Eliminando el riesgo gestor: claves para entender el sistema de carteras modulares de Capital Group


Se entiende como riesgo gestor la capacidad de gestionar una cartera poniendo distancia respecto al índice de referencia para generar un alfa superior a la media del mercado. Existe el riesgo añadido de que un gestor con un track record reconocido se vaya del fondo con el que ha conseguido brillar, y de que se sacrifique algo de rentabilidad hasta que el sustituto termine de adaptarse a la estrategia. En Capital Group han desarrollado un método propio para minimizar este riesgo al facilitar la sucesión de gestores y generar igualmente un alfa superior. Es el Sistema Capital de carteras modulares, presente en fondos estandarte como el Capital Group European Growth and Income o el recién registrado en España Capital Group New Perspective Fund, uno de sus fondos más longevos (su versión estadounidense tiene un track record de 43 años).

El Sistema Capital fue diseñado en la década de 1950 para dar respuesta al problema de la planificación de la sucesión en la gestión de un fondo. “Reconocimos muy ponto que tener que cambiar a los gestores puede ser un desafío en el sentido de tratar de asegurar la continuidad de los resultados”, señala Robert Lovelace, gestor de Capital Group y nieto del fundador de la firma. Éste explica que el desencadenante de la creación de este sistema, hace ya casi 70 años, fue la necesidad de un gestor de retirarse por problemas de salud. “Había dos posibles candidatos (para sustituirle), ambos tenían track records similares, y se decidió que quien lo hiciera mejor en un periodo de dos años se convertiría en el gestor principal. En ese tiempo, uno de los gestores lo hizo mejor al principio, pero después le superó el otro. Sin embargo, en general sus retornos fueron comparables durante todo el periodo”, recuerda el representante de Capital Group. Éste considera significativo que los retornos fueran parecidos, porque “demostró que los dos gestores habrían sido efectivos en su nuevo rol, pero que al trabajar juntos podría ser posible generar para nuestros inversores buenos resultados con una volatilidad más baja”. 

 “La volatilidad de los resultados importa. Demasiada volatilidad puede inquietar a los inversores y puede llevarles a vender en periodos difíciles”, continúa Lovelace. Éste indica que la clave del modelo fue reconocer esta necesidad de vigilar la volatilidad, y la respuesta fue la creación de un sistema modular que permite juntar los talentos de muchos gestores en una sola cartera. El seguimiento de cada uno de los profesionales juega un papel extraordinario porque “al entender cómo se han comportado los gestores y las carteras individuales durante una variedad de condiciones de mercado, podemos construir equipos equilibrados con acercamientos diversos”, indica el experto.

Por ejemplo, hasta siete gestores – el propio Lovelace, Jonathan Knowles, Brady Enright, Joanna Jonsson, Steven Watson, Isabelle de Wismes y Noriko Chen- pueden volcar sus convicciones en la cartera del New Perspective de forma autónoma. Es más, el producto ha contado con 19 gestores distintos desde el lanzamiento de la estrategia en 1973. “Es una cantidad notable de cambios, pero debido a la forma en que funciona el Sistema Capital, el acercamiento general debería seguir siendo consistente, sin interrupciones”, señala Lovelace. 

La independencia en la toma de decisiones es la otra clave del sistema patentado por Capital: “Permite a los gestores seguir sus más elevadas convicciones mientras que se limitan los riesgos asociados a una toma de decisiones aislada. Permite al equipo fluir de forma ininterrumpida desde un gestor activo a otro, y si se necesitan hacer cambios, no alteran la filosofía de la estrategia”, detalla el experto. De esta forma, en el caso de que sea necesario sustituir a alguno de los gestores que está al cargo de la cartera o que se quiera incrementar o reducir el número de módulos que contenga, el sistema modular también permite gestionar de una forma efectiva las suscripciones y reembolsos que se produzcan durante el periodo de adaptación.

Un sistema difícilmente replicable 

Lovelace hace de abogado del diablo al preguntarse por qué, si el sistema es tan efectivo, no lo han adoptado otros competidores. “Uno de los problemas es que el sistema es malentendido, dado que el análisis de atribución se diseña a partir de un sistema top down que mide el estilo de cada gestor estrella. Los datos son más apropiados para estructuras con un solo gestor y simplemente no puede ser usado para evaluar de forma efectiva carteras multigestor”, explica. Para ilustrar mejor la forma en que debería analizarse la cartera, el experto pide a los inversores que piensen en esta forma de trabajar como la suma de un montón de carteras de alta convicción. Los gestores pueden implementar sus ideas en el segmento de la cartera que les corresponde, y les está permitido que su visión del mercado no tenga por qué coincidir con la de las personas al cargo del resto de la cartera. 

Lovelace aporta otro motivo por el que cree que el Sistema Capital no es fácilmente replicable, la filosofía de trabajo en equipo: “Los gestores trabajan dentro de un sistema que fomenta la cooperación y el respeto. Al mismo tiempo, enfatizamos la responsabilidad individual con una serie de limitaciones pre establecidas, por lo que nadie le dice a nadie lo que puede o no puede hacer”. Entre esas limitaciones figuran la aplicación de controles para evitar una concentración inapropiada de los riesgos al seleccionar por ejemplo varios gestores el mismo valor. En resumidas cuentas, para el gestor “el poder del sistema reside en el hecho de que la cartera total está hecha sobre un número de posiciones de alta convicción, con diferentes estilos de inversión que ayudan a disminuir la volatilidad”. 

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos