar bonos corporativos, pues “son zonas menos líquidas del mercado y los diferenciales actuales no son alentadores, pues las compañías grandes no están teniendo problemas para financiarse”. En todo caso, el experto se posiciona claramente en contra del uso de políticas tan poco convencionales: “El QE elimina la probabilidad de que suban los tipos de la deuda y, por ende, comprime las primas de riesgo. Dados los niveles actuales, prolongar el QE no va a hacer mucho más por la economía de la zona euro”. 

¿Dónde pongo mi dinero?

En este entorno difícil, Cielinski tiene una cosa muy clara: “Va a haber más volatilidad en los próximos doce meses”. En cambio, cree que “es extremadamente difícil encontrar valor en este entorno, los inversores deben aceptar que los tipos de la deuda están muy bajos”. En base a estas dos afirmaciones, su consejo es invertir en “productos que enfaticen la gestión del riesgo y que sean capaces de generar retornos por encima de la beta del mercado”.

Además, declara que “en algunos países emergentes que parezcan más bien desarrollados puede haber oportunidades, como es el caso de México”, y recuerda que el crédito estadounidense ofrece actualmente una atractiva ecuación rentabilidad/riesgo. El último consejo del responsable para preparar la cartera de cara a los próximos doce meses es “incrementar el efectivo pero no en todas partes, ya que hay mercados que son muy líquidos”. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos