Elecciones en España: las gestoras analizan los posibles escenarios


Puede afirmarse sin miedo a equivocación que las elecciones generales que se celebrarán el próximo domingo son las más interesantes en años, y es en gran medida por la irrupción de dos nuevos partidos dispuestos a cuestionar el bipartidismo. La opción más barajada por el consenso es que no se repita la mayoría absoluta de 2011, sino más bien que la cita del domingo dé paso a una ronda de negociaciones entre distintos partidos políticos.

Para Tristan Perrier, analista y estratega de Amundi, que las elecciones alumbren a una coalición “será un gran cambio porque, a diferencia de otros países en crisis de la zona euro (Italia, Portugal y Grecia), España ha disfrutado hasta ahora de la ventaja de tener estabilidad política, al estar el gobierno respaldado por una sólida mayoría en el Congreso”.  El experto indica que la combinación con más papeletas es la de PP y Ciudadanos y que este resultado sería favorable para la continuación de las reformas, pero matiza que “incluso en ese escenario, el proceso politico probablemente sea mucho menos fluido que en el pasado, porque los partidos tendrán que aprender a vivir juntos, y Ciudadanos podría participar en el gobierno por primera vez”.  

En cambio, señala que “es probable que cualquier participación de Podemos en el gobierno (o el apoyo de Podemos a un gobierno en minoría)  incremente la presión sobre la rentabilidad española”. Por tanto, el analista afirma que “hay una probabilidad muy baja de un escenario de confrontación al estilo griego con las instituciones europeas". Asimismo, considera muy improbable una gran coalición entre el PP y el PSOE. “En todos los casos, se tardará algún tiempo en encontrar una solución, como en Portugal”, concluye.

Perrier tampoco descarta que el PP afronte su segunda legislatura gobernando en minoría y con el apoyo parlamentario de Ciudadanos, una coalición entre el PSOE y Ciudadanos, la unión del PSOE y Podemos o o incluso un resultado similar al de Portugal en el que el PSOE gobernaría en minoría y tendría que contar con el apoyo de Podemos. “Los gobiernos formados bajo estas circunstancias muy probablemente sean frágiles”, advierte el experto, que afirma que existe “el riesgo de un Congreso totalmente en minoría y no se puede descartar que no se consiga formar gobierno”, lo que supondría volver a convocar elecciones en dos meses.

“Podemos y Ciudadanos se benefician en gran medida del contexto de desconfianza sin precedentes entre los españoles y sus representantes políticos, después de varios escándalos de corrupción que han golpeado a España en los últimos años”, observa Jean-Alexandre Vaglio, analista de AXA IM.  Considera que es este contexto concreto el que ha propiciado el ascenso de “un partido como Ciudadanos, que no es anti-austeridad y por consiguiente frontalmente opuesto a Podemos, con una plataforma que conlleva reformas económicas liberales y medidas anti burocráticas”. También subraya el hecho de que dos partidos a priori tan distintos tengan puntos en común “en la lucha contra la corrupción y el establecimiento de una participación más directa de los ciudadanos en su sistema político”, así como el hecho de que ambas formaciones estén encarnadas por “líderes jóvenes y carismáticos”. 

Para el analista, este panorama es una señal de la alta probabilidad de que se produzca un gobierno de coalición, una situación que no se producía desde que el PP de Aznar se aliase con el PNV, CiU y Coalición Canaria en 1996. Su previsión, basándose en las encuestas, es que la única combinación con posibilidad de obtener mayoría absoluta y formar un gobierno estable sería la de PP y Ciudadanos: “Incluso aunque Rivera haya sido severo con Rajoy, están en línea en políticas económicas”, pronostica. Por otra parte, dado el antagonismo creciente entre el PSOE y Podemos, el experto de AXA IM considera que otra coalición con posibles sería la del PSOE y Ciudadanos, por converger ambos partidos hacia el centro. “Sin embargo, podrían encontrar difícil crear una mayoría estable y sus dos líderes, jóvenes y ambiciosos, no se coordinarán con facilidad, al posicionarse de forma similar en las encuestas”, añade. 

La conclusión de Vaglio es que la unión entre PP y Ciudadanos sería la mejor solución de continuidad a las reformas implementadas en los últimos cuatro años. “Sin embargo, dado lo difícil de la elección y la fatiga por las reformas de la población española, que no disfruta necesariamente de la recuperación económica, no hay mucho más margen para ejecutar otra ronda de reformas y encarar las dificultades estructurales que quedan en la economía”, asevera el analista. Por ello, el mayor riesgo que ve AXA IM en el proceso electoral del 20D es que “España se duerma en los laureles”. “Las proyecciones para el presupuesto de 2016 son optimistas y basadas sobre todo el en ciclo de crecimiento económico, en vez de en mejoras estructurales adicionales. Por tanto, la Comisión Europea ha advertido a España de que podría incumplir los objetivos para 2015 y 2016”, concluye el analista. 

El experto de Amundi también se pronuncia sobre este riesgo: “Hubo una importante reforma del mercado laboral en 2012, pero el momento de reformas se ha parado en 2015. Sin embargo, entre los cuatro grandes partidos, sólo Ciudadanos tiene una agenda clara de reformas que podría estar en línea con las recomendaciones de grandes organizaciones internacionales – incluyendo la creación de un contrato único-, mientras que el PP se ha centrado esencialmente en la rebaja de impuestos”. El punto de vista de la gestora francesa es que “queda mucho por hacer en el mercado laboral y también en el mercado de productos y servicios, donde la resistencia política es todavía mayor”. Perrier añade que, incluso aunque se den pasos en esta dirección – algo que considera más probable si Ciudadanos ocupa un lugar fuerte en el gobierno-, “sólo generará resultados significativos después de una serie de años”. 

"Desde el punto de vista de una gestora con presencia internacional, la preferencia en el extranjero es por la reelección del partido gobernante. No hace falta que sea una mayoría absoluta, pues se percibe como positiva la posibilidad de que el PP se complemente con Ciudadanos por afinidad de propuestas, o incluso por la posibilidad de que el partido de Albert Rivera aporte nuevos ángulos sobre las medidas que se necesitan" observa Amparo Ruiz, responsable de Degroof Petercam para España y Latam. Ruiz recuerda que "el PP cuenta con buena valoración en la City londinense y en Bruselas. Las autoridades europeas consideran que varios miembros del equipo de gobierno, como Luis de Guindos, son un activo para el país".

La responsable afirma que "en las últimas semanas España ha sido penalizada por la exposición de sus compañías al mundo emergente y por el riesgo político", aunque puntualiza con respecto al primer motivo que "ya se han producido algunos cambios positivos en países donde hay inversiones españolas, como es el caso de Argentina". "Esperamos que, tras el resultado del 20-D, las compañías españolas vuelvan a entrar en el radar de muchos gestores porque en general disponen de muy buenos fundamentales", concluye. 

También comparte esta visión Christoph Riniker, responsable de análisis y estrategia de renta variable de Julius Baer. "El comportamiento actual del mercado carece de dirección, pues los inversores están esperando a las elecciones generales. Esperamos que los partidos políticos cambien desde un sistema basado en dos partidos a otro multi partido". La apuesta de Riniker también es por la coalición PP/ Ciudadanos basándose en las encuestas, aunque puntualiza que "el resultado de las elecciones debería ser en general favorable a los mercados". 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos