Eric Bendahan (Eleva Capital): “Ha sido un año fenomenal”


Eric Bendahan no pierde el tiempo. Apenas un año después de abandonar Oyster para fundar su propia boutique, Eleva Capital ya está presente en gran parte de Europa –en España y Portugal, de la mano de MCH Investment Strategies– y su fondo insignia, el ELEVA European Selection –sicav luxemburguesa UCITS IV lanzada a finales de enero– roza los 520 millones de patrimonio gestionado. “Ha sido un año fenomenal”, comparte el gestor durante un reciente encuentro con Funds People. “Con mucha actividad, y también con cierta preocupación por todo lo que implica un negocio, la regulación y la incertidumbre del mercado, pero está siendo una gran experiencia y cuento con un gran equipo”.

Un equipo integrado actualmente por once personas (cuatro en el equipo de inversión, tres en operaciones y otras tres en relaciones con los inversores, además del propio Bendahan) y en el que destaca Armand Suchet, el que fuera durante siete años gestor adjunto de las estrategias de renta variable europea que lideró Bendahan en Oyster (ahora, SYZ AM).

Durante su etapa en la firma suiza, Bendahan consiguió colocar el Oyster European Opportunities –fondo que ‘heredó’, a su vez, de Nicolas Walewski (Alken AM) y cuya gestión corre ahora a cargo de Michael Clements, ex Franklin Templeton Investments– entre los favoritos de los selectores, gracias a un estilo de inversión basado en convicciones, activo y flexible que ha sabido transmitir a su nuevo fondo. De hecho, el ELEVA European Selection –que se puede considerar heredero del Oyster European Selection– cuenta con un tracking error elevado (objetivo cercano al 6%) y un active share de más del 80% con respecto al Europe Stoxx 600 (Net Return), el índice que emplea “únicamente con fines comparativos. Somos stock pickers y aplicamos un proceso de inversión bottom-up que se ve complementado por nuestra visión macroeconómica”, subraya el gestor.

Cuatro temas de inversión

La cartera del fondo cuenta con unas 40-50 posiciones seleccionadas, en su mayoría, de entre un grupo de unas 300 acciones que cumplen con ciertos requisitos, como una capitalización de mercado de entre 2.000 y 20.000 millones de euros –“el segmento más líquido”– y que pertenezcan a una de las cuatro categorías que definen la filosofía de inversión del fondo: empresas familiares, compañías con un modelo de negocio diferenciado en sectores maduros, firmas que experimenten un cambio en su estructura de gestión o accionarial y divergencias entre las valoraciones de acciones y crédito.

De las primeras, Bendahan destaca la alineación entre los intereses del equipo gestor y los accionistas y el enfoque de rentabilidad a largo plazo. Con respecto a las empresas de sectores maduros, reconoce que “no se trata de un segmento muy emocionante” pero ofrece oportunidades interesantes porque los sectores maduros suelen atraer menos competencia, lo que permite ganar cuota de mercado frente a las empresas existentes gracias a un modelo de negocio diferenciado e innovador. “Desde una perspectiva de mercado, las buenas empresas cotizan con una prima con respecto a su sector pero con un descuento con respecto al mercado”, puntualiza.

Otro segmento en el que el gestor se siente cómodo es el de las firmas que experimentan un cambio en su estructura corporativa –ya se trate de cambios en la cúpula de la empresa, cambios en el sector o cambios en la estructura o en el balance– puesto que “el cambio obliga a los inversores y a los analistas a volver a revisar en profundidad la empresa tras un periodo de mal comportamiento” y “existe una gran reticencia a aceptar que las cosas han cambiado”, lo que genera atractivas oportunidades.

Por último, el equipo de inversión del ELEVA European Selection se fija en las divergencias de valoración entre las acciones y el crédito de una empresa con el fin de “analizar el mensaje lanzado por los mercados de crédito” y entender mejor el proceso de generación de flujo de caja libre (FCF) a partir del análisis en profundidad del balance, “un elemento al que los inversores de renta variable no le suelen dar tanta importancia”.

El momento de Europa

Pese a la volatilidad registrada en el último año, Bendahan está convencido de que es un buen momento para invertir en el Viejo Continente: “La economía europea se está comportando claramente mejor, sobre todo las economías periféricas y el Reino Unido frente a las economías del núcleo”. Aunque las previsiones de crecimiento del PIB son más bien discretas, se trata de un crecimiento positivo y constante “que se verá respaldado por el consumo, impulsado a su vez por los menores precios de la energía, la depreciación del euro, la relajación de las medidas de austeridad y el repunte del crédito”, todo lo cual se traduce en unas buenas perspectivas de beneficios para las empresas europeas.

El programa de expansión cuantitativa (QE) del BCE es el otro gran apoyo de la economía europea. Bendahan coincide en que la autoridad monetaria europea podría ampliar el QE más allá de la fecha fijada inicialmente (septiembre de 2016), lo que resultaría positivo porque “los equipos de gestión de las empresas están menos preocupados cuando los tipos de interés son bajos y la divisa está barata”.

Un cambio con respecto a su anterior etapa es que ahora Bendahan ve más valor entre las acciones de estilo value. Si, históricamente, sus carteras mostraban un claro sesgo growth (60-70%), ahora se decanta mayoritariamente por el valor (ronda el 65%). Por sectores, financiero, industriales, salud y consumo discrecional concentran las mayores ponderaciones de la cartera y se cuentan también entre las principales sobreponderaciones con respecto al índice, a excepción del sector salud, donde Bendahan se mantiene infraponderado porque las valoraciones no resultan atractivas.

Entre las firmas financieras, el gestor destaca las buenas perspectivas de la banca comercial, que se beneficia de un entorno más favorable –mejora de la demanda y menor incertidumbre regulatoria– así como de la consolidación experimentada por el sector. “Pese a registrar un crecimiento de beneficios del 25-28%, el mercado infravalora la capacidad de estos bancos para repartir dividendos”, añade.

Colaboración con Unicef

El equipo de Eleva Capital ha querido imprimir un carácter solidario a la boutique mediante el acuerdo de colaboración a largo plazo con Unicef por el que la firma donará anualmente un 10% de sus beneficios a la Fundación Eleva, entidad sin ánimo de lucro que gestionará la financiación de proyectos concretos de Unicef escogidos por los empleados de Eleva Capital.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos