Dos gráficos para saber qué niveles de inflación se esperan a uno y cinco años en las principales economías europeas


Los consumidores españoles creen que la tasa de inflación se situará en el 1,5% dentro de 12 meses, un nivel que podría considerarse moderado. A pesar de esta circunstancia, el aumento generalizado en los precios constituye un motivo de preocupación para las familias españolas en la actualidad. De hecho, seis de cada diez españoles afirma que la inflación es una causa de preocupación tanto para ellos como para su familia hoy en día. Así lo refleja la última M&G YouGov Inflation Expectation Survey, estudio trimestral sobre las expectativas de inflación de M&G Investments en colaboración con YouGov, que analiza de modo trimestral las expectativas inflacionarias de los consumidores en nueve países de distintos continentes, lo que permite comparar las diferencias existentes entre las expectativas inflacionarias con las tasas reales de inflación.

En el caso de España, Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G para Iberia y Latinoamérica, destaca que los resultados respecto a las expectativas de inflación son relativamente optimistas entre los consumidores españoles, al igual que lo son las perspectivas respecto a sus futuros ingresos. “El 22% cree que sus ingresos netos aumentarán durante el próximo año frente a un 19% que cree que disminuirán. Este último porcentaje ha experimentado una gran variación respecto a años precedentes, ya que en la misma oleada de 2013, cuatro de cada diez pensaban que sus ingresos serían inferiores a un año vista y en 2014 este porcentaje se situaba en el 27%”. La encuesta también analiza cómo valoran los consumidores las políticas del BCE para conseguir su objetivo de estabilidad de precios a medio plazo. En este sentido, siete de cada diez españoles no cree que el BCE esté poniendo en marcha las medidas idóneas para lograr dicho objetivo.

Las expectativas inflacionarias son especialmente relevantes para los bancos centrales a la hora de predecir el comportamiento de los consumidores, y en consecuencia, a la hora de tomar decisiones sobre los tipos de interés. La inflación tiene un impacto directo en muchas decisiones cotidianas de la vida diaria, tales como comprar una casa, solicitar un préstamo o un aumento de sueldo. Según Anthony Doyle, director de inversiones del área de Renta Fija de M&G Investments, los resultados de la encuesta demuestran que las expectativas de inflación han permanecido relativamente estables en gran parte de Europa. “A pesar de la falta de presiones inflacionarias, todos los países participantes del estudio esperan que la inflación llegue al 2% o más, de aquí a cinco años", subraya. En la siguiente tabla se reflejan cuáles son las expectativas de inflación de los consumidores en los distintos países tanto para dentro de un año como para dentro de cinco.

Archivos adjuntos

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos