Emoción, intriga y división de opiniones


En unas horas conoceremos la decisión del FOMC sobre los tipos en EE.UU. y mientras llega, los mercados han hecho todo tipo de especulaciones y apuestas. Ayer el FT publicaba una encuesta a 30 economistas de entidades de primera línea sobre si hoy habría subida de tipos y el resultado era un apretado 47% a favor del sí frente a un 53% del no. La mayoría de los del 53% apostaban porque la subida llegaría finalmente en la reunión de diciembre. Entre los del 47%, muchos creen que habrá una sola subida y que Janet Yellen se deshará en explicaciones para dejar claro lo que denominan “one and done” la versión americana del una y no más.

La división de opiniones ha sido una constante de cara a la reunión que termina hoy. Como comentábamos en el blog de la semana pasada, Martin Wolf apuntaba a la ausencia de inflación y a un entorno que sigue sin ser normal para pedir un retraso de la decisión. Incluso dentro de la ortodoxia se señala que los precios están muy controlados a nivel mundial y que la Fed puede tener margen de espera. Por otra parte, se detecta una cierta impaciencia ante la incertidumbre, las exigencias de la regla de Taylor y la necesidad de tener un plan de salida. Y encima se ha desatado otro factor a tener en cuenta: la crisis china.

Y es que lo ocurrido en China este verano ha tenido un efecto inesperado, el “quantitative tightening”. Como explicaba Gavyn Davies de Fulcrum esta misma semana, se calcula que en los tres últimos meses, el BCE y el BOJ han comprado bonos a un ritmo de 130.000 millones de dólares al mes, pero en ese mismo período, los bancos centrales de los países emergentes han tenido que vender 450.000 millones de dólares en bonos de economías desarrolladas para hacer frente a la salida de reservas, lo que dejaría los esfuerzos de la expansión cuantitativa en saldo negativo. De esos 450 millardos, 170 corresponden a China. En el mundo ya hay un poco menos de liquidez en circulación…y habrá que ver que ocurre de mantenerse la caída de los intercambios comerciales, la retirada de fondos y la salida de proyectos de inversión.

Mucha suerte Janet Yellen, aunque sólo sean 25 p.b, parece complicado normalizar la política monetaria sin estresar los mercados financieros.

Lo más leído

Próximos eventos