¿Están los mercados a las puertas de una corrección?


Hasta la fecha, el verano en los mercados financieros ha sido tranquilo en líneas generales. Por una parte, las bolsas han registrado un avance del 1,5%, con la volatilidad renovando sus mínimos históricos. Buena muestra de la placidez generalizada es que el S&P 500 ha llegado a superar los 2.400 puntos, acumulando un rendimiento superior al 2% en julio; la última vez que el indicador perdió más del 1% en una sesión se produjo el pasado 17 de mayo. Entre tanto, el mercado de bonos sumó un 1,7% sin apenas alteraciones – salvo la vivida por los gilts el día de la última reunión del Banco de Inglaterra-, siendo los bonos corporativos los que han mostrado mejor comportamiento. En el universo de materias primas, el petróleo ha conseguido rebasar la cota de los 50 dólares en las últimas semanas.

Sin embargo, ayer empezaron a aparecer algunos nubarrones en el horizonte, ya que durante la primera parte de la sesión las bolsas europeas presentaron pérdidas generalizadas que llegaron a superar el 1,8% en el caso del Cac 40 francés.

La razón para estos números rojos podría responder a la escalada de tensión entre EE.UU. y Corea del Norte; en los dos últimos días, el estado asiático ha amenazado con bombardear la isla de Guam, de soberanía estadounidense y localizada en el Pacífico. La respuesta de Donald Trump ha sido igual de contundente, al amenazar textualmente con “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”. Este intercambio dialéctico se produjo después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobase el sábado la aplicación de nuevas sanciones a Corea del Norte. El equipo de análisis de Saxo Bank interpreta que la advertencia de EE.UU. “ha sustituido la complacencia por el miedo en los mercados, haciendo que activos refugio como el yen y el franco suizo suban”. También se ha debilitado el euro contra el yen y el franco suizo, además de experimentar una fuerte corrección en el cruce euro/libra. “La libra esterlina no es un refugio seguro, pero los especuladores están muy cortos en la divisa”, aclaran desde Saxo Bank.

“No nos atrevemos a decir a dónde podría conducir todo esto, sólo que la confrontación con Corea del Norte y el comportamiento de ambos gobiernos se perciben cuantitativamente diferentes en esta ocasión frente a las amenazas del pasado”, comentan los analistas de la entidad. Estos añaden que esta clase de acontecimientos geopolíticos “podrían producir movimientos extraños, la mayoría de los cuales no tienen nada que ver con los fundamentales, salvo la amenaza existencial a un país como Corea del Sur si estalla una guerra, y el desapalancamiento de posiciones recientes”.

También han reflejado el incremento de la incertidumbre las cotizaciones del oro y la plata, que se han apreciado después de una fase de toma de beneficios de corto plazo. En el caso del activo refugio por excelencia, el precio de la onza llegó a escalar un 1,24%, hasta los 1.278,2 dólares. Según Nitesh Sah, analista de ETF Securities, “el intercambio continuado de bravuconerías entre ambas potencias nucleares podría llevar todavía más arriba a los precios del oro”. Sah añade que está empezando a abrirse camino en los mercados “una preocupación genuina, de ahí la caída del dólar y la subida del VIX”.

¿Es el comienzo de algo más serio?

Una apertura más tranquila de la sesión en Wall Street contribuyó a apaciguar a las bolsas europeas, que moderaron parte de sus pérdidas. No obstante, el Cac 40 registró una pérdida del 1,4%, hasta los 5.145 puntos, mientras que el EuroStoxx retrocedió un 1,34% y el Ibex, un 1,29%, hasta los 3.468 y los 10.596 puntos, respectivamente.  

Más allá de la escalada de la incertidumbre como motor de la corrección, donde sí parece haber consenso entre las gestoras es en las altas valoraciones generalizadas: “Muchas clases de activos de más riesgo cotizan a niveles altos según estándares históricos. A ello se añade que los bancos centrales, lenta pero constantemente, están poniendo las bases para eliminar medidas de estímulo monetario”, constata Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM.

Paolini declara que “las acciones de EEUU parecen particularmente caras, a 30 veces precio/beneficios cíclicamente ajustados, niveles vistos por última vez en 1999”. En cambio, afirma que “las perspectivas para renta variable zona euro parecen particularmente brillantes por mejora de perspectivas económicas”. El estratega jefe añade que también tiene preferencia por la renta variable de Reino Unido -gracias a su 4,2% de rentabilidad por dividendo y al apoyo que supone la debilidad de la libra para las multinacionales británicos- y por las acciones japonesas, que cotizan con descuento frente a las estadounidenses. La firma está neutral en renta variable emergente. Si bien “se ve favorecida por el dólar más débil y a 11,7 veces beneficios esperados para 2018 muestra valor a largo plazo”, Paolini advierte que, tras el buen comportamiento registrado en lo que va de año, ahora la clase de activos está dando signos de sobrecompra.

“Es difícil ignorar el hecho de que, después de ocho años de estímulos no convencionales de la Fed, las acciones estadounidenses se encuentran en su segundo ciclo alcista más largo desde la II Guerra Mundial. Pensamos que los miembros de la Fed afrontarán desafíos a medida que realicen la transición hacia una política monetaria más tradicional y sostenible”, afirman desde Franklin Templeton Investments la directora de gestión de carteras Cindy L. Sweeting y el director adjunto de análisis Antonio Docal. Ambos expertos manifiestan que “las acciones estadounidenses no están baratas y no reflejan adecuadamente los riesgos políticos y de mercado que vemos nosotros”.

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos