Tags: Latam |

"El repunte de los mercados no debería distraer la atención en la gestión activa del riesgo"


Las montañas pueden parecer fáciles de subir a día de hoy, pero si las predicciones meteorológicas no acertaran, el camino podría hacerse resbaladizo. En ING Investment Management aseguran ver mucho más riesgo en la renta fija que en la renta variable. “El confortable repunte de los mercados financieros durante este año no debería distraer nuestra atención en la gestión activa del riesgo. Actualmente, vemos más riesgo en renta fija que en renta variable. Nos centramos en crédito, sobre todo en deuda de alto rendimiento, y deuda emergente”, afirman desde la entidad.

En este sentido, en la firma afirman que los inversores en crédito deberían ser conscientes del exceso de confianza. “De hecho, hay señales que apuntan que la buena racha del ciclo para los créditos podría estar en su fase final. El espacio de crecimiento es limitado, y si se diera un shock económico negativo, las valoraciones no ofrecerían demasiado apoyo. En caso de que la economía se activara, la amortiguación contra el incremento de rentabilidad de los bonos de gobierno sería limitado. Otro riesgo a tener en cuenta es que en un entorno de mejoría de datos macroeconómicos y baja volatilidad, un cambio en el comportamiento corporativo podría no favorecer a los poseedores de bonos”.

En opinión de la firma holandesa, un cambio –que ya ha comenzado- en el comportamiento de las empresas, favorece a los tenedores de renta variable frente a los de renta fija. “Las recompras de acciones y las fusiones y adquisiciones están incrementando”. Durante el primer trimestre, la actividad global de recompra de acciones supuso 168.000 millones de dólares (equivalente al importe de la segunda mitad del año pasado). “Creemos que esta tendencia continuará”.

Según explican, las empresas están emitiendo deuda para poder financiar los dividendos. “La emisión de 17.000 millones de dólares por parte de Apple es un buen ejemplo. Por supuesto, este riesgo está restringido a un pequeño porcentaje de emisores, y a nivel de índices de referencia el impacto sería aún más limitado. El aumento del apalancamiento tampoco ha perjudicado demasiado a las empresas, ya que la extra remuneración que tienen que pagar por situarse en la parte baja de la curva es bastante limitada”.

Oportunidades en deuda emergente en moneda local

“A corto plazo estamos infraponderando la deuda emergente en divisa fuerte en nuestra asignación táctica de activos. Debido a que con la caída de los tipos de interés vemos espacio para que se den más medidas de flexibilización monetaria en los mercados emergentes, la deuda emergente en moneda local sigue pareciéndonos una clase de activos atractiva”, explican en un artículo.

Lo más leído

Próximos eventos