Tags: Latam |

“Enjoy the joyride”…(de la canción del grupo de Rock sueco Roxette)


Hasta hace dos días la probabilidad de que republicanos y demócratas no lograran un acuerdo que elevara el techo de la deuda federal y evitara un default de EEUU existía o, mejor dicho, era una realidad, y a medida que el plazo se acercaba la ansiedad crecía y se hablaba de una crisis peor que la de Lehman Brothers en el año 2008. Mientras tanto se anunciaba a la nueva presidenta de la Fed.

Todos estos sucesos no dejarían de ser asuntos internos o domésticos si no fuera porque el país en cuestión es Estados Unidos y los problemas que afligen a la primera economía del mundo afectan, se traducen o se transmiten al mundo entero. Todo empeoró cuando Fitch Ratings anunció que pondría la nota de crédito de EE.UU. en revisión con perspectivas a la baja, lo que revivió los peores recuerdos de lo sucedido en el año 2011, cuando S&P quitó a dicho país su calificación AAA, provocando pánico en los mercados financieros y desatando un sell off masivo en el equity.

Finalmente, se hizo la luz. Luego de extensas e infructíferas conversaciones entre demócratas y republicanos donde cada uno peleaba por su agenda propia, la inoperante clase política de Estados Unidos logró evitar un cese de pagos y poner fin al cierre de algunos de sus servicios que habían sido afectados por el shutdown desde el primero de octubre.

El miércoles en la noche el Nobel de la Paz Barack Obama en su calidad de presidente de Estados Unidos señalaba que quería “agradecer a los líderes del Senado por unirse y sacar esto adelante”, agregando que  “con suerte, la próxima vez, no se hará en el último minuto”. La esperanza de Obama sigue siendo lograr que los senadores dejen de ponerse de acuerdo siempre el momento antes de caer al precipicio.

El acuerdo sin embargo no deja de ser un “posponer el problema hasta comienzos del año 2014”, ya que la propuesta del Senado garantiza los fondos para que la Administración reabra sus operaciones hasta el 15 de enero y autorice elevar el tope de deuda hasta el próximo 7 de febrero. Pero, por ahora y hasta volver a la misma discusión del techo de deuda y del gasto del Gobierno de los EE.UU. a principios del próximo año, el foco de los mercados regresará a las utilidades registradas en el tercer trimestre, a las especulaciones con respecto al tapering o el retiro de estímulos monetarios y los indicadores económicos.

El viento ha amainado, la tormenta cesó, la calma volvió y el barco se dirige a la costa en aguas más tranquilas de las que volverá a partir en enero del año próximo. Mi mejor recomendación de inversión es “Enjoy de joyride” como dijera el grupo de rock sueco Roxette and buy stocks.


Lo más leído

Próximos eventos