Dolores Ybarra: “El mundo de la beta fácil ha terminado, ahora es tiempo de alfa”


Obtener altas rentabilidades asumiendo poco riesgo se ha acabado. La Global CIO de Santander Asset Management, Dolores Ybarra, ilustró en qué situación se encuentran los inversores hoy día en la presentación de perspectivas de mercado y estrategia de inversión para 2016 que SAM ha realizado esta misma semana en Londres: “El mundo de la beta fácil ha terminado, estamos entrando en tiempo de alfa”.

Con la política monetaria actual del BCE, la institución europea va a seguir penalizando el ahorro y fomentando la inversión. Para implementar ese alfa que se antoja necesario, “hay que volver a los fundamentales”, defiende Ybarra. “Los inversores profesionales hemos estado más pendientes en los últimos tiempos de lo que decían Mario Draghi o Janet Yellen que de la macro. Y los bancos centrales”, recuerda, “pueden generar incertidumbre”. La volatilidad en 2016 podría llegar a los mercados, entre otras razones, desde una actuación de la Fed que conllevase cuatro subidas graduales de sus tipos de interés oficiales, de acuerdo al escenario que maneja SAM.

En su búsqueda de oportunidades de inversión para 2016, los gestores de SAM han detectado hasta cinco focos que podrían ser exitosos el próximo curso para los fondos de los que son responsables. Algunos de los principales nichos de mercado a atacar por sus expertos se centran en la renta variable europea y japonesa, en el retorno absoluto o, incluso, en el high yield.

Principalmente, SAM opta en estos momentos por acciones europeas y japonesas antes que por estadounidenses, así como por una transición de valores defensivos hacia valores más cíclicos. Según José Antonio Montero de Espinosa, Head of European Equity, la rentabilidad por dividendo de las acciones del Viejo Continente se puede mantener o incrementar, porque los beneficios de las empresas van a subir y dado que el pay out de las compañías está en línea con la media histórica. “Aunque la valoración de la renta variable europea está cara en términos absolutos, su valoración es atractiva en términos relativos frente a otros activos”, justifica Montero de Espinosa. En el caso español, las compañías que más le atraen al gestor son aquellas que tienen poca deuda y que están expuestas al consumidor doméstico y no a emergentes, como distribuidoras u hoteles.

La estrategia de SAM en multiactivos descansará sobre dos pilares: high yield de corta duración y renta fija flexible, enumera Thomas Caddick, Head of Global Multi-Asset Solutions. Las estrategias de retorno absoluto de baja volatilidad, con una gran presencia en su asset allocation, tendrán un mejor desempeño que los bonos públicos o los activos monetarios, especialmente sobre una base ajustada al riesgo.

En la pata de renta fija tampoco hay que olvidar el crédito latinoamericano, un activo donde SAM atesora mucha experiencia y en el que “problemas internos y políticos” de Brasil, como los califica Ybarra, no deben hacer perder de vista a los inversores la oportunidad que supone adquirir de forma selectiva deuda privada de empresas latinoamericanas. La prueba de su buena salud es que “al tiempo que a Brasil se le bajaba el rating, a algunas de sus compañías se le subía”, justifica Alfredo Mordezki, Global Head of Latam Fixed Income. Empresas productoras de alimentos mexicanas y brasileñas o compañías de pulpa y papel brasileñas son un buen termómetro de la expectativa positiva sobre la renta fija de Latam.

Si bien Brasil no preocupa en exceso a SAM, sí lo hace China y sus efectos colaterales en otros mercados emergentes. “El gran riesgo del año próximo es que China no crezca al 6% y lo haga al 5% y vuelva a generar un shock de commodities”, señala Ybarra, convencida, no obstante, de que “las autoridades chinas van a pasar de una economía de inversión a una economía de consumo sin mayor problema”.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos