El impacto de un petróleo más barato sobre los países emergentes: la visión de Mark Mobius


“A la vista del crecimiento mundial continuado en el largo plazo, particularmente en los países emergentes y frontera, creemos que los precios del petróleo probablemente no sufrirán de una caída de precios prolongada”. Es el diagnóstico principal de Mark Mobius sobre un tema que se ha convertido indudablemente en trending topic en el último mes: la caída de los precios del crudo y su impacto en los mercados. “Como lo vemos nosotros es que la demanda de materias primas en general, incluyendo no sólo al petróleo sino también al hierro, al cobre, al níquel y a los productos agrícolas, todavía es probable que se incremente en el largo plazo, con el aumento del crecimiento global”, añade el gurú de Franklin Templeton Investments. Éste denuncia que el mayor componente de las caídas vistas hasta ahora se debe a la especulación y al trading de corto plazo, por lo que pronostica una recuperación de los precios para este 2015 ó para 2016.

“Ciertamente, si continúa el exceso de oferta, impactará a los precios. Eso es economía básica. Sin embargo, al mirar los patrones de demanda de largo plazo, vemos que la tendencia general ha sido al alza, no a la baja, y podemos ver cómo las economías emergentes han estado impulsando este crecimiento”, añade el experto, que recuerda que la mayoría de naciones en desarrollo (incluyendo India y China) no forman parte de la OCDE, y de hecho ya han superado a los países miembro de esta organización en consumo de petróleo. “Se pronostica que esta brecha se ensanche en años futuros”, indica Mobius, que a continuación analiza el caso particular de China.

El gurú recuerda que uno de los argumentos que se han utilizado para justificar la caída del precio del barril de crudo ha sido la ralentización del crecimiento chino, pero expone un punto de vista diferente sobre este tema: “Es cierto que el crecimiento de su PIB ya no va a ser de doble dígito como en el pasado, y que eso es de esperar porque la economía china está creciendo y está ahora en un punto de partida más elevado. Yo no creo que el crecimiento de China sea un problema. En 2010, cuando estaba creciendo en torno a un 10%, se añadieron 844.000 millones de dólares a la economía. En 2013, el crecimiento se ralentizó situándose por debajo del 8%, pero se añadieron más de 900.000 millones de dólares a la economía. Por tanto, sí, el crecimiento del PIB ha sido inferior, pero se tiene que mirar el impacto económico general en dólares”. A esto añade que el país tiene una gran necesidad de invertir en infraestructuras, por lo que es de esperar que incremente su gasto público en el futuro: “La urbanización todavía está empezando; todavía hay mucho por hacer en China, y necesitará recursos naturales para hacerlo”, vaticina.

El impacto sobre el mundo en desarrollo

Mobius considera que el abaratamiento de los precios de la energía puede ser “un arma de doble filo” para el mundo en vías de industrialización. Por un lado, constata que puede causar gran daño a economías dependientes de la exportación de petróleo, como por ejemplo Nigeria, donde los sectores del gas y el petróleo contribuyen un 35% al PIB y los beneficios generados de la exportación de crudo suponen un 90% de todos ingresos por exportaciones. También resalta la situación de Rusia, que depende fuertemente de los ingresos por exportación de la energía y que además está acusando las sanciones económicas interpuestas por Estados Unidos y la UE por su conflicto con Ucrania. El tercer caso preocupante es Venezuela, país que encuentra “particularmente vulnerable”.

En el lado de los beneficiados por la evolución de los precios del oro negro sitúa a Arabia Saudí, de quien destaca que “parece probable que esté en una posición mejor frente a la debilidad de los precios, al tener enormes reservas de divisas e inversiones que, creemos, les permitirán seguir gastando y creciendo incluso con precios bajos”. Asimismo, destaca que al ser importadores netos de energía, tanto China como India se alegrarán de la caída del precio del barril. “La demanda de petróleo en dos de los países más poblados del mundo (India y China) se está incrementado como resultado de mayor presencia de coches, autobuses y camiones en las carreteras. En añadidura, los plásticos y otros productos ampliamente utilizados son derivados del petróleo. El coste de encontrar y producir petróleo no ha caído de forma general. Por tanto, en el largo plazo, creemos que los precios se recuperarán”, vaticina el gurú.

En este mismo apartado el experto incluye también a otros países que han estado subvencionando la energía –con Indonesia como ejemplo- y que ahora pueden aprovechar la caída de los precios como una oportunidad de oro para retirar los subsidios sin que lo note tanto el bolsillo del contribuyente. “Indonesia ha retirado algunos subsidios, y vemos signos de que India y China también se están moviendo en esa dirección”, indica. El gestor añade que “un entorno de precios más bajos de la energía ha ayudado a algunos países emergentes a embarcarse en reformas muy necesitadas con efectos menos dolorosos”.

Conclusiones de Mobius

Con esta visión general, la opinión final de Mobius es que la mayor preocupación desde el punto de vista inversor no es tanto por el viraje bajista de los precios sino por la volatilidad: “Hemos visto algunos giros increíbles. Solemos usar las caídas para buscar gangas potenciales para nuestras carteras, pero muchos inversores se asustaron y perdieron las oportunidades”. “Nosotros, por supuesto, seguiremos mirando en esos países, sectores y compañías que creemos que se pueden beneficiar de precios más bajos del crudo. Sin embargo, no estamos evitando por completo a las petroleras. Dado que muchas de estas compañías están diversificadas, pueden sufrir por sus actividades de exploración y producción, pero pueden beneficiarse potencialmente de sus actividades minoristas”, concluye el gestor.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos