DWS Concept Alpha DJE Renten Global: características y posicionamiento de este fondo de autor


El DWS Concept Alpha DJE Renten Global es un fondo flexible de rentabilidad absoluta, cuyo objetivo es generar rentabilidad reduciendo el riesgo lo máximo posible y que, en los últimos tres años, ha generado una rentabilidad anualizada del 7,2%, superando en 1,5 puntos a la media de su categoría. Se trata de un producto que Deutsche Asset & Wealth Management registró en España hace exactamente dos años, pero con un track record que se remonta a 1998. El fondo ha sido premiado en 2011, 2012 y 2013 en Alemania por €uro Fund Award como uno de los tres mejores fondos mixtos a cinco y diez años. Desde su creación, hace 17 años, el producto ha estado bajo la batuta de Jens Ehrhard (en la imagen), profesional con 35 años de experiencia en la industria de gestión de activos que dirige un equipo formado por 13 miembros.

El fondo se centra principalmente en activos de renta fija, pudiendo invertir hasta un 20% en renta variable o destinar incluso parte de la cartera a activos alternativos, como materias primas o divisas, donde, fuera del euro, sólo mantiene posiciones residuales en el dólar australiano y el rand sudafricano. En términos de posicionamiento, actualmente el gestor tiene el 18% en renta variable, el 15% en efectivo y el 67% restante está en bonos. Los últimos movimientos realizados por Ehrhard en la cartera dejan muy clara cuál es la visión del gestor sobre el mercado de renta fija. “Los bonos europeos han ofrecido una buena rentabilidad este año, pero ahora están caros y hemos reducido posiciones en este segmento del mercado. Por el contrario, hemos intensificado nuestra exposición a bonos estadounidenses, donde las tires son más atractivas”, asegura Ehrhard a Funds People.

La mayor parte de los bonos que tiene en cartera son de emisores europeos. Mantiene una exposición muy baja a algunos bonos de compañías industriales de mercados emergentes y recientemente ha reducido su exposición a la deuda polaca, tras el buen comportamiento de los últimos meses. Como estrategia contrarian, Ehrhard cubre su exposición al dólar estadounidense. Otro de los movimientos más significativos realizados últimamente en renta fija ha sido el hecho de haber reducido la duración de la cartera, ahora en los tres años. “Hemos generado beneficios con nuestras posiciones en bonos con los vencimientos más largos y hemos optado por acortar el vencimiento medio, concretamente sobre bonos europeos. En su lugar, aumentamos la exposición a emisores industriales estadounidenses con vencimiento de corto-medio lazo, cubriéndonos frente al dólar”, explica. También han comprado algunos bonos con tipo flotante “por su mayor seguridad y liquidez”.

Ehrhard cree que, en el entorno actual, la liquidez es extremadamente importante. “Si los tipos de interés suben los bancos dudarán en comprar activos ilíquidos. Debido a una mayor regulación de la actividad en el mercado de bonos, muchas entidades han reducido sus operaciones de trading, lo que ha afectado a la liquidez. Nos concentramos más en la calidad. Antes, el high yield era importante; ahora es más importante la calidad y la liquidez. En el mercado de renta variable seleccionamos acciones de compañías que presenten favorables perspectivas de crecimiento y con una buena gestión. También exigimos un mínimo de rentabilidad por dividendo. En nuestro equipo hacemos análisis profundos sobre cada posición que construimos. O somos nosotros los que visitamos a las empresas o son ellos los que vienen a nosotros”, revela. Actualmente tiene 35 acciones en cartera. Allianz es el valor que cuenta con un mayor peso (2,2%), siendo además la primera posición de la cartera.

En términos generales, las principales posiciones están en Europa, donde creen que la ratio rentabilidad/riesgo es más atractiva. También tienen algunas acciones japonesas y chinas, al considerar que la valoración y las previsiones de crecimiento de los beneficios son buenos. “Este año hemos mantenido una gran exposición a Europa y Japón en lo que va de año, pero decidimos reducir posiciones en ambas regiones para incrementarla en EE.UU, que es el mercado en el que la mayoría de los gestores de fondos tienen una baja exposición, lo que significa que es interesante desde un punto de vista contrarian. Con el objetivo de minimizar el riesgo, sólo construimos una posición comprando calls sobre el S&P, lo que significa que tenemos una exposición cuando el mercado sube, pero un riesgo limitado cuando baja”. La estrategia en renta variable es muy defensiva, como evidencia la beta a un año (0,47).

Profesionales
Empresas

Lo más leído

Próximos eventos