¿Está a tiempo el inversor de subirse al tren de la renta variable india?


India se convirtió en 2014 en el mercado de renta variable más alcista del mundo y Prashant Khemka en uno de los gestores que han sabido extraer de su bolsa el mayor jugo. La rentabilidad que consiguió el año pasado con el GS India Equity, el fondo que gestiona, fue del 65%, lo que posicionó a este producto de Goldman Sachs AM como el segundo más rentable de todos los registrados en el mercado español. Varios han sido los factores que, según el responsable de este fondo con 4 estrellas Morningstar que acaba de superar los 1.000 millones de dólares de patrimonio, han contribuido a este favorable comportamiento. Quizás el detonante de las favorables perspectivas que tiene su mercado haya sido el resultado de las elecciones generales celebradas en mayo, que desembocaron en un Gobierno estable y fuerte con la habilidad de llevar a cabo las reformas necesarias bajo la dirección, en opinión de Khemka, de un líder fuerte y buen administrador, Narenda Modi.

“La positiva reacción del mercado –subió casi un 30% en 2014- es, en nuestra opinión, el reconocimiento a una correcta gestión. En los primeros ocho meses del nuevo Gobierno hemos visto reformas administrativas que han permitido una aceleración en la toma de decisiones, también medidas que han impulsado el aumento de la producción y una mayor apertura de la economía en sectores como la defensa y el asegurador. Además, y lo más importante, hemos observado una mejora en el sentimiento del inversor. Creemos que el primer presupuesto presentado por el Gobierno en julio establece claramente las intenciones de la administración pública: una mayor disciplina fiscal y un renovado énfasis en las reformas estructurales. Modi también ha continuado reduciendo los subsidios innecesarios, reformando el mercado laboral y facilitando la inversión extranjera”.

Bajo el nuevo Gobierno y la credibilidad del Banco Central, las perspectivas macroeconómicas sobre la India han mejorado sustancialmente durante 2014. Khemka destaca varios factores que respaldan esta teoría: a) la rupia se ha estabilizado; b) La inflación se encuentra en una tendencia descendente gracias a la ajustada política monetaria y a la caída de los precios del petróleo y c) el PIB ha mejorado hasta alcanzar un crecimiento del 5,5% en el presente año fiscal, frente al 4,7% alcanzado en el anterior. Pero… ¿qué debe esperar el inversor después de que en 2014 este haya sido el mercado más alcista del mundo? ¿Queda margen para asistir a nuevas subidas? Esas son las dos grandes preguntas que se plantean actualmente los inversores.

Según Khemka, estamos siendo testigos de un fuerte crecimiento de beneficios a medida que la confianza en la India aumenta y de que los proyectos que habían quedado paralizados se reactivan. “En los últimos años, la rentabilidad se había venido apagando a medida que los márgenes eran menores. Esperamos que los márgenes se recuperen y que la rentabilidad pase de ese apagado 9-10%  de los últimos tres años, al 20-22%, comparado con la media a largo plazo del 14%. El mercado indio está cotizando actualmente a 16,9 veces en lo que al PER se refiere, dato ligeramente superior al crecimiento medio del mercado que se encuentra en 15,4 veces, cifra razonable para las primeras fases de recuperación económica, especialmente dadas las expectativas de un crecimiento sostenido”, explica.

En este sentido, el gestor sigue manteniendo su visión positiva para la renta variable india en 2015 debido a tres razones. “En primer lugar, estamos siendo testigos de la recuperación económica marcada principalmente por el crecimiento del PIB, el cual esperamos que siga creciendo a medida que aumenta la inversión. En segundo término, el liderazgo del Gobierno de Modi ha llevado a cabo varias acciones con el objetivo  de mejorar el sentimiento inversor manteniendo su postura firme en las reformas estructurales, las cuáles van a ayudar a mejorar la competitividad del país en el medio plazo. Además, en lo que a política monetaria se refiere, ya se ha aplicado recortes de tipos para potenciar el consumo”.

En tercer y último lugar, el gestor sostiene que el entorno se mantiene favorable gracias a los bajos precios del petróleo, lo cual es positivo para la India. “El mercado subestima la recuperación económica del país. Incluso manteniéndose todas las variables constantes, la recuperación y la rentabilidad del mercado indio seguirían siendo argumento suficiente como para ver a este país un mercado atractivo durante los próximos años”. Con un sentimiento positivo y unas expectativas altas de crecimiento, el gestor cree que el mayor riesgo reside en que el Gobierno de Modi no pueda ejecutar las reformas necesarias. Sin embargo, analizando su programa del Gobierno y basándose en la anterior gestión de Modi en el equipo tienen plena confianza en la India.

Entre los riesgos a considerar, también cita la posibilidad de que se produzca un incremento importante de la inflación como consecuencia de un cambio drástico en el sector alimentario o en las materias primas. “Aunque la economía India es mucho más doméstica que cualquier otra, no es inmune a los shocks globales del mercado. Una fuerte subida de los precios del petróleo o el aumento de las tensiones en otros países emergentes podría desembocar en un aumento de la volatilidad de la renta variable india”. 

¿Dónde están las mejores oportunidades de inversión? Estrategia y posicionamiento

Cuando analiza la oportunidad que existe en la India hoy, Khemka sigue viendo mejores perspectivas para aquellos negocios que se vean más beneficiados de la recuperación de la economía doméstica, tales como el sector industrial, el financiero y el de la construcción. Al mismo tiempo, y de forma más selectiva, encuentra numerosas oportunidades en los sectores orientados a la exportación, como los servicios tecnológicos y el sector sanitario. Desde su lanzamiento, el fondo ha estado sobreponderado en las empresas de pequeña y mediana capitalización, donde siempre han visto una oportunidad de generación de alfa como consecuencia de las grandes ineficiencias y asimestrías de información que, a su juicio, existen en ese sector. 

“Confiamos en que nuestra estrategia bottom-up nos ayude a identificar aquellas oportunidades que puedan surgir en cualquier entorno del mercado pues son ya muchos años los que llevamos invirtiendo en la India. Vemos en nuestra cartera activos de enorme atractivo y seguimos creyendo que estamos en un momento adecuado para la entrada de nuevos inversores de largo plazo, los cuáles se verían beneficiados de las primeras fases de un ciclo de crecimiento de ganancias continuo”, asegura el experto.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos