Tags: Legal | Europa |

EFAMA reclasifica los fondos de inversión europeos para dar respuesta a las directivas AIFM y UCITS


Con la introducción de la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD) y su correspondiente pasaporte europeo, la distribución paneuropea de fondos de inversión ya no se ve limitada a la marca UCITS. Ahora le sale un nuevo compañero de viaje: la marca AIF, que recoge los fondos alternativos que cumplen con AIFMD. 

Este cambio en la regulación europea de fondos de inversión, junto con la posibilidad de que los productos alternativos bajo AIFMD se acaben convirtiendo en una marca similar a la que Europa ha conseguido crear con UCITS, ha llevado a la Asociación Europea de Fondos y Gestión de Activos (EFAMA) a reclasificar los fondos de inversión, en torno a sus dos marcas estrella, UCITS y AIF. Hasta ahora, las estadísticas de EFAMA definían los fondos UCITS como fondos abiertos que invierten en títulos mobiliarios y en instrumentos del mercado monetario, dejando los que no cumplían con estos criterios como no-UCITS. Con esta reclasificación, EFAMA intenta poner al mismo nivel la marca AIF que la exitosa UCITS. 

Esta nueva clasificación se acaba de ver reflejada en el informe de la asociación del primer trimestre de 2015, que recoge datos del cuarto trimestre de 2014. En la nueva clasificación, para cada uno de los países europeos, EFAMA indica qué volumen de activos quedan clasificados como UCITS y cuáles como fondos de inversión alternativa (AIF).

En el caso de España, los 225.700 millones de euros que antes estaban clasificados como UCITS se han visto reducidos a 139.000, mientras que el volumen clasificado como alternativos es ahora de 90.000 millones. Es decir, casi 85.000 millones de productos UCITS pasan ahora a alternativos. Así, en España, el 40% del volumen invertido en fondos de inversión estaría invertido en productos alternativos.

Pero ¿qué productos entrarían ahora dentro de esta categoría de producto alternativo? Tal y como explican desde Inverco a Funds People, serían cuatro tipos de producto.

En primer lugar, las IIC que repliquen o reproduzcan un determinado índice bursátil o de renta fija en la que algún componente tenga una ponderación superior al 20% (con un máximo del 35%).

En segundo lugar, las IIC con objetivo concreto de rentabilidad, garantizado o no, que superen determinados límites previstos en la Directiva, en especial el de diversificación en más de seis emisiones cuando la inversión en un mismo emisor de Deuda Pública pueda alcanzar hasta el 100% de la cartera.

En tercer lugar, se catalogan como alternativas las IIC que, dentro de su coeficiente de libre disposición o ‘trash ratio’ del 10% inviertan en determinadas IIC, como IIC de inversión libre, IIC de IIC de inversión libre e instituciones extranjeras similares.

Y, en cuarto lugar, los productos que invierten en instrumentos financieros derivados cuyo activo subyacente consista en acciones o participaciones de IIC de inversión libre, instituciones extranjeras similares, materias primas para las que exista un mercado secundario de negociación, así como cualquier otro activo subyacente cuya utilización haya sido autorizada por la CNMV.

Estas cuatro reglas son aplicables a todos los países europeos y buscan homogeneizar los estándares para la evolución de la industria de fondos en los distintos mercados.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos