¿Está la renta fija sobrevalorada? ¿Sí o no?


En el contexto actual de tipos de interés históricamente bajos, donde en los plazos más cortos muchos activos ofrecen tipos negativos, la renta fija y su análisis es uno de los aspectos que más atención acapara en estos momentos, sobre todo teniendo en cuenta que son muchos los inversores que se preguntan si esta clase de activo está sobrevalorada. Hay incluso quien habla de burbuja de precios en el mercado de bonos. Una política monetaria muy acomodaticia ha sido la respuesta dada a la crisis financiera desatada en 2007, la cual está continuando más de lo que inicialmente se preveía y va camino de convertirse en un shock de carácter permanente cuando en principio iba a ser algo transitorio. Esto ha hecho que el mercado de renta fija se haya convertido en uno de los segmentos más complicados de gestionar en los tiempos actuales de tipos de interés nulos, tasas de inflación cercanas a cero y debilidad del crecimiento económico a nivel mundial.

Ante este panorama, el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) con la colaboración de Axesor han elaborado un estudio de carácter empírico para dar una respuesta científica a la gran pregunta que se hacen hoy los inversores: ¿está la renta fija sobrevalorada? El estudio, presentado por Miguel Ángel Bernal Alonso (en la imagen) y Javier Santacruz Cano, coordinador y profesor del Departamento de Investigación del IEB respectivamente, coautores del estudio y, por Adolfo Estévez, director de la agencia española de calificación de riesgos Axesor Rating, tiene un sesgo académico y se centra en dos aspectos: si existe realmente y como se manifiesta una sobrevaloración de la renta fija y si realmente los tipos cotizados en los mercados responden a los fundamentos. Parte de tres escenarios para responder a la hipótesis de sobrevaloración de la renta fija replicando el comportamiento de los últimos 10 años.

A) Una política monetaria acomodaticia, caracterizada por una flexibilidad extrema de los tipos de interés, habilitación de mecanismos de descuento de papel público y privado como garantía para dar más crédito y compras de activos con planes como el del BCE. A este escenario, le asignan una probabilidad del 55%.

B) En segundo lugar, podría presentarse una nueva ronda de políticas monetarias expansivas al estilo de la Fed el Banco de Inglaterra o el Banco de Japón. De ello depende la discusión en el seno de la Fed, entre los partidarios de no subir los tipos de interés y los que sí creen que sería necesario un encarecimiento del precio del dólar. El escenario, por tanto, podría ser caracterizado por el período 2008-2010 donde se tomaron medidas drásticas de reducción de tipos de interés y compras masivas de activos financieros. La probabilidad que le dieron a este escenario es del 40%.

C) Otro escenario de política monetaria restrictiva u ortodoxa que ya se desarrolló entre los años 2004 y 2007. Después del pinchazo de la burbuja puntocom y los problemas financieros derivados de los atentados del 11-S de 2001, los bancos centrales volvieron a la ortodoxia aplicando varias subidas de tipos de interés conforme la economía se alzaba hasta su máximo de crecimiento de las últimas dos décadas. En este sentido, la probabilidad que han estimado es del 5%. En aquella época, la economía se encontraba en plena fase de expansión después de una crisis menos profunda que la actual.

A partir de los resultados obtenidos en cada uno de los escenarios, han asignado sus correspondientes probabilidades para hallar el escenario central, que sobre el que el estudio basa sus conclusiones. La primera a la que llegan es que no hay sobrevaloración en la renta fija, en virtud de los escenarios de política monetaria planteados y en el escenario central que proponen en este estudio. Los tipos de interés no estarían por debajo de los tipos de interés teóricos calculados. Según Javier Santacruz, “la renta fija americana se encuentra infravalorada, al igual que la renta fija europea, en dos escenarios (política monetaria acomodaticia y restrictiva)”. Sin embargo, argumenta que la renta fija con grado de inversión se encuentra ligeramente sobrevalorada en el escenario de política monetaria expansiva, con una prima negativa pero pequeña tanto en el caso de EE.UU como de la Eurozona. “Esta circunstancia respondería a una mayor expectativa del mercado de nuevas rondas de estímulo monetario enfocadas a la compra de activos, especialmente deuda pública”, asegura Santacruz.

¿Podrían los precios de los bonos seguir subiendo…?

Otra de las preguntas que han querido responder los autores del estudio hace referencia a lo que podría ocurrir en el mercado de renta fija europeo en los próximos meses. En su opinión, actualmente en Europa podría haber una cierta infravaloración de los bonos, es decir, los tipos de interés podrían caer aún más. Se basan en las previsiones de crecimiento de la Comisión Europea y el discurso del presidente del BCE, Mario Draghi, el cual podría llevar al BCE a un aumento de la intensidad y extensión del calendario del actual QE.

¿Y qué podría ocurrir con la liquidez del mercado?

La vigilancia de la liquidez de los mercados financieros es un tema que revierte una gran importancia para los inversores. En el caso de renta fija aún más, dado que se encuentran que presentan, generalmente, una mayor iliquidez que la de los activos de renta variable. La importancia radica en tres aspectos: dificulta las transacciones creando una barrera de entrada a nuevos participantes, redunda en una mala formación de precios y eleva la volatilidad de los mismos. En el caso de incrementar las presiones sobre el tratamiento de riesgo de las emisiones de renta fija (Basilea IV), los bancos podrían rebajar su exposición a la renta fija por lo que podría aumentar la iliquidez de los mercados de renta fija, especialmente el de las emisiones corporativas con las consecuencias que de ello se deriva.

Archivos adjuntos

Profesionales

Lo más leído

Próximos eventos