Esta vez sí: subida histórica de los tipos de interés en EE.UU.


La Reserva Federal ha jugado con el suspense hasta el último momento, pero esta vez sí se han cumplido las previsiones del consenso: Janet Yellen ha anunciado la primera subida de tipos de interés en EE.UU. desde 2006. Eso sí, la subida ha sido cosmética, en 25 puntos básicos hasta los 50 puntos… tal y como esperaba igualmente el consenso. En la rueda de prensa posterior a la publicación del comunicado, Yellen declaró con emoción: "Esta acción marca el final de un periodo extraordinario de siete años". 

En esta ocasión, el comunicado de prensa de la Fed se ha mostrado mucho más claro que los anteriores, lo que puede interpretarse como un esfuerzo del banco central por reforzar su política de comunicación y eliminar así el riesgo de interpretaciones ambiguas en los mercados. “El Comité juzga que ha habido una mejoría considerable de las condiciones del mercado laboral este año y tiene una razonable confianza en que la inflación subirá, durante el medio plazo, hasta su objetivo del 2%. Dado el entorno económico, y reconociendo el tiempo que lleva a las acciones de política monetaria para afectar los resultados económicos futuros, el Comité ha decidido incrementar el nivel de la tasa de fondos federales desde el 0,25% al 0,50%”, afirma el comunicado. La Fed se encarga acto seguido de indicar que la política monetaria “seguirá siendo acomodaticia después de este incremento, apoyando de este modo una mejoría mayor de las condiciones del mercado laboral y el retorno de la inflación al 2%”. En la rueda de prensa, la presidenta de la Fed declaró que el FOMC - Comité de Mercado Abierto por sus siglas en inglés- juzgó que "un incremento modesto de los tipos ahora es apropiado" y que "los riesgos de la actividad económica y el mercado laboral ahora están equilibrados". 

El comunicado también es importante porque arroja algunas pistas sobre cómo será este recién estrenado ciclo de subidas, un ciclo por otra parte mucho más atípico que el de los anteriores al haber partido de un nivel más bajo y estar la economía estadounidense en un punto avanzado del ciclo. “El Comité espera que las condiciones económicas evolucionen de forma que garantizarán sólo incrementos graduales de los tipos de interés. La tasa de tipos federal probablemente permanezca, durante algún tiempo, por debajo de los niveles esperados para imponerse en el largo plazo”.

“En la determinación del momento y el tamaño de los ajustes futuros de los tipos de interés, el Comité evaluará las condiciones económicas conocidas y esperadas en relación con sus objetivos de máximo empleo y 2% de inflación”, reiteran desde el banco central. La evolución de la inflación será de hecho fundamental; tal y como señaló la presidenta, "si el crecimiento es más fuerte o la inflación avanza más rápido de lo esperado, obligaría a subir los tipos más rápido de lo previsto". La situación también podría ir a la inversa: si el crecimiento o la inflación decepcionan, la Fed podría optar por ralentizar el ciclo de endurecimiento. 

Esta evaluación tendrá en cuenta –como viene siendo habitual en el discurso de la Fed desde que Janet Yellen llegó al cargo- una amplia gama de indicadores relacionados con las expectativas de inflación y el mercado laboral, así como “lecturas sobre los avances financieros e internacionales”, por lo que sigue teniendo en cuenta el impacto de posibles movimientos de la Fed sobre el entorno macro global aunque asignándole una importancia inferior a este detalle respecto al anterior y polémico comunicado de la autoridad monetaria, el correspondiente al mes de septiembre. 

A lo largo de su intervención ante la prensa, Janet Yellen reiteró en numerosas ocasiones que la subida de tipos será gradual, cauta, muy prudente, que tendrá en cuenta multitud de datos... y que la Fed pretende con este ciclo situar al precio oficial del dinero en un punto intermedio "ni expansionario ni en contracción". Yellen mostraba su preocupación por el arranque de los tipos desde niveles históricamente bajos, y alertaba asimismo de que "existe el riesgo de que se empuje a la economía hacia una recesión, un riesgo que no debería ser exagerado". Entre los otros riesgos que ha detallado también han figurado la fortaleza del dólar y el incremento de la incertidumbre económica global.

La Fed aprovechó para publicar asimismo el último gráfico con proyecciones de los miembros del FOMC - el famoso gráfico de los puntos- correspondiente a 2015. Dos datos importantes con respecto al que se publicó en septiembre: ahora ningún miembro del FOMC ve los tipos de interés en terreno negativo, y si se toma el resultado medio de todos los pronósticos, se puede observar que ahora la institución espera que el precio oficial del dinero termine 2016 en el 1,5% y en el 2,5% al final de 2017. 

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos