Deutsche Bank: una predicción sobre la Fed y seis sectores para invertir en 2016


Deutsche Bank acaba de presentar sus perspectivas macroeconómicas y su estrategia de inversión para 2016. A priori, prevé Rosa Duce, economista jefe del Centro de Inversiones del banco de origen alemán, durante este año “se conseguirá una estabilización del crecimiento a nivel mundial, con cifras incluso más altas que en 2015, pese al nuevo escenario monetario en Estados Unidos y las incertidumbres políticas en Europa”.

Las estimaciones de Deutsche Bank respecto al banco central estadounidense pasan por que la Fed siga subiendo sus tipos de interés oficiales en 2016, hasta tres veces en el año, pero eso sí, advierte, “lo hará de forma moderada y en función de los datos económicos”. No obstante, recuerda Duce, existen en EE.UU. factores como bajos niveles de inflación o elecciones presidenciales en noviembre que pueden limitar las subidas en la segunda parte del ejercicio.

Uno de los temas vigentes que más inquietudes está generando entre los profesionales financieros es la formación de gobierno en España tras el pasado 20D, un asunto que, sin embargo, no parece preocupar en exceso a la economista jefe de Deutsche Bank. “Incluso en un escenario de nuevas elecciones, no esperamos subidas de la prima de riesgo significativas y, en todo caso, serán temporales, con lo que no se pondrá en peligro la actual recuperación española”, justifica.

Seis sectores estadounidenses y europeos para invertir en 2016

Tanto en EE.UU. como en Europa, el sector financiero es una industria clave a jugar en el año que acaba de comenzar. En EE.UU. lo es por el repunte del crédito hipotecario y personal, así como por la fuerte actividad corporativa, mientras que en Europa destaca porque las medidas del BCE deberían impulsar el crédito, argumenta Diego Jiménez-Albarracín, responsable de Renta Variable del mismo centro.

Otros sectores como el tecnológico, el farmacéutico, el de medios de comunicación, el automovilístico o el de la construcción también se dejan querer. En EE.UU., por ejemplo, empresas tecnológicas relacionadas con “el Internet de las cosas” destacan por su atractivo. Por su parte, las farmacéuticas están inmersas en movimientos de concentración y es posible que algunas aumenten su dividendo, mientras que el incremento del gasto publicitario por parte de los anunciantes para captar el dinero ahorrado por los ciudadanos en combustible podría aupar a los medios.

En Europa, la debilidad del euro tendrá un impacto positivo en las empresas con exposición a EE.UU., como las firmas alemanas de coches. Asimismo, Deutsche Bank prevé una nueva oleada de proyectos de infraestructuras con fondos de la Unión Europea que beneficiaría a las compañías constructoras con mayor exposición a Europa del Este.

En estos momentos, la cartera modelo que los expertos del banco proponen para un perfil de inversión moderado estaría compuesta en un 41% por renta variable, en un 39% por renta fija, en un 14% por activos alternativos y, finalmente, en un 6% por activos monetarios.

Rosa Duce es economista jefe del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, unidad a la que también pertenece Gracia Campos, responsable de fondos del centro.

Profesionales

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos